El Amorebieta consigue una reacción con sabor agridulce

Los azules, en superioridad numérica desde el minuto 53, solo salvan un punto en Lezama ante un Burgos impulsado por los desajustes locales

11.09.2021 | 19:05
Asier Etxaburu celebra el tanto del empate.

El Amorebieta, con un jugador más en el campo desde el minuto 53, no pudo sumar los tres puntos en Lezama ante un aguerrido Burgos que sacó tajada de los desajustes locales en un partido repleto de alternativas que terminó en tablas para lamento local y alivio visitante. El choque, como en Ibiza, no pudo comenzar mejor para los intereses del conjunto azul, que volvió a madrugar para adelantarse en el marcador. Si a los tres minutos lo consiguió en Can Misses gracias a un zarpazo de Obieta, apenas 120 segundos más necesitó para golpear al Burgos por mediación de Orozko tras una asistencia de lujo de Olaetxea. Uno y otro, convertidos en dos de las tres novedades que presentó Iñigo Vélez en la alineación respecto a la jornada anterior, se asociaron a las mil maravillas dentro del área visitante para firmar el 1-0 y alimentar la confianza del colectivo.

La realidad, sin embargo, fue que el gol espoleó al conjunto burgalés, que adelantó líneas y devolvió las tablas al marcador en el minuto 26. Antes, en otro envío con lazo incluido de Olaetxea desde el costado derecho, Obieta pudo hacer el segundo con la testa, pero su remate, centrado, lo atajó Herrero sin apuros. Quien no perdonó fue el andaluz Juanma, autor del 1-1 al superar en el vis a vis a Santmaría tras una fructífera triangulación con el exjugador del Athletic Guillermo y Valcarce, quien había perdonado previamente ante la meta local en otra incursión visitante por el carril central.

Volvió a sufrir por dentro el Amorebieta pese a asomar con tres centrales en escena, aspecto a corregir de cara a próximas citas a fin de evitar disgustos que ya han costado puntos a los de Iñigo Vélez, que volvieron a activarse con balón tras el empate en busca de la portería del Burgos. Sacudido el dominio territorial que ejercieron hasta el empate los pupilos de Julián Calero, los azules recupereraron el tono, dieron el paso al frente que demandaba la ocasión y gozaron de dos oportunidades para volver a tomar ventaja en el electrónico antes del descanso. Olaetxea, omnipresente en la zona de tres cuartos, no acertó a rematar con éxito un caramelo de Iker Bilbao desde la izquierda a la media hora de juego, mientras que Iker Seguín, con un libre directo en el 38, a punto estuvo también de ver portería, si bien ninguno de los dos lo logró y ambos equipos tomaron el camino hacia los vestuarios con las espadas en todo lo alto.

El envite se reanudó sin cambios hasta la lesión muscular del visitante Fran García. Fue el primer contratiempo para un Burgos que se quedó con un jugador menos instantes después como consecuencia de la tarjeta roja que vio Valcarce por una agresión sin balón a Seguín en el centro del campo. Al igual también que contra el Almería, el Amorebieta pasó así a gozar de una superioridad numérica a la que Olaetxea fue el primero en poder sacar tajada en otra manifiesta ocasión de gol que erró al rematar fuera en la corta distancia.

REGALO IMPERDONABLE

Ante la falta de fluidez en el ataque zornotzarra, no obstante, Iñigo Vélez optó por mover el banquillo. Retiró a su pareja de delanteros en beneficio de Unzueta y Guruzeta y sentó a un activo Olaetxea para apostar por el talento de Álvaro Peña. Todo con veinte minutos por delante para buscar una segunda diana que, lejos de encontrar el Amorebieta, cazó el Burgos en una jugada a balón parado. Un grave desajuste en las marcas permitió a Rubio cabecear sin oposición una falta lateral botada por Berjón. Corría el minuto 78 y, entonces sí, el cuadro zornotzarra echó el resto. Sin tiempo que perder, pero con las prisas provocadas por el resultado y la escasez de tiempo, los azules bombardearon al Burgos.

Herrero, felino, negó el gol con una tremenda estirada a Guruzeta. Luengo, en el córner posterior, rozó también un empate que se encargó de hacer realidad el recién incorporado Etxaburu en en el 89. Gaizka Larrazabal, con un preciso centro tras jugada individual, fue el encargado de hacer llegar el esférico al de Ondarroa, que puso el a la postre definitivo 2-2, pues Óscar Gil, en el 95, no atinó en una volea que bien pudo dar los tres puntos al Amorebieta.

FICHA TÉCNICA

AMOREBIETA: Santamaría; Larrazabal, Luengo, Markel Lozano, Óscar Gil, Seguín, San José, Olaetxea (Min. 71, Álvaro Peña), Iker Bilbao (Min. 85, Etxaburu), Orozko (Min. 71, Guruzeta) y Obieta (Min. 61, Unzueta).

BURGOS: Herrero; Navarro, Córdoba, Rubio, Fran García (Min. 51, Matos), Elgezabal, Andy (Min. 87, Zabaco), Valcarce, Berjón (Min. 86, Mumo), Juanma (Min. 61, Undabarrena) y Guillermo (Min. 61, Alegría).

Goles: 1-0: Min. 6; Orozko. 1-1: Min. 26; Juanma. 1-2: Min. 78; Rubio. 2-2: Min. 89, Etxaburu.

Árbitro: Alejandro Quintero González (comité andaluz). Amonesto en el Amorebieta a Markel Lozano (Min. 42) y Larrazabal (Min. 77). Por parte del Burgos vio la tarjeta roja Valcarce (Min. 53) y la cartulina amarilla Elgezabal (Min. 36).

Incidencia: Partido correspondiente a la quinta jornada de LaLiga SmartBank disputado en Lezama ante 832 espectadores.

noticias de deia