El desquite de Barreda contrasta con la frustración de Sainz en el Dakar

"La navegación no es nada fácil, estamos teniendo realmente dificultades", ha valorado Sainz

06.01.2021 | 17:07
Carlos Sainz y Lucas Cruz (X-Raid Mini JCW).

Otra jornada fallida en la navegación mantiene a Carlos Sainz (X-Raid Mini JCW) lejos de la pugna por la victoria del Rally Dakar en la categoría de coches, cuya corona sostendrá el piloto madrileño al menos hasta el 15 de enero, en el caso de que la meta de Yeda encumbre a un nuevo vencedor.

Al sueño de festejar su cuarto título no renuncia todavía el veterano piloto español, sabedor a sus 58 años de que los vaivenes son habituales en esta prueba, si bien la frustración de los dos últimos días ya ha emborronado su triunfo en la primera especial.

El triplete de victorias del catarí Nasser Al-Attiyah, ganador de la segunda, tercera y cuarta etapas -también del prólogo-, choca con la embarazosa navegación de Carlos Sainz y su copiloto, Lucas Cruz. En la jornada del martes se dejaron 31 minutos. Este miércoles, otros tres.

"La navegación no es nada fácil, estamos teniendo realmente dificultades", expuso Sainz a su llegada a Riad, donde se ubicó la meta de la etapa más larga de esta edición del Rally Dakar, con 476 kilómetros de enlace y 337 de especial.

"Tres veces hemos tenido que dar la vuelta", lamentó frustrado por el tiempo concedido y la victoria perdida.

Y es que Carlos Sainz concluyó en quinta posición una etapa que se le había puesto de cara en el primer punto de control, cuando dominaba la especial con 9 segundos de ventaja sobre Nasser Al-Attiyah. El catarí, en cambio, era quien mandaba por un estrecho margen de 31 segundos en el penúltimo punto de cronometraje, ubicado en el kilómetro 298. En meta le acabó sacando 2:56.

"Quizás tengamos que aflojar un poco más en algunos sitios para entender mejor el camino", asumió Sainz, alicaído por una desventaja que se eleva hasta los 36 minutos en la general.

Su compañero de equipo, el francés Stéphane Peterhansel (X-Raid Mini JCW), lidera la clasificación pese a no haber estrenado todavía su casillero de triunfos. Tiene 4 minutos y 58 segundos de ventaja sobre Al-Attiyah. Le está bastando con ser regular día a día.

La defensa del título pasa, por tanto, para Carlos Sainz por minimizar los errores de navegación y exprimir su Mini.

La quinta de las doce etapas que completan el programa de competición de este Rally Dakar, que por segundo año consecutivo se corre en Arabia Saudí, le ofrece una larga especial de 456 kilómetros, con otros 205 de enlace, entre Riad y Al Qaisumah.

El tramo de dunas situado en mitad de la especial y las rocas que tamizarán algunas pistas bajarán considerablemente la velocidad media con respecto a la rápida etapa de este miércoles.

Barreda domina la etapa

En esas condiciones se movió bien Joan Barreda (Honda), volviendo a relanzar sus aspiraciones en la categoría de motos.

El piloto castellonense recuperó su mejor versión para desquitarse del mal sabor de boca que le dejó la jornada anterior. Barreda dominó la etapa con un tiempo de 2 horas, 46 minutos y 50 segundos y se colocó segundo de la general, a tan solo 15 segundos del francés Xavier de Soultrait (Husqvarna).

"Ha sido una buena etapa. Salíamos en posiciones muy retrasadas y sabíamos que era una etapa rápida también, con pocas diferencias, pero al final he podido atrapar primero a Ricky (Brabec, campeón de la prueba en 2020) y después a Pablo Quintanilla en los últimos kilómetros, así que hemos recortado algunos minutos", celebró.

Barreda asumió, sin embargo, que este jueves "será otra vez un mal día", porque le tocará "salir por delante" de sus grandes rivales en una etapa algo más corta.

"Creo que hay que ir día a día e intentar evitar los problemas mecánicos y las grandes pérdidas. Ya veremos después del descanso en qué situación estamos", indicó el piloto de Honda, teniendo presente el error de navegación que interrumpió la escalada del australiano Toby Price. El piloto de KTM se vio fuera del top-20 con una pérdida significativa de 14:42 en Riad.

Barreda no falló en ese escenario. Venció con una renta de casi 6 minutos sobre el botsuano Ross Branch (Yamaha). El novato Daniel Sanders (KTM) terminó en tercera posición (+6:09).

La lucha por la general se aprieta en motos en la antesala de la etapa más dura del Rally Dakar. De Soultrait defenderá un colchón de 15 segundos sobre Joan Barreda. El argentino Kevin Benavides (Honda) completa provisionalmente el podio, a 3:24 del francés.

noticias de deia