operador telefónico vasco

Euskaltel se mira en el espejo de una Más Móvil que vale mil millones más en Bolsa

El primer accionista, Zegona, quiere crecer rápido en España para sumarse a la consolidación que se espera con el 5G

09.02.2020 | 06:11
La nueva estrategia de Euskaltel pasa por captar más clientes y crecer en todo el Estado español de la forma más rápida.

Zegona quiere crecer rápido en España para sumarse a la consolidación que se espera con el 5G

BILBAO - El primer accionista de Euskaltel, el grupo británico Zegona, quiere relanzar el operador telefónico vasco, hacerlo crecer para incrementar su cotización bursátil en aras a vender con plusvalías. Y para ello, el nuevo consejero delegado, José Miguel García, un hombre que dirigió Jazztel hasta su compra por Orange, se ha puesto manos a la obra. Y las primeras medidas han pasado por reducir, con despidos, la estructura directiva del grupo que integra a la vasca Euskaltel, la gallega R y la asturiana Telecable. De salida el mercado ha acogido la noticia con los brazos abiertos, pues la acción de Euskaltel ha subido un 13% desde el día 4, en que se conoció el nombramiento. Aún así, los 8,20 euros a los que cotiza siguen por debajo de los 9,5 euros con los que debutó en Bolsa en 2015.

Y para conseguir situar el precio de Euskaltel en niveles superiores a los citados 9,5 euros, García tiene un buen espejo en el que mirarse y este no es otro que el otro operador telefónico vasco, Más Móvil Ibercom.

Esta compañía con sede en Gipuzkoa tiene una trayectoria de éxito, en cuanto a crecimiento de su valor bursátil, hasta el punto que va a entrar a formar parte del Ibex, el selecto índice que recoge a las 35 empresas más importantes del Estado en Bolsa.

Y Más Móvil es un ejemplo para los accionistas de la compañía de Derio porque en estos momentos vale en Bolsa unos 1.000 millones de euros más que Euskaltel. García ya sabe algo de elevar el precio de una empresa pues cuando llegó en el año 2000 a Jazztel la compañía valía 200 millones de euros y catorce años después se vendió por 3.400 millones de euros a la francesa Orange, a la que atrajo la apuesta de Jazztel por la fibra.

Y la citada Más Móvil Ibercom es un ejemplo porque la compañía que nació en 1996 "con 3.000 euros de capital", según señaló en una entrevista a DEIA uno de sus fundadores, José Poza, ha conseguido capitalizar en la actualidad unos 2.450 millones de euros, mil millones más que los cerca de 1.450 millones de Euskaltel. El problema es que la comparación es más sangrante si se compara la evolución en los últimos ejercicio. En 2015, año en el que Euskaltel salió a cotizar al mercado bursátil capitalizaba unos 1.750 millones de euros y Más Móvil, 259 millones. Ahora, la firma guipuzcoana de la mano del austriaco Meinrad Spenger vale los citados mil millones más.

Para llegar hasta el Ibex, el recorrido de Más Móvil -firma nacida en 2006 pero que dio su primer gran salto adelante gracias a la integración con la vasca Ibercom en 2014-, ha pasado por un crecimiento continuo mediante la adquisición de otras compañías del sector. Empezó comprando pequeñas compañías como Neo, Quantum Telecom, Xtra Telecom, Embou y YouMobile. Aunque la operación que le ha permitido convertirse en el cuarto gran operador del Estado español, más allá de Pepephone, ha sido la toma de control de Yoigo.

Esta operadora, nacida como Xfera de la mano de la compañía escandinava Telia Sonera, fue cortejada por Zegona pero el grupo británico fracasó en la operación porque Más Móvil se le adelantó por la mano. De ahí que Zegona, recluida en una pequeña compañía como Telecable, aceptase la oferta de Euskaltel.

Euskaltel también ha visto la necesidad de crecer y de ahí la compra de la gallega R y de la asturiana Telecable pero su dimensión ha quedado lejos del operador de Donostia. De hecho, Más Móvil con un número de empleados similar a Euskaltel, unos 700, tiene 10 veces más clientes y factura 1.451 millones de euros aunque los beneficios solo sumaron 71 millones de euros en 2018. Por su parte Euskaltel pese a facturar la mitad que el vecino guipuzcoano, 691 millones de euros, obtuvo un beneficio neto de 63 millones de euros.

La aprobación, por unanimidad, de la nueva estrategia de Euskaltel por parte de sus accionistas, Kutxabank, incluido, parece cuestionar la gestión realizada en los últimos años. Esta, según Comisiones Obreras, sindicato mayoritario en el comité de empresa, tiene algunos aspectos controvertidos como la ruptura del acuerdo con Amena-Orange que le ha costado al operador vasco, siempre según CC.OO., el pago de casi 300 millones de euros. Un hecho que ha contribuido al alto endeudamiento de Euskaltel así como la solicitud de un préstamo para abonar un dividendo extraordinario a anteriores accionistas o el reparto de más de 41 millones de euros entre 25 directivos en la salida a Bolsa.

La estrategia futura de Zegona para Euskaltel se basa en un fuerte crecimiento fuera de los territorios tradicionales del operador -País Vasco, Galicia y Asturias- mediante la creación de un operador a nivel español de carácter convergente que ofrezca servicios fijos y móviles en todo el mercado del Estado, previsiblemente usando la marca Virgin en vez de la R inicialmente contemplada. Además, García también quiere realizar, y con rapidez, las sinergias existentes con las integraciones de R y Telecable en Euskaltel. Eso implica centralizar en un solo sitio todas las funciones del operador lo que supondría ahorros de costes pero también, al menos eso temen los sindicatos, algún proceso de reducción de plantilla. Y para crecer en un mercado como el español, ya saturado, la estrategia pasará, básicamente, por el precio. Una mayor competencia llevará las tarifas a la baja con el resultado de estrechamiento de márgenes pero para entonces Zegona contempla dar salida a su participación con las correspondientes plusvalías.

Crecer y rápido Y la nueva estrategia de Euskaltel se tiene que implantar con rapidez porque el mercado puede estar a punto de un nuevo proceso de consolidación para poder afrontar las importantes inversiones y cambios que se derivarán de la implantación de la tecnología 5G.

Los cinco principales operadores de telecomunicaciones que operan en el Estado, -Telefónica-Movistar, Orange, Vodafone, Más Móvil y Euskaltel- ya han presentado los resultados de 2018, un ejercicio en el que se han cumplido 20 años de la liberalización del sector en España. En conjunto, el sector de la telecomunicaciones en 2018 ha estado marcado, desde el punto de vista comercial, por dos aspectos: Se han alcanzado niveles de portabilidad récords, especialmente en líneas móviles, y por otro, la cifra de líneas de banda ancha fija atendidas con tecnología de fibra hasta el hogar (FTTH) ha superado a la de líneas atendidas con otras tecnologías pues ya alcanza el 57%

Dadas las fuertes inversiones previstas para los próximos años con la fibra y el 5G, las alianzas entre operadores o la consolidación entre los mismos estarán, según los analistas, a la vuelta de la esquina. Y es en ese escenario donde se quiere posicionar el primer accionista de Euskaltel porque cinco operadores a nivel de todo el Estado parecen muchos en un sector, el de las telecomunicaciones, con muchos menos jugadores en países como China o Estados Unidos.

Telecomunicaciones

La cifra

700