Una bocanada de oxígeno para Lekittarra y Ondarroa

Lekittarra y Ondarroa dieron el pasado fin de semana en la ría un paso importante para evitar el 'play-off' de descenso, pero afrontan las dos últimas regatas antes del corte sin relajarse debido a la irregularidad de este año

25.08.2020 | 07:37
Los remeros de Ondarroa se abren paso por la ría.

EL fin de semana en la ría fue una bocanada de oxígeno para Lekittarra y Ondarroa. Arrancaron con la amenaza del play-off de descenso a la vuelta de la esquina y los resultados del sábado y del domingo les han permitido fabricar un colchón de ocho puntos, para los ondarrutarras, y de nueve, para los lekeitiarras. Con solo dos jornadas por disputarse antes del corte, ese margen hubiera sido algo prácticamente definitivo en muchas de las temporadas anteriores, pero en los dos clubes saben que este no es un año cualquiera, es el curso de la locura y de un día para otro la clasificación puede dar un vuelco. La relajación no está permitida, ya que un buen resultado no solo trae el premio de la salvación, también asegura participar en las dos últimas regatas de la temporada. Algo que nunca ha logrado el club de Isuntza.

Ese octavo puesto supondría el mejor final para la buena temporada de la cuadrilla entrenada por Osertz Alday. Sin embargo, los lekeitiarras no quieren dar los pasos demasiado rápido y tienen claro cuál es su primer objetivo. "Sin duda es evitar el play-off. Para conseguir el octavo puesto tenemos que ir a evitar el play-off y hacerlo lo mejor posible, si luego llega, bienvenido sea", apunta el técnico hondarribitarra. Lekittarra está ahora mismo en una situación extraña. Vive sus mejores momentos en la Eusko Label Liga pero al mismo tiempo los fantasmas del descenso no terminan de ser espantados: "Todo el verano está siendo igual. Estamos viendo que conseguimos buenos resultados y hacemos buenas regatas, pero al mismo tiempo no estamos tranquilos. No nos podemos relajar en ningún momento".

En Lekeitio saben lo que es tener un margen suficiente y perderlo. Hasta este fin de semana la distancia se fue recortando y tuvieron que llegar los resultados de estas dos últimas regatas (séptimo en Santurtzi y quinto en Portugalete), para respirar. "Llevábamos una racha que no estábamos teniendo suerte con las calles y los resultados iban adversos. Se nos estaba complicando el buen trabajo que habíamos hecho al principio. Estamos contentos porque tuvimos suerte con las calles y además hicimos buena regata", apunta Alday.

También le fueron bien las cosas a Ondarroa en la ría. Noveno en Santurtzi y tercero en Portugalete, llegando a soñar con la bandera ese día. "Acabamos muy contentos. Hemos conseguido meter puntos a los rivales y estamos a gusto. El sábado no hicimos mala regata, pero los resultados no nos ayudaron; y el domingo viendo la ventaja que habíamos sacado a Ares, ya acabamos contentos. Pero viendo el resto de los resultados, fue mucho mejor", reconoce Iñaki Errasti.

Los ondarrutarras van de menos a más en esta temporada. Las bajas imprevistas se convirtieron en costumbre para la Antiguako Ama y ahora en la parte final es cuando se está viendo su mejor versión. "Al principio no esperábamos estar ahí atrás metidos pero el equipo asumió dónde estábamos y que nuestro objetivo sería salvarnos", apunta Errasti. En esa tendencia positiva, el entrenador de Aginaga reconoce que afrontaran las citas gallegas sin confiarse, pero también con ambición: "Creo que será muy difícil que nos pasen pero no es suficiente y no hay que confiarse. Nuestro objetivo es conseguir el octavo puesto y si lo logramos, quedaremos satisfechos". Dos regatas para lograr la ansiada tranquilidad y poder disfrutar por fin del trabajo bien realizado.

Lekittarra tiene la oportunidad de lograr la octava posición en la Eusko Label Liga, algo inédito en la historia del club

Las bajas mermaron el rendimiento de Ondarroa en el inicio, pero con el paso de las regatas han cambiado la tendencia


noticias de deia