Atlético Madrid 2- 3 Liverpool

Harakiri del Atlético de Madrid en el Wanda

La expulsión de Griezmann tras igualar con sus goles un 0-2 y un penalti absurdo de Hermoso dan el triunfo del Liverpool en un vibrante partido

20.10.2021 | 00:45
Esta acción de Griezmann sobre Firmino le valió la expulsión en el minuto 52.

Atlético Madrid 2

Liverpool 3

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Trippier, Felipe, Kondogbia (Min. 46, Giménez), Hermoso (Min. 80, Llorente), Carrasco; De Paul (Min. 80, Lodi), Koke, Lemar (Min. 80, Luis Suárez); Joao Félix (Min. 80, Correa) y Griezmann.

LIVERPOOL: Alisson; Alexander-Arnold (Min. 84, Gómez), Matip, Van Dijk, Robertson; Keita (Min. 46, Fabinho), Henderson, Milner (Min. 63, Oxlade-Chamberlain); Salah (Min. 92, Williams), Firmino y Mané (Min. 63, Diogo Jota).

Goles: 0-1: Min. 8; Salah. 0-2: Min. 13; Keita. 1-2: Min. 20; Griezmann. 2-2: Min. 34; Griezmann. 2-3: Min. 77; Salah, de penalti.

Árbitro: Daniel Siebert (Alemania). Tarjeta amarilla a Luis Suárez y los visitantes Milner y Alexander-Arnold. Expulsó por roja directa a Griezmann (min. 52), por juego peligroso.

Incidencias: Tercera jornada del Grupo B de la Liga de Campeones. Estadio Wanda Metropolitano, 60.725 espectadores. En el inicio del partido, la cubierta del estadio fue iluminada de color rosa por el día internacional contra el cáncer de mama.

Mohamed Salah derribó de penalti la resistencia de un Atlético que levantó un 0-2 adverso en la primera parte, se vio con diez por la expulsión de Antoine Griezmann por juego peligroso y solo dobló la rodilla con el penalti absurdo cometido por Hermoso y transformado por el egipcio, que asienta al Liverpool como líder del grupo B.

En un duelo trepidante, los rojiblancos pasaron de la nada absoluta durante 13 minutos en los que el conjunto inglés desmontó su orden defensivo con el primer gol de Salah y una volea de Naby Keita a remontar el partido con dos tantos de Griezmann y obligar al meta rival Alisson Becker a dos paradas salvadoras antes del descanso. El galo pasó de ser héroe rojiblanco a dejar a su equipo huérfano tras el descanso por juego peligroso.

La ley de Salah, irreductible toda la temporada aun no siendo este su partido más excelso salvó al Liverpool con su octavo partido consecutivo marcando esta temporada y su duodécimo tanto del curso, quebró finalmente a un Atlético que mantiene el segundo puesto con 4 puntos, los mismos que el Oporto que ganó al Milán.

La primera sorpresa fue el once: Luis Suárez no era titular y el ataque fue para Joao Félix y Antoine Griezmann. Tampoco llegaron a tiempo Marcos Llorente, ni José María Giménez, sustituido por Rodrigo de Paul y Geoffrey Kondogbia en el 5-3-2 local.

Ante la pólvora del rival, que llegaba con 33 goles en 11 partidos oficiales, se presentó un Atlético ordenado, esperando al Liverpool. El plan naufragó en apenas 8 minutos: los que tardó Salah en recoger un centro desde la banda contraria, amagar ante Carrasco, Lemar y Koke, que lo vigilaron más que interceptarlo, y probar el disparo entre defensas. Milner, junto a Kondogbia, hizo ademán de golpear y con su pantalla el 0-1 subió al marcador.

Necesitaba otro plan el Atlético, porque el de la contención ya no servía. Carrasco ya no era estorbo para un Salah que entraba en el área como cuchillo en mantequilla y un flojo despeje de Felipe era aprovechado por Keita para marcar el segundo con una espléndida volea.

Griezmann embocó el 1-2, que subió al marcador tras una revisión del videoarbitraje que se hizo eterna. De un duelo que parecía decantado hacia el conjunto inglés surgió un nuevo encuentro. Uno de poder a poder. Griezmann desperdició un mano a mano ante Alisson facilitado por un pase largo de Rodrigo de Paul tras un robo del argentino a Keita. No tardó en redimirse el galo, gracias a un arranque de genio de Joao Félix. El joven portugués protagonizó un eslalon zafándose de las tarascadas de Keita para buscar a su compañero, que se anticipó a Van Dijk con un autopase largo y chutó, desde el suelo, para hacer el 2-2.

El Atlético volteó el encuentro y, a diferencia de otras ocasiones, quiso más. Pero la expulsión de Greizmann y un penalti absurdo echaron al traste un enorme partido.

noticias de deia