ÚLTIMA HORA
Desconvocada la marcha en apoyo a Henri Parot en Arrasate
Espanyol 1 - 2 Atlético de Madrid

Un golpe de fortuna para el Atlético de Madrid a falta de Griezmann

El Atlético pasó del anodino regreso de su estrella al subidón de una victoria inesperada, en el minuto 99

13.09.2021 | 01:12
Lemar celebra el gol de la victoria colchonera mientras Diego López lamenta el golpe.

Espanyol 1

Atlético Madrid 2

ESPANYOL: Diego López; Óscar Gil, Calero (Min. 46, Recasens,), Cabrera, Pedrosa; Morlanes (Min. 58, Bare), Darder, Melendo (Min. 58, Loren); Aleix Vidal (Min. 75, Melamed), Embarba y Raúl de Tomás (Min. 83, Dimata).

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Trippier (Min. 46, Lemar), Savic, Felipe, Hermoso (Min.46, Kondogbia), Carrasco; Llorente, Koke, Correa (Min. 46, Lodi); Griezmann (Min. 58, Joao Félix) y Luis Suárez (Min. 71, Cunha).

Goles: 1-0: Min. 41; Raúl de Tomás; 1-1: Min. 79; Carrasco; 1-2: Min. 99; Lemar.

Árbitro: Martínez Munuera (comité valenciano). Amonestó al entrenador Vicente Moreno y a Hermoso, Kondogbia, Carrasco, Nico Melamed y Joao Félix.

Incidencias: RCDE Stadium, 16.000 espectadores.

El Atlético de Madrid selló un triunfo contra el Espanyol en el RCDE Stadium tras remontar el gol de Raúl de Tomás en el minuto 41 con una diana de Carrasco en el 79 y otra en el 99, sobre la bocina, de Lemar.

El anfitrión presentó más peligro en los primeros compases y obtuvo su recompensa ante un rival ligeramente impreciso en defensa. De todos modos, la pólvora de Simeone y su profundidad de plantilla decantó la balanza en la segunda mitad.

Embarba, a los cuatro minutos, mandó el primer aviso al Atlético. El extremo aprovechó un error de Savic y Oblak tuvo que despegar el balón. Los rojiblancos, por su parte, no tardaron en responder con un centro de Llorente desde la banda derecha que Luis Suárez estuvo cerca de conectar.

El Atlético, pese a su defensa de cinco, no contenía con facilidad los intentos del anfitrión de adelantarse en el marcador. Lo periquitos insistían en el área rival con un activo Melendo, mientras que Griezmann, en sus primeros minutos tras su regreso como rojiblanco, también reclamaba protagonismo con un remate de cabeza impreciso.

El reestreno de Griezmann no fue ni transcendente ni determinante. Con el Atlético de Madrid circuló siempre por un tono gris, sin gol, sin desborde, sin ocasiones, sin un solo regate, sin el resplandor que desprendió su lustro anterior como rojiblanco, a la espera de reencontrar su versión más definitiva e incontestable.

Finalmente, Raúl de Tomás, tras otro serio aviso de Embarba, culminó la insistencia del equipo y adelantó al Espanyol, que hasta ahora no había marcado en esta temporada. El delantero remató de cabeza un saque de esquina con la cabeza al primer palo en el minuto 41. Los de Simeone no pudieron reaccionar.

En la reanudación, los dos entrenadores ajustaron sus onces iniciales. Simeone sentó a Hermoso, Trippier y Correa y dio entrada a Kondogbia, Lodi y Lemar. Vicente Moreno, por su parte, dio entrada a Recasens por Calero, que acabó el primer tiempo con molestias físicas.

Mover al banquillo le sentó bien al Atlético, que pudo empatar en el 54. Lemar mandó un centro de Llorente al fondo de la red, pero el colegiado, tras consultar con el VAR, lo anuló por fuera de juego de Luis Suárez, adelantado, aunque sin tocar el balón.

La clase de Carrasco


Los rojiblancos lo siguieron intentando, mientras que los acercamientos del Espanyol bajaron. Finalmente, Carrasco se llevó el premio a la insistencia en una jugada personal en la que se revolvió en el área sorteando a varios defensores y batió con un tiro cruzado a Diego López en el 79.

En los últimos compases del tiempo reglamentario, y en los diez minutos de añadido, hubo acercamientos. Embarba intentó firmar el 2-1 y, por parte del Atlético, Lodi centró sin que nadie pudiera rematar lo que hubiera supuesto una ocasión clara y Carrasco mandó un disparo cerca del palo.

El empate parecía inevitable, pero lo evitó Lemar en el 99. Marcó el 1-2 con un derechazo, tras un preciso pase de Carrasco, desde el vértice del área que lo cambió todo, cerrando cualquier margen de reacción.

noticias de deia