A dentelladas

Zeanuri se alza con su primer título del Interpueblos BBK de mano ante Orozko al vencer en las tres categorías de una final que jugaron en casa

09.02.2020 | 07:33
Etxeita golpea ante la mirada de los orozkoarras Solatxi-Arbaiza y su zaguero Urigoitia, que ayer ejecutó los saques. Fotos: Pablo Viñas

Duración: 46:03 minutos de juego.

Saques: 2 de Solatxi (tantos 6 y 7) y 5 de Urigoitia (5, 7, 8, 12 y 20).

Faltas de saque: 1 de Urigoitia.

Pelotazos: 268 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 7 de Solatxi, 1 de Arbaiza, 10 de Etxeita y 1 de Urigoitia.

Errores: 3 de Solatxi, 3 de Arbaiza y 4 de Etxeita.

Marcador: 0-1, 1-1, 1-2, 2-2, 8-2, 8-8, 8-12, 11-12, 12-13, 12-14, 13-14, 13-17, 15-17 y 15-22.

Botilleros: Ejercieron de botilleros Humberto Alzaga (con Orozko) e Iñigo Atutxa (con Zeanuri).

Incidencias: Partido de juveniles correspondiente al Torneo Interpueblos BBK de mano aficionada disputada en el frontón Municipal de Zeanuri. Lleno. En el partido de cadetes, Erkiaga-Beitia (Zeanuri) ganaron a Uriarte-Latorre (Orozko) por 3-22. En el de sénior, Mendia-Beldarrain (Zeanuri) vencieron a Olaguenaga-Barbara (Orozko) por 4-22. Fueron homenajeados todos los pueblos ganadores de la historia del Interpueblos.

Zeanuri - Zeanuri fue ayer profeta en su tierra, a pesar de que el favoritismo en el Interpueblos BBK de mano y el peso de las etiquetas les podían haber pasado factura. Se las quitaron a dentelladas. Desde que Anton Erkiaga y Danel Beitia arrancaron la maquinaria hasta que Beñat Mendia y Mikel Beldarrain cerraron la función. Fue un 3-0 sobre Orozko en el frontón Municipal de Zeanuri, contundente en los partidos de los costados (3-22 y 4-22), pero no en el de juveniles, en el que se suponía el quid de la cuestión. Beñat Etxeita y un estupendo Imanol Urigoitia sacaron adelante un compromiso que se les puso cuesta arriba frente a Galder Solatxi e Ioritz Arbaiza, ásperos y peleones. La victoria, si bien por la vía rápida por aquello de no tener que tirar de desempate, tuvo miga en el segundo capítulo. Lo demás fue un monólogo.

Entre los más jóvenes se cumplieron los pronósticos a rajatabla. No hubo hueco para la sorpresa. Ni Erkiaga ni Beitia permitieron la revuelta. Los de Orozko comenzaron con tierra de por medio (2-0), pero no hubo más debate. Erkiaga estuvo magnífico a la hora de controlar los tiempos del partido. El joven de Zeanuri tiene porte de chaval, pero posee gasolina y mirada de veterano. Ve más allá. Controla cada palmo de partido. Entre sus saques (metió ocho) y su ramillete de remates (otros ocho) alumbró gran parte del triunfo. Beitia, por su parte, rindió a la perfección siempre a favor de obra, mandón con la derecha. Solo cometió un error. Inermes Uriarte-Latorre, la cita acabó desmadejada en 20 minutos y 96 pelotazos.

La pimienta estuvo en el duelo de juveniles, en el que la electricidad de Etxeita -tiene una volea de quilates- y la seguridad del todoterreno Urigoitia fueron claves. También el saque del delantero reconvertido a zaguero. Y es que, el técnico de Dima, Iñigo Atutxa, ante la baja de Erkiaga I para la zaga, está optando por colocar a Imanol como recambio y que el guardaespaldas ejecute el primer disparo, debido a su saque más efectivo. Funcionó por la solvencia con las dos manos del zeanuriztarra y la violencia de su golpe -ganó cinco saques-. Aun así, se encontraron con un 8-2 de salida que les complicó el trabajo. Solatxi estuvo soberbio en ese tramo, revoltoso, armando bien a un Arbaiza cadete pero que no desentonó. Aun así, la mayor pegada azul acabó por romper a los de Orozko. Una tacada de diez tantos puso a Zeanuri en ventaja (8-12). Lo administraron hasta el final.

Sin nada en juego, los locales Mendia y Beldarrain redondearon la fiesta ante Aingeru Olaguenaga y Beñat Barbara (4-22).