Lezama reina en un final de locura

Conquista el interpueblos de Bizkaia tras superar a Markina en la categoría cadete y ganar por un solo tanto en el partido de los sénior

21.06.2021 | 01:04
Los pelotaris de Lezama celebran su título de campeones del Interpueblos de Bizkaia.

Agirreamalloa-Ibarloza 21

Hormaetxe-Bilbao 22

Duración: 75 minutos de juego.

Saques: 4 de Agirreamalloa (tantos 3, 5, 6 y 11) y 3 de Hormaetxe (tantos 5, 16 y 19).

Faltas de saque: 3 de Hormaetxe.

Tantos en juego: 9 Agirreamalloa, 7 de Hormaetxe y 1 de Bilbao.

Errores: 4 de Agirreamalloa, 4 de Ibarloza, 4 de Hormaetxe y 4 de Bilbao.

Marcador: 1-0, 1-1, 2-2, 6-3, 7-3, 7-4, 8-8, 11-9, 12-9, 12-10, 13-11, 14-11, 14-12, 15-12, 15-13, 16-13, 16-14, 17-16, 19-17, 20-19, 21-20 y 21-22.

Incidencias: Partido correspondiente a la final del Interpueblos de Bizkaia disputado en el frontón Bizkaia de Bilbao. En cadetes, Uriarte-Busket ganaron a Egurrolla-Calvo (10-22). En juveniles, Ibarloza-Egurrola vencieron a Iruretagoiena-Zarraga (22-3).

Tras dos partidos y 42 tantos disputados, la txapela del Interpueblos de Bizkaia se decidió a una sola bala. 21-21 iguales y un cara o cruz lleno de tensión. Lezama ganó en cadetes y Markina respondió a su vez en juveniles. El tercer partido, el correspondiente a la categoría sénior, vio enfrentarse a Josu Agirreamalloa y Aimar Ibarloza con Oier Hormaetxe y Edorta Bilbao. A diferencia de los duelos anteriores, la igualdad fue la nota dominante en la contienda. Markina llevó la delantera, pero los lezamarras siempre se recompusieron para conseguir llegar a un final de infarto. A una jugada final llena de locura que concluyó con una parada del delantero de Lezama. 22 años después de aquella primera final que les enfrentó, la historia volvió a repetirse y las txapelas fueron a parar a los pelotaris de Lezama.

El festival arrancó con el duelo que enfrentó a los pelotaris cadetes. Los lezamarras Adrián Uriarte y Aimar Busket impusieron su fortaleza física y dominaron el partido gracias a su superior pegada. Los azules se fueron rápido en el marcador hasta el 1-12, pero Mikel Egurrola y Markel Calvo no se rindieron. A base de aguantar el bombardeo y con la misión de alargar el tanto un pelotazo más, los markinarras recortaron distancias y llegaron a acercarse hasta el inquietante 9-13. Sin embargo, la pareja de Lezama no se puso nerviosa, mantuvo su línea de juego basada en castigar en los cuadros largos y despegó hasta el 10-22 final.

Menos emoción tuvo el partido correspondiente a la categoría juvenil. Los markinarras Anartz Ibarloza y Markel Egurrola fueron muy superiores. Bittor Iruretagoiena y Eneko Zarraga tuvieron muchos problemas a la hora de responder a los rápidos saques de su oponente y el partido se les escapó de las manos en un abrir y cerrar de ojos hasta el 22-3.

El tercer encuentro estuvo repleto de emoción. Foto: O. González

Con empate a uno en el marcador, el partido sénior ganó en emoción de cara al desenlace final del torneo. Fue muy diferente a los dos primeros encuentros y esta vez la igualdad sí que mandó desde el saque. Agirreamalloa e Ibarloza comenzaron con más fuerza. Los colorados aprovecharon el inicio dubitativo de la pareja de Lezama y se marcharon hasta el interesante 7-3 tras un error de Bilbao, que fue de menos a más durante el choque. Pero esa pequeña ventaja no sirvió para minar la moral de los lezamarras. Se agarraron con fuerza al partido y poco a poco comenzaron a mandar a base de meter velocidad al juego. Además, en los cuadros traseros las fuerzas se igualaron y adelante Hormaetxe tuvo una pequeña marcha más.

Igualdad absoluta
 

Sin embargo, la igualdad se mantuvo hasta el final del choque. Markina volvió a golpear para irse hasta el 19-16, primero, y el esperanzador 21-19, después. Pero Hormaetxe y Bilbao mantuvieron la fe hasta el final. Dos errores consecutivos de Ibarloza provocaron el abrazo entre ambas combinaciones en el cartón 21 y ahí comenzó la locura. El último tanto estuvo repleto de situaciones de tensión. Mezcla de golpes llenos de talento, oportunidades desperdiciadas y salvadas milagrosas. Imposible pedir más. Al final, con los cuatro pelotaris encerrados en los cuadros delanteros, una acrobática parada de Hormaetxe no pudo ser levantada por Ibarloza y la remontada se culminó. Fue la segunda vez en la que los lezamarras se colocaron por delante en el marcador y lo hicieron en el cartón más importante.

noticias de deia