asamblea general ordinaria

Laboral Kutxa reforzará su modelo cooperativo y la cercanía al cliente

La entidad financiera destaca los resultados de 2018 y afronta los “retos” de este ejercicio pese a las “incertidumbres”

08.02.2020 | 23:44
Xabier Egibar y Txomin García, ayer en Donostia, durante la celebración de la asamblea de la cooperativa de crédito.

La entidad financiera destaca los resultados de 2018 y afronta los “retos pese a las “incertidumbres”

donostia - El escudo de Laboral Kutxa ante "las incertidumbres y amenazas" del horizonte será reforzar y "preservar" su estructura cooperativa y ser más cercana al cliente. El presidente de Laboral Kutxa, Txomin García, defendió ayer el modelo societario actual de la entidad financiera durante la asamblea general ordinaria celebrada en el Kursaal de Donostia. La gran cita anual con los accionistas de la cooperativa de crédito vasca sirvió también de puesta de largo de Xabier Egibar como director general en sustitución de Julio Gallastegi.

La formalización de ese relevo fue una de las notas más destacadas de la asamblea, en la que los socios mostraron su "respaldo unánime" a las cuentas anuales y al informe de gestión del ejercicio 2018, así como al resto de puntos establecidos en el orden del día. En un contexto complicado para la actividad bancaria debido a los bajos tipos de interés, Laboral Kutxa ganó el año pasado 133,7 millones de euros después de impuestos, un 10,06% más respecto a 2017. La rentabilidad sobre los fondos propios ROE -Return on Equity- rozó el 8%, frente al 6,1% de media para el conjunto de la banca estatal.

Tras destacar esos y otros datos que ya se hicieron públicos en febrero con la presentación de los resultados de la entidad, su presidente, Txomin García, subrayó ante la asamblea el "mérito" de las cifras alcanzadas en un "entorno de máxima exigencia".

En ese escenario negativo para la actividad financiera, junto a los tipos de interés, García destacó la reducción del saldo de inversión crediticia y el efecto de la presión regulatoria. La suma de todos estos aspectos "han dificultado el sostenimiento de la rentabilidad". Por ello, el presidente de Laboral Kutxa destacó que 2018 ha sido un "buen" ejercicio, fruto, sobre todo, de una "intensa actividad comercial" que se ha traducido en aumento "notable" de la concesión de nuevos créditos a la familias y las empresas.

amenazas y oportunidades Una vez superado con nota el examen del año pasado y tras dejar atrás la crisis del sector, Laboral Kutxa mira al frente en busca de nuevos desafíos. En esa línea, Txomin García apostó por afrontar los "retos" pese a que las "incertidumbres y amenazas" se mantienen en el terreno de juego. Según indicó, el futuro también está "repleto de oportunidades" si la entidad financiera sabe "evolucionar y anticiparse". Entre las claves, destacó la necesidad de "preservar" el esquema societario cooperativo y afianzar el "modelo de relación y cercanía con el cliente".

En su estreno ante los socios como director general de Laboral Kutxa, Xabier Egibar, detalló las líneas generales del Plan de Gestión de 2019, que se desarrollará en un contexto macroeconómico "complejo y no exento de incertidumbres" en el que "previsiblemente" se confirmará la desaceleración de la economía.

Egibar, que tomó posesión de su cargo en enero, aseguró que, a pesar de la "presión" de los bajos tipos de interés, se esperan "algunas noticias positivas". Entre ellas, citó "el fin del proceso de reducción del crédito" -la entidad confía en aumentar este año el saldo crediticio por primera vez desde el inicio de la crisis- y "descensos adicionales en los niveles de morosidad del sector, que se acercarán al 5%.

El número dos de Laboral Kutxa afirmó que los resultados de la entidad estarán muy ligados al crecimiento de las comisiones por efecto de un mayor volumen de negocio. Al mismo tiempo, se incidirá en la "contención en gastos de explotación y en el coste de dotaciones y deterioros", lo que "permitirá una ligera mejora de los resultados del sector en 2019, si bien sin alcanzar todavía rentabilidades que cubran el coste del capital". Con esa base, Egibar subrayó que aumentar la rentabilidad y los resultados de 2018 será uno de los ejes del plan de gestión de este año. La mejora de la solvencia y el control de la morosidad reforzarán esa estrategia.

Todo ello sin dejar de impulsar la actividad comercial. En ese ámbito, Laboral Kutxa incidirá en la comercialización de figuras fuera de balance -avales, operaciones a plazo y futuros, entre otros- por que en el actual contexto de bajos tipos de interés generan una rentabilidad mayor. De forma paralela, la cooperativa prevé incrementar los niveles de concesión de crédito en todas sus modalidades y del negocio de seguros.

Por último, Egibar advirtió de que la digitalización constituirá "el principal foco de transformación de la entidad durante los próximos años". En este campo, se refirió al proyecto Zabaltek, que "mejorará los desarrollos, incrementará las capacidades y permitirá optimizar la interconexión entre la plataforma bancaria y los nuevos ecosistemas y empresas". La seguridad on line será "máxima prioridad" en el proceso de digitalización.