Amorebieta 1-1 Tenerife

Verdura frena al Amorebieta

El colegiado catalán, decisivo como en el partido de la primera vuelta en el Heliodoro, regala un penalti al Tenerife para indignación de los azules, que avanzan de punto en punto

07.01.2022 | 23:35
Markel Lozano pugna por el balón con Enric Gallego

El Amorebieta volvió a toparse ante el Tenerife con García Verdura y el VAR, una combinación que, al igual que sucedió en el partido disputado en el Heliodoro Rodríguez López en la primera vuelta, resultó deicisiva para lamento e indignación de los azules, que solo pudieron rescatar un punto en un partido en el que un más que polémico penalti en contra marcó el devenir del choque. Y eso que los zornotzarras consiguieron golpear primero por séptima vez como locales. El tanto, que volvió a poner de cara el encuentro para los azules, subió al luminoso en el minuto 14 tras una concatenación de errores en el bando chicharrero. Despejó hacia su propia portería Aitor Sanz y el guardameta Juan Soriano, en su particular regalo de Reyes, hizo el resto al no blocar el balón y conectar una deficiente volea que dejó el esférico en poder de Guruzeta, quien remató de primeras al fondo de las redes.

Firmó así su quinta diana del curso el donostiarra, goleador en cuatro de las cinco últimas jornadas de liga con el valor añadido de haber abierto el marcador en cada cita para beneficio de un colectivo, que, sin embargo, recibió el enésimo castigo arbitral bajo el paraguas del videoarbitraje. El trencilla catalán, para estupor generalizado, señaló el punto de penalti mediado el primer acto tras acudir al monitor por una mano de Larrazabal de espaldas al balón. La acción se las trajo, pues cabeceó Bermejo un centro lateral con el brazo izquierdo apoyado en el hombro derecho del carrilero bilbaino y, sin que ningún futbolista del Tenerife reclamara la pena máxima, el esférico acabó en el punto de penalti.

En esta ocasión fue el punta Enric Gallego quien no desaprovechó el regalo para batir desde los once metros a Marino y devolver las tablas al luminoso. "El VAR no se creó para esto", escribió San José, lesionado, en Twitter. Sobre el verde, mientras tanto, de nada sirvieron las airadas protestas de los zornotzarras, ni de un encendido Iñigo Vélez de Mendizabal que, como Larrazabal, vería pocos minutos después la cartulina amarilla en medio de un desconcierto generallizado que no sentó nada bien a los vizcainos. Aturdidos por la contundencia del inmerecido impacto, los azules perdieron por momentos el control del choque y una falta sin aparente peligro en el centro del campo a punto estuvo de desembocar en el 1-2 en el minuto 36.

Se vieron sorprendidos en la acción los de Urritxe al ver cómo los tinerfeños ponían rápido el balón en juego y encontraban a Mollejo a la espalda de Zarrabeitia, superado posteriormente en un uno contra uno que dejó al canterano del Atlético de Madrid en el vis a vis con Marino. Se hizo el silencio en Lezama, pero el cancerbero ondarrutarra aguantó en pie y con una espléndida intervención envió el balón a córner. Poco más sucedió en una primera mitad con escasa presencia en las áreas y marcada por el penalti para mayúsculo enfado de la parroquia zornotzarra, que despidió al trencilla entre gritos de "fuera, fuera".


MARINO Y LUENGO


Con los segundos 45 minutos por delante para reponerse, superarse y buscar los tres puntos en juego, el Amorebieta volvió al plan inicial a la espera de una oportunidad para volver a poner en franquía el encuentro. Fueron los de Luis Miguel Ramis, sin embargo, quienes tuvieron hasta dos nuevas ocasiones para marcar. En ambas volvió a emerger la figura de un brillante Marino, quien salvó con una prodigiosa mano un envenenado intento de despeje de Óscar Gil y un testarazo de Gallego para mantener en pie a los azules, bien ordenados por detrás del balón en el intento de contrarrestar el potencial de un rival de campanillas que dio un tercer y último aviso en el minuto 76 por mediación de Gallego.

Selló con un potente disparo el 18 del Tenerife un contragolpe tras error de Iker Bilbao en la distribución y firmó la cuarta parada de sumo mérito Marino antes de que Luengo, capitán anoche, tuviera el 2-1 en sus botas en el 88. Superó Unzueta a un Aitor Sanz que le derribó sin ver la segunda cartulina amarilla y el central, tras un deficiente rechace de Soriano al lanzamiento de falta de Larrazabal, remató demasiado alto con todo a favor para cerrar un partido en el que Verdura volvió a frenar al Amorebieta.


FICHA DEL PARTIDO


AMOREBIETA: Marino; Larrazabal, Óscar Gil, Markel Lozano, Luengo, Zarrabeitia (Min. 79, Aldalur), Iker Bilbao, Olaetxea (Min. 79, Larrucea), Álvaro Peña, Guruzeta (Min. 79, Unzueta) y Obieta (Min. 63, Orozko).

TENERIFE: Soriano; Mellot (Min. 77, Jamelli), Sipcic, José León, Pomares, Corredera (Min. 77, Moore), Aitor Sanz, Bermejo (Min. 62, Elady), Mollejo, Shashoua (Min. 77, Míchel) y Gallego.

GOLES: 1-0: Min. 14; Guruzeta. 1-1: Min. 27; Gallego, de penalti.

ÁRBITRO: García Verdura (Comité catalán). Vieron la cartulina amarilla en el Amorebieta Iker Bilbao (Min. 4), Larrazabal (Min. 26), Iñigo Vélez de Mendizabal (Min. 29). Por parte del Tenerife fue amonestado Aitor Sanz (Min. 65).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigésimo tercera jornada de LaLiga SmartBank dipustado en Lezama ante 764 espectadores.

noticias de deia