Ane Mintegi labra su futuro a raquetazos

La ganadora junior de Wimbledon afronta el difícil salto a la categoría absoluta con nuevas expectativas

13.07.2021 | 00:07
Mintegi exhibe su trofeo de ganadora junior de Wimbledon.

ANE Mintegi tiene que bajar de la nube a la que se subió el domingo tras ganar el torneo junior de Wimbledon. La victoria de la tenista de Idiazabal de 17 años levantó elogios y titulares del tipo de "ha nacido una estrella", pero las cosas no son tan sencillas, menos aún en el imprevisible e inestable tenis femenino. "Es difícil afirmar cuál puede ser su futuro, pero Ane tiene tenis para llegar al menos a las 100 primeras del mundo, que ya es mucho", afirma Igor del Busto. El presidente de la Federación Vasca está, lógicamente, encantado con el éxito de una jugadora a la que conoce y sigue desde hace unos años, sobre todo porque "lo ha logrado en una superficie que, en principio, no le iba bien y en la que habrá jugado muy poco en su vida".

Pero nada en la aún precoz carrera de Mintegi, que empezó en el deporte en el frontón de su pueblo practicando la pelota y siguió ya a los nueve años con una raqueta en la mano en el Real Club de Tenis San Sebastián, es fruto de la casualidad, sino de un trabajo progresivo. "Es una tenista que pega muy duro. No sube mucho a la red, pero es muy agresiva en sus golpes de fondo y tiene muy buena movilidad y coordinación y es muy luchadora de siempre. La clave de este éxito es que ha mejorado mucho su saque, también el segundo, y eso le permite dominar. En la final llegó a sacar a 190 por hora, que es una barbaridad para las mujeres", explica Del Busto.

La guipuzcoana ya se proclamó campeona de España cadete jugadoras casi dos años mayores y, como ha ocurrido otras veces, tuvo que salir de Euskadi para encontrar una competencia a su nivel y poder dedicarse casi en exclusiva al tenis. Llegó a Barcelona donde pudo estudiar y alojarse en el CAR de Sant Cugat y ahora está enrolada en el TEC Ferrer Salat de Barcelona, una academia donde la entrena Juan Lizariturry y guía sus pasos Enric Molina. Campeona de Euskadi absoluta sin discusión, ya firmó los cuartos de final junior en el Abierto de Australia de 2020 y en Wimbledon ha protagonizado la explosión.

Esta victoria es solo el primer paso de los muchos que debe seguir dando Ane Mintegi con la ayuda de su familia y de las federaciones. La etapa junior va a quedar pronto atrás y toca afrontar la exigencia de un deporte "muy caro", como reconoce Del Busto, porque hay que costear viajes, entrenadores y todos los medios necesarios para jugar torneos y buscar los resultados con los que progresar en el ranking mundial. "Su familia, que es encantadora, está haciendo un gran esfuerzo, pero este éxito hará que le lleguen más ayudas y puedan descargarla un poco de esas obligaciones", añade el presidente de la Vasca.

Mintegi quiere seguir la estela de Lara Arruabarrena, la tolosarra que llegó a estar en el Top 100 y ahora vuelve a remontar posiciones en la segunda centena del ranking, y también de Garbiñe Muguruza, con la que ha coincidido en alguna ocasiones en recientes Grand Slams. La de Idiazabal admite que su modelo a seguir es Carla Suárez, que es desde luego un gran ejemplo dentro y fuera de la pista. Pero Mintegi, cuya imagen la aleja de los estereotipos del circuito femenino, quiera forjar su propia carrera y esta semana le llega la primera oportunidad como campeona de Wimbledon.

buen torneo en gasteiz
 

El miércoles se estrena en el ITF W60 de Gasteiz que se disputa desde ayer lunes en las pistas duras de la Peña Vitoriana. Será una cita de muy buen nivel, no en vano la primera favorita es la neerlandesa Leshley Pattinama-Kerkhove, que fue rival de Muguruza en Londres y tendrá como rival a la getxotarra Mercedes Aristegui, otra jugadora muy prometedora. Por su parte, la guipuzcoana jugará ante la veterana turca Pemra Ozgen y ahora tendrá que manejar el hecho de que todos los ojos estén puestos sobre ella, de que se hayan disparado de repente las expectativas.

Ane Mintegi es ahora mismo la 720ª del mundo y ya ha alternado este año el circuito absoluto y el ITF. En marzo perdió la final del W15 de Antalya y en abril llevó a un 7-6 en el tercer set en la previa del Mutua Madrid Open a Kristina Mladenovic, una tenista que llegó al número 11 del mundo. Wimbledon, todo glamur y tradición, descubrió a una chica de Idiazabal que se expresa en la pista con mucha efusividad y que fuera de ella se muestra aún tímida y comedida. El futuro está frente a ella y ella quiere abrirse paso a raquetazos.

"Ane tiene tenis para llegar al menos a las 100 primeras del mundo, que ya es mucho", dice Igor del Busto, presidente de la Federación Vasca

El éxito en Londres debe suponer que Mintegi reciba más ayudas económicas con las que buscarse buenas oportunidades competitivas

 

noticias de deia