Alerta mundial por el coronavirus

Unai Laso: "Me da rabia no hacer más deporte"

12.04.2020 | 10:41
Unai Laso se ejercita en casa con la bicicleta estática.

Sobrelleva el confinamiento por la pandemia del covid-19 en un piso en Iruñea, donde se ejercita haciendo spinning para mantener el tono

Una bicicleta estática y Youtube se han convertido en la tabla de salvación de Unai Laso (Bizkarreta Gerendiain, 1997) durante la crisis del coronavirus. Ahí realiza parte de su trabajo diario. "Muchos pelotaris que viven en pueblos tienen más posibilidades de hacer otros ejercicios, ya que en algún rato se pueden escapar, mientras que los que estamos en ciudad lo tenemos bastante más complicado para entrenar", desgrana el pelotari navarro, que se encuentra inmerso en la liguilla de semifinales del Campeonato de Parejas, varada en su segunda jornada desde el 14 de marzo debido a la declaración del estado de alarma por parte de las instituciones. El errotarra está viviendo en Iruñea junto a su novia (enfermera en la Clínica Universitaria) y el hermano de esta y aprovecha las facilidades que da internet para ejercitarse haciendo spinning y mantener el tono físico. "Me sirve para sudar un poco", recita. "Dijeron que serían quince días más, pero nos queda bastante de estar en casa. Sigue habiendo nuevos casos y, viendo la tasa de muertos que hay, que es bastante, lo mejor es quedarse al menos 20 o 30 días más, no queda otra", reflexiona Unai.

Laso también realiza también "ejercicios" en la esterilla, porque no tiene "espacio para mucho más". "Hacemos flexiones, sentadillas y cardio. No puedes hacer mucho más, por lo que nos dan lo básico para mantenernos en forma", cuenta el delantero navarro sobre el protocolo físico que les pasa Baiko Pilota. El manista de la promotora bilbaina, además, tampoco dispone muchas opciones para mantener sus manos en las mejores condiciones. "Poco puedo hacer, ya que no puedo ir al garaje o a otra zona común. A veces puedo hacer algo a escondidas en el garaje, pero tampoco mucho", manifiesta. Así las cosas, para matar el tiempo libre, Laso está leyendo un libro y viendo "alguna serie". "También me gusta cocinar. Paso el rato como puedo, como la gente normal, porque es lo que nos toca. Lo llevo bastante bien, pero sí que es verdad que tenía una vida bastante ajetreada", asevera el delantero de Baiko, quien revela que "creo que lo llevo de la mejor manera, porque no me estoy poniendo nervioso. Lo que sí me da rabia es no poder hacer más deporte, como correr o dar pelotazos contra la pared".

Con respecto al tema de las manos, una cuestión capital para que los pelotaris puedan reacondicionarse para la actividad profesional lo más rápido posible, el tiempo sin tocar pelota puede suponer un grave problema para acometer un hipotético inicio de las competiciones. "Las manos se te ablandan y no tiene nada que ver con la época en la que estás jugando. Nos deberían de dejar dos o tres semanas para volver a golpear la pelota, que se hagan las manos y que podamos recuperar el físico como antes", sostiene Laso, quien cree que "acabaremos cuanto antes el Campeonato de Parejas, al igual que el de Segunda". "Estábamos en la recta final –solo quedan tres partidos– y aplazarlo sería más difícil, por lo que es importante que podamos acabarlo. No se va a quitar prácticamente nada. Lo que tengo a dudas es en el Manomanista, que no sé si se jugará este año o se aplazará. Para la gente que se lo ha preparado es un problema", afirma el joven puntillero de Bizkarreta Gerendiain.

Además, la semana pasada trascendió que todas las promotoras de pelota profesional se acogían a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Entre ellas, Baiko. "Casi todas las empresas han hecho lo mismo. Nos toca aceptarlo. No puedes hacer otra cosa, porque es lo que hay en toda la sociedad. Ellos nos dijeron que les aceptaron un ERTE por fuerza mayor y nos lo comunicaron hace poco. Los pelotaris estuvimos hablando y sabíamos que había que aceptarlo. No podíamos hacer nada", agrega el errotarra.

UN BUEN PAREJAS 
 

En la primera jornada de la liguilla de semifinales del Parejas, Unai Laso y Jon Ander Albisu cayeron derrotados por 22-10 ante Aimar Olaizola y Aitor Aranguren –sustituto de Mikel Urrutikoetxea, con las manos tocadas– y disponían de una oportunidad para resarcirse ante Jaka-Zabaleta en el Labrit de Iruñea. Era un encuentro a cara o cruz. Está en el limbo. No se disputó. "Nos quedaban otros dos compromisos y es una pena que no se pudiesen jugar debido a la situación que estamos viviendo. Ya sabíamos todos lo que había y tampoco me pilló por sorpresa, aunque es una pena, porque estás entrenando a tope y de repente estás encerrado. Nos afecta bastante a los deportistas", evoca Laso. El errotarra remacha que "me he visto con buenas sensaciones y hemos completado un buen campeonato. Albisu estaba haciendo un torneo increíble. Mis objetivos ya los he cumplido. Eso sí, quería llegar a la final, pero está complicado. Estoy contento con el papel que he podido hacer". Aún disponen de posibilidades, aunque el tanteo del primer envite les deja bastante tocados.

Los de Baiko Pilota mantienen un contacto "regular" mediante mensajes de teléfono móvil y están a la espera de reengancharse al trabajo normal. "Todavía nos queda tiempo", reconoce Laso.

Más información

noticias de deia