Atlético Madrid 2 - 0 Barcelona

Luis Suárez y la agridulce revancha

Un gol y una asistencia del exdelantero azulgrana derrite al Barça, derrotada por los desajustes defensivos y su nula capacidad ofensiva

03.10.2021 | 01:13
Luis Suárez junta las manos como pidiendo perdón por marcar un gol a su exequipo mientras es felicitado por De Paul.

Atlético Madrid2

Barcelona0

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Llorente, Savic, Giménez, Hermoso (Min. 80, Felipe), Carrasco (Min. 80, Lodi); De Paul (Min. 46, Trippier), Koke, Lemar; Joao Félix (Min. 71, Correa), Luis Suárez (Min. 71, Griezmann).

BARCELONA: Ter Stegen; Dest (Min. 86, Lenglet), Piqué, Araujo, Mingueza (Min. 74, Luuk de Jong); De Jong, Nico (Min. 46, Sergi Roberto), Busquets, Gavi (Min. 74, Riqui Puig); Coutinho (Min. 63, Ansu Fati); Memphis.

Goles: 1-0: Min. 23; Lemar. 2-0: Min. 44; Luis Suárez.

Árbitro: Soto Grado (C. Riojano). Amonestó al local Koke y al visitante Gavi.

Incidencias: Wanda Metropolitano, 60.594 personas.

Despreciado hace un año por el Barcelona, aún en su memoria el momento en que Ronald Koeman lo apartó a los entrenamientos en solitario, Luis Suárez luce y gana en el Atlético de Madrid, con el que se tomó la revancha, goleador y asistente para devorar al Barcelona, un chollo defensivo, doblegado con una facilidad expresiva de cuál es el momento de un equipo desfigurado.

El 9 uruguayo, invitado por el propio Barcelona a una aventura apasionante en el conjunto rojiblanco, de la que ha salido vencedor, pidió perdón en la celebración de su tanto, el 2-0 al borde del descanso, y se guardó un gesto para el banquillo azulgrana, en recuerdo de lo que sufrió aquel verano, de aquella llamada en la que el técnico le comunicó que debía buscar destino y entrenarse aparte.

Mientras Luis Suárez golea, Koeman es el que ahora no cuenta para el Barcelona. Lo ratificó en su cargo Joan Laporta, su presidente, en las horas previas al choque en el Wanda Metropolitano, pero su sentencia ya parece escrita, tarde o temprano, porque su margen está ya agotado, tan dañado que parece imposible ser sostenido.

Porque el Barcelona tiene muchos problemas. Pero ninguno tan visible como su defensa. No hay una situación más dañina para cualquier proyecto global o cualquier plan concreto para un partido, dinamitado por una estructura tan frágil que la mínima propuesta de su oponente la derriba con una facilidad impropia de este nivel. El 1-0, en el minuto 23, incidió en ello; el 2-0, en el 44, aún más.

Tuvieron mérito las jugadas rojiblancas, en esa conexión concluyente que descubrió entre Luis Suárez, Joao Félix y Thomas Lemar, tanto como demérito la zaga del Barça, desbordada sin discusión, con una simpleza que lo posiciona en el abismo, tan sometida a los deslices defensivos que da igual lo que haga arriba o en el medio campo, cuánto tenga el balón o cuántas ocasiones cree.

El 1-0 fue en el minuto 23. El conjunto azulgran. Pero no vale de nada si atrás no hay un sostén. En un comienzo de partido que fue suyo, que manejó con criterio el Barça, el Atlético le creó más ocasiones que a sus últimos cinco rivales juntos, sin nada del otro mundo. La eclosión de Lemar ya es incontestable. Y Joao Félix. Cuando exhibe su talento es un futbolista deslumbrante. Su maniobra definitiva fue en el 1-0, cuando con un giro desenfocó a Araujo y desordenó a toda la defensa rival, a merced del pase a Luis Suárez y de la conexión posterior y ya decisiva con Lemar, que controló, condujo y remachó el gol.

La jugada retrata la realidad del Barcelona, un equipo que se deshace desde atrás. Ni velocidad ni reacción ni contundencia ni siquiera rigor. Le ocurrió más veces antes del intermedio, también en otro lapsus parecido, que nunca falla y hoy falló Luis Suárez, rehecho al borde del intermedio para culminar otro contragolpe.

Una puede perdonar el goleador uruguayo, dos ya es muy extraño. Casi imposible. Tras un pase desde su campo de Joao Félix, que lanzó solos a la carrera a Lemar y del uruguayo frente a Piqué, el 9 se reivindicó frente al club con el que más brilló: aguantó el balón y batió a Ter Stegen, con Piqué bajo la línea, desesperado ya, tanto como su equipo o Ronald Koeman, finiquitado por Luis Suárez.

Apoyo antes del partido

Laporta ahora bendice a Koeman

El desconcierto. Joan Laporta, presidente del Barcelona, aseguró en Madrid, horas antes del partido ante el Atlético de Madrid, que Ronald Koeman "continuará siendo entrenador" del conjunto azulgrana porque entienden que "merece un margen de confianza con independencia del resultado". "Continuará siendo entrenador del Barça, entendemos que merece un margen de confianza por muchas razones, es barcelonista, una referencia en el mundo del barcelonismo y un culé", dijo, además de asegurar que su relación es "buena y sincera", aunque todos los indicios apuntaban a lo contrario. Tras otra dura derrota del Barça, ¿todo seguirá igual?

noticias de deia