Volea de oro

Larrazabal decide la final del Gorbeiape Txapelketa y gana la txapela con Erkiaga I ante Etxeita-Madariaga

22.08.2020 | 09:45
Iker Larrazabal resolvió el partido.

Iker Larrazabal y Lander Erkiaga se proclamaron ayer campeones del Gorbeiape Txapelketa de pelota a mano aficionada al superar a Beñat Etxeita y Mikel Madariaga en la final disputada en el frontón Municipal de Zeanuri, que registró otra magnífica entrada. El delantero de Amurrio ejerció de faro en la victoria, apoyándose en la violencia de su pelotazo y en una volea que vale su precio en oro. El alavés, situado en la órbita de Baiko Pilota, rayó a gran nivel contra unos adversarios rocosos y complicados. Etxeita, áspero y valiente, dominó el genio de Larrazabal casi hasta el final; sin embargo, una tacada de once tantos desequilibró la cita. Y es que, en un escenario a contrapelo, el de Amurrio y el local Erkiaga I se encontraron con una diferencia en el luminoso de 17-11, suficiente para marcar el devenir de la final.

Pero no. El potente manista alavés se cargó de responsabilidad, aprovechó algunos errores del seguro Madariaga y expuso un cambio de registro. Si bien en la primera mitad trató de reventar el choque desde los cuadros alegres, exponiendo fogosidad en el remate y coleccionando cruces en ataque; en la segunda, logró buscarse las habichuelas eliminando de la ecuación al eléctrico puntillero zeanuriztarra, cuyo torneo ha sido muy bueno. Y acertó. A todo ello hubo que sumar que el mayor de los Erkiaga ganó seguridad con el traqueteo.

Así, Larrazabal creció y creció. Igualaron en el cartón 17 y el depósito colorado ya estaba en reserva. Otro arreón del amurrioarra rompió la cita.

Por otro lado, en la primera final de la función, correspondiente a la categoría juvenil, Koldo Enbeita y Aingeru Bernaola necesitaron 36 minutos y 330 pelotazos para tumbar a Igotz Bilbao y Ander Arroita por un holgado 22-10. Los colorados, a la postre vencedores, manejaron rentas importantes desde el 5-3 –llegaron a estar 5-0– y dominaron el luminoso de cabo a rabo. La seriedad del delantero de Munitibar y el zaguero de Mañaria tuvo premio ante unos adversarios que cometieron demasiados errores. De hecho, entre los dos, acumularon la friolera de trece. Con todo, a remolque en el marcador, el carácter del puntillero de Urduliz, expeditivo a pesar de las diferencias, dio una ligera dosis de pimienta al choque. Sobrios Enbeita y Bernaola, gestionaron diferencias vitales (9-3, 14-4, 19-6 y 22-10).
 

Etxeita-Madariaga17

Larrazabal-Erkiaga I22

Duración44:21 minutos de juego.

Saques4 de Etxeita (tantos 4, 5, 10 y 11) y 2 de Larrazabal (tantos 14 y 18).

Faltas de saqueNinguna.

Pelotazos289 pelotazos a buena.

Tantos en juego5 de Etxeita, 13 de Larrazabal y 1 de Erkiaga I.

Errores2 de Etxeita, 4 de Madariaga, 5 de Larrazabal y 3 de Erkiaga I.

Marcador1-0, 5-0, 5-1, 6-1, 6-4, 8-4, 8-7, 11-7, 11-10, 15-10, 15-11, 17-11, 17-17 y 17-22.

 

IncidenciasFinal sénior del Gorbeiape Txapelketa de mano aficionada disputada en el frontón Municipal de Zeanuri. Lleno. En el primer partido, la final juvenil, Enbeita-Bernaola ganaron a Bilbao-Arroita (22-10).