en la Papelera Uranga

Reconocen la incapacidad absoluta a una mujer con mesotelioma pleural que trabajó con amianto

Los polvos de talco que añadían al papel podían contener fibras de amianto

09.02.2020 | 11:33
Operarios desmontan placas aislantes de material con amianto.

Los polvos de talco que añadían al papel podían contener fibras de amianto

DONOSTIA. En un comunicado, la Asociación de Víctimas de Amianto de Euskadi  (Asviamie) ha informado de que tras "11 meses de espera" finalmente el Instituto de la Seguridad Social de Gipuzkoa ha reconocido el origen profesional del Mesotelioma pleural que padece Josefa I.M., de 78 años de edad y que al parecer deriva de la exposición a fibras de amianto hace más de 60 años, cuando trabajó en Papelera Uranga, "dado que los polvos de talco que añadían al papel, pudiera contener fibras de amianto".

La asociación ha indicado que, además, este material recubría "la caldera de vapor, las tuberías de calorifugado y otras instalaciones" de la citada empresa.

Asviamie ha destacado que este reconocimiento llega "tras superar múltiples obstáculos", puesto que Osakidetza "incumplió la Ley sin comunicar sospecha de una enfermedad de claro origen profesional, tratando además de quitarle cualquier esperanza".

A ello ha añadido que "resulta escandaloso que mientras las empresas incumplieron la legislación de Seguridad e Higiene, la  enferma tiene que demostrar décadas más tarde la exposición laboral". Asimismo, para la asociación "resulta inhumano que el INSS tarde 11  meses en resolver expedientes de enfermedades terminales, aun sabiendo que el reconocimiento y las prestaciones influyen en su  ilusión de vivir".

Asviamie ha destacado que el reconocimiento de la enfermedad profesional ha posibilitado a esta mujer "una pensión de 2.405 euros, mientras la suma de las pensiones de viudedad y jubilación no sumaban los mil euros".

Además, ha alertado a las personas que estuvieron expuestas al amianto en el trabajo sobre "la importancia de registrarse en el Listado de Personas Expuestas al Amianto, para posibilitar una vigilancia sanitaria específica y la detección precoz de la  enfermedad" y ha subrayado "el riesgo del talco que todavía se utiliza en diferentes sectores industriales, dado que podría contener amianto".

Finalmente, ha instado a los profesionales de Osakidetza a cumplir el articulo 5 del Real Decreto 1299/2006, comunicando "sospecha de enfermedades que podrían tener un origen profesional".