Cartagena 5-0 Amorebieta

Una goleada certifica la defunción del Amorebieta

Derrotado por un abultado y desolador 5-0 en Cartagena, consuma su descenso a Primera Federación de la peor manera posible

21.05.2022 | 21:58
Gorka Guruzeta, cabizbajo en primer plano tras encajar el Amorebieta un gol anotado por el Cartagena.

11 meses y 27 días. Tanto y tan poco, al mismo tiempo, ha durado el sueño de un voluntarioso Amorebieta que se se convirtió en equipo de LaLiga SmartBank el 22 de mayo de 2021 en Badajoz y que, muy a su pesar, tendrá la etiqueta de club de Primera Federación la próxima temporada tras consumarse su descenso de categoría en la visita al Cartagena. El peor epílogo posible firmaron los azules, goleados por 5-0, en un envite que debían ganar y esperar algún resultado favorable de terceros que, para más inri se dio, pues el Málaga cedió en La Rosaleda ante el Burgos. En caso de haber ganado en Cartagena, los zornotzarras hubieran llegado vivos a la última jornada en Lezama, pero la realidad fue otra a pesar de que los vizcainos arrancaron su partido buscando con insistencia la portería rival.

En el segundo acercamiento local a las inmediaciones del conjunto zornotzarra, sin embargo, llegó el primer directo a la mandíbula. Derribó Óscar Gil a Boateng dentro del área cuando corría el minuto 17 y García Verdura, el colegiado que ha traído por la calle de la amargura a los de Urritxe durante la temporada, no dudó. Indicó los once metros el catalán y no falló el incombustible Rubén Castro, quien engañó a Marino para adjudicarse el primero de sus tres goles y poner una piedra más en el camino de un lastimado Amorebieta que intentó levantarse por enésima vez.

Guruzeta, Javi Ros y Nolaskoain pudieron devolver las tablas al marcador antes del paso por vestuarios, pero fue el Cartagena el que volvió a golpear con contundencia al filo del descanso. Bodiger, con un misil desde fuera del área, puso el 2-0 en el minuto 44 para ahondar en la desazón de un equipo que volvió a ver cómo la efectividad en las áreas marcaba las diferencias. Tres remates a portería del rival, dos goles en contra. Ningún premio tuvo los nueve disparos que sumó el Amorebieta. La película, tantas veces vista a lo largo del curso, se repitió en el Municipal de Cartagonova, donde los azules encararon la segunda mitad con la obligación de hacer tres goles para evitar un descenso matemático que se antojaba más que complicado de sortear.

Y eso que el Burgos, sin nada en juego en su visita al Málaga, ganaba ya en La Rosaleda. Dio igual. No hizo falta estar pendientes de lo que sucedía en los otros tres estadios en los que el descenso estaba en juego. El Cartagena, no en vano, dio la puntilla al Amorebieta a los once minutos de la reanudación con una diana de Gallar que enterró cualquier atisbo de esperanza. Salvó en primera instancia Marino ante Rubén Castro, pero recogió el rechace el atacante de Terrassa para clavar una tercera daga en el corazón de los azules, que no resistió más. Punto final.

Orozko y Etxaburu habían sustituido para entonces a San José y Sergio Moreno. Mujika, en su intento por agitar la coctelera en busca de un milagro, introdujo acto seguido un triple cambio que terminó por desajustar y desordenar al colectivo, que se desangró con otros dos goles de Rubén Castro en tres minutos que pusieron el 5-0 en el marcador.


El Sanse, descendido


El castigo, durísimo, no hizo justicia a la competitividad mostrada durante toda la temporada por un Amorebieta que, aun así, siguió buscando la meta rival. Álvaro Peña, uno de los cinco cambios de Mujika, se topó con el larguero y Obieta no estuvo acertado de cara a gol sin que la enésima sucesión de ocasiones de gol erradas tuviera incidencia alguna en el desenlace de una campaña vista para sentencia para los azules y para el Sanse, también descendido tras caer en Huesca. El amargo adiós del Amorebieta a LaLiga SmartBank se producirá ante la Ponferradina en Lezama, último episodio de un sueño que quedó hecho añicos en Cartagena.

noticias de deia