Defienden los diésel modernos para reducir la contaminación

Los concesionarios de automóviles consideran que el coche eléctrico no es todavía una alternativa real

09.02.2020 | 15:43

BILBAO - La reducción de las emisiones contaminantes a la atmósfera pasa en primer lugar por favorecer la eliminación de los vehículos más viejos, y más contaminantes del parque móvil, y su sustitución todavía no se puede hacer solo con coches eléctricos, reconocen fuentes del sector de concesionarios, que consideran que los vehículos con motores diésel modernos, que consumen menos combustible por kilómetro que los de gasolina, son una alternativa más para ir reduciendo emisiones.

De hecho, en Faconauto consideran que las matriculaciones de vehículos diésel de última generación tendrían que crecer en unos 20 puntos porcentuales en 2020 así como triplicarse las de los coches eléctricos para que el Estado español pueda cumplir con las exigencias medioambientales de la Unión Europea para 2021.

Como se recordará la UE ha establecido que todos los vehículos que matricule cada fabricante en Europa en 2021 deberán emitir de media 95 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. Y la realidad es que este año, las emisiones medias de los coches nuevos vendidos en España se han situado en 118 gramos por kilómetro.

Para los concesionarios es ilógico que se estén mandando desde algunas administraciones mensajes contra la tecnología diésel y, al mismo tiempo, haya que vender muchos más modelos con motores diesel de última generación, que emiten un 20% menos CO2 que los de gasolina, para cumplir con los objetivos de la propia Unión Europea.

Y todo porque, según señaló el experto José Luis Gata, de Solera, el coche eléctrico todavía no es una alternativa ya que solo un 19% de los hogares puede acceder a su compra dado que sus precios son mucho más elevados que los de un automóvil tradicional, "solo las baterías cuestan hoy más de 11.000 euros", y ello sin hablar de la falta de infraestructuras de recarga.

En lo que va de año, las matriculaciones de modelos diésel han caído un 32,4%, suponiendo solo el 27,5% del total. Mientras que las emisiones medias de CO2 de los coches nuevos vendidos han aumentado un 1,5%, situándose en los 118 gramos por kilómetro recorrido.

En este sentido, el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez, aseguró que se quieren "acelerar los procesos sin que la tecnología ni los compradores estén preparados". "Ni la implantación ni la producción del vehículo eléctrico es suficiente como para ayudar a las marcas de automóviles a cumplir con lo que establece Europa", reiteró el representante de los concesionarios. - X. Aja