Nerea Ruiz y Oihane Gutiérrez broncean al voleibol vizcaino

Las jugadoras del CV Sestao, actuales campeonas de Euskadi, dan la sorpresa en la Copa al acabar terceras tras acceder al torneo a última hora como pareja reserva

05.05.2022 | 00:14
Nerea Ruiz y Oihane Gutiérrez, con la medalla de bronce.

Nerea Ruiz y Oihane Gutiérrez no iban a participar en la Copa. El torneo, uno de los más prestigiosos del calendario, solo da cabida a las mejores 12 parejas a nivel estatal, y las jugadoras del CV Sestao, a pesar de ser las actuales campeonas de Euskadi, eran las décimo cuartas del ranking. Sin embargo, el covid-19 y la falta de disponibilidad provocaron que dos parejas se cayeran del cuadro en el último momento, así que las puertas de la Copa se abrieron para Ruiz y Gutiérrez y ellas no se lo pensaron dos veces. Empacaron lo necesario y pusieron rumbo a Menorca. "No dudamos ni un segundo porque sabíamos que si decíamos que no, después nos íbamos a arrepentir. Y ahora pues mucho más", reconoce Ruiz. Y es que las vizcainas dieron la campanada, se erigieron como la revelación del campeonato y acabaron colgándose, contra todo pronóstico, la medalla de bronce: "No es habitual que las reservas suban al podio porque es la gente que está arriba la que vuelve a conseguir las medallas. Ganamos a las segundas en el ranking, Nuria Bouza y Nazaret Florián, cuando todos esperaban que fueran ellas las que subieran al podio. Así que nuestro resultado ha sido una sorpresa para todo el mundo", dice la colocadora del CV Sestao. A pesar de ello, Ruiz y Gutiérrez no han sido conscientes de lo logrado hasta que aterrizaron en casa: "Cuando lo vives desde dentro no le das tanta importancia, pero cuando hemos vuelto aquí todo el mundo estaba emocionado... Así que al final te das cuenta de lo conseguido".

Un partido del torneo disputado en Menorca. Foto: RFEVB

Porque una medalla de bronce no es algo fácil de lograr. Aunque la pareja vizcaina comenzó la Copa con buen pie, con un triunfo por 2-0 (21-11 y 21-19) en la fase de grupos ante las madrileñas Siobhan Nicaudie y Clara de Asís Soler que les metió en cuartos. Allí dieron la primera sorpresa al vencer a las subcampeonas estatales, pero en semifinales chocaron con el dúo formado por la lituana Erika Kliokmanaite y la estonia Kadri Puri, que las doblegaron con un 0-2 (15-21 y 16-21). "Los sets fueron igualados, pero la altura que tienen y el hecho de que llevan más tiempo que nosotras entrenando playa marcaron la diferencia. Aún así nos fuimos con la sensación de que podíamos haber hecho más", admite Ruiz. Fue esa sensación la que les llevó a su mejor versión en la pugna por el tercer puesto frente a la balear Natalia Binimelis y la cántabra Carolina Fernández da Silva. Así, el primer set cayó del lado vizcaino (21-15), pero el segundo no (13-21); por lo que el bronce acabó decidiéndose por un agónico tercer set solventado por Ruiz y Gutiérrez por 16-14. "En el primer set jugamos muy concentradas; pero luego ellas se pusieron las pilas y algunos errores nuestros nos hicieron flojear. Ya no estábamos tan seguras como al comienzo. El último set fue igualadísimo, fuimos punto a punto y finalmente un error de ellas, que tocaron red, nos dio la victoria", recuerda Ruiz.

Próximas citas


Con todo, el dúo vizcaino apenas tiene tiempo para celebrar el bronce porque mañana viernes comienzan la Copa de España en Lorca. Un torneo en el que ya no parten ni como reservas ni como Cenicientas: "Nos apuntamos a este torneo porque pensábamos que no íbamos a estar en la Copa de la Reina. Las parejas fuertes no se han apuntado porque tienen compromisos World Tour, así que podemos estar en la pelea. Ahora la gente nos mirará distinto porque el bronce nos da seguridad para afrontar los partidos y a los rivales les intimidará un poco. Es un plus para nosotras". De hecho, el tercer puesto cosechado la pasada semana otorgará a Ruiz y Gutiérrez una pila de puntos que les hará subir posiciones en el ranking y entrar de lleno en competiciones a las que, como pasó en la Copa de la Reina, solo olían como reservas: "Los puntos nos darán la opción de no jugar previas y entrar en el cuadro directas, lo que es genial. Tenemos la intención de jugar todas las competiciones posibles porque es uno de los últimos veranos en los que vamos a poder porque ya vamos trabajando. Además estamos en la edad de jugar al máximo nivel", concluye Ruiz.

"Ahora las rivales nos mirarán distinto, el bronce nos da seguridad y a ellas les intimidará un poco"

"No es habitual que las reservas suban al podio, nuestro resultado es una sorpresa para todos"

Nerea Ruiz

Jugadora del CV Sestao


noticias de deia