alerta mundial por el coronavirus

El consumo se desploma cerca de un 60%

BBVA utiliza ‘big data’ para certificar la mayor caída en las ventas del comercio desde que hay registros

16.04.2020 | 00:47

bilbao – El consumo medio se ha desplomado un 49% y el gasto semanal se ha hundido un 60% tras decretarse el estado de alarma como consecuencia de la crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus, según un estudio de BBVA Research en el que analiza el impacto del covid-19 en el consumo en el Estado, utilizando tecnologías de big data.

Así, los primeros datos del análisis muestran cómo antes del decreto del estado de alarma, la tendencia fue hacer acopio, especialmente de bienes básicos y alimentación. De este modo, el fin de semana anterior (14-15 de marzo) se observó un aumento de las transacciones con tarjeta cercano a un 20% interanual.

A partir de esta fecha, el consumo en España, según el estudio, no hace más que decaer y se observa que el gasto medio con tarjeta por persona es un 49% inferior al gasto realizado en el mismo día del año anterior. Asimismo, BBVA Research constata que la medición de los gastos semanales muestra caídas mayores. En concreto, desde el 20 de marzo, la caída del gasto semanal con tarjeta está en torno al 60% respecto al observado en la misma semana de 2019. La semana siguiente, la anticipación de ventas por la Semana Santa, hace que la caída se atenúe, situándose en un 51% comparada con la misma semana del ejercicio anterior.

Según el análisis, la alimentación es el único sector que registra un aumento del gasto con tarjeta, que ya se duplicó antes del estado de alarma y continúa aumentando, con un alza del 60% interanual. Los días previos a Semana Santa, entre el 6 y 8 de abril, el gasto en alimentación se disparó, creciendo un 95% interanual.

Otro de los gastos que ha experimentado un crecimiento, aunque solo puntual, es el gasto en salud. Así, el fin de semana previo a la primeras medidas de confinamiento, aumentó este gasto cerca del 30%, fundamentalmente, en productos farmacéuticos. Las semanas posteriores descendió el gasto farmacéutico, que se ha estabilizado en torno a un descenso del 50% interanual, mientras que el gasto en salud/parafarmacia en grandes superficies, lo ha hecho con una caída de alrededor del 30% interanual.