Segunda b

El Gernika asciende a Segunda RFEF

El conjunto foral hace los deberes ante el Urduliz y pone la guinda a una temporada sensacional

09.05.2021 | 01:24
Ribeiro celebra el tanto que logró ante el Urduliz. Foto: Oskar González

Gernika3

Urduliz1

GERNIKA: Altamira, Zuluaga, Lander, Arana, Hugo, Javi Alonso, Gorka, Pacheco, Ribeiro (Min. 72, Okolo), Entziondo (Min. 72, Ager) y Etxabe (Min. 88, Gandarias).

URDULIZ: Iruskieta, Pedernales, Martín, Alonso (Min. 58, Izagirre), Justo, Markel (Min. 64, Fran), Euken (Min. 64, Zorrilla), Marcos (Min. 80, Unai), Matheus, Guille y Goikoetxea (Min. 64, Matey).

Goles: 1-0: Min. 10; Ribeiro. 2-0: Min. 28; Entziondo. 2-1: Min. 77; Matey. 3-1: Min. 87; Pacheco.

Árbitro: Jonatan Castaño. Amonestó a los locales Hugo, Etxabe y Arana; y al visitante Unai.

Incidencias: Partido a puerta cerrada en Urbieta.

Gernika – El Gernika certificó ayer el ascenso a Segunda RFEF al vencer al Urduliz en Urbieta. A los de Oskar Vales les bastaba con un empate para dejar los deberes hechos a una jornada para el final, pero no especularon, prolongaron su racha triunfal y pusieron la guinda a una campaña sensacional. Terminado el choque, se produjo una emotiva celebración. Todos los miembros del equipo se pusieron camisetas con el número 2, dorsal que lucía Aitor Gandiaga, jugador fallecido en enero en accidente de tráfico. Su familia, emocionada, salió al verde para recibir un caluroso homenaje. Gandi también es uno de los artífices de este éxito y estuvo en los corazones de todos los presentes. Otro protagonista estelar fue el delantero Imanol Etxabe, el máximo artillero en la historia del conjunto gernikarra, que cuelga las botas.

El Urduliz, una de las sorpresas positivas del curso, salió con la intención de amargar la fiesta. Apretó en el arranque, aunque sin peligro evidente. El que apuntó y ejecutó fue el Gernika, que abrió la lata en el minuto 10. Gorka metió un gran pase para Pacheco y este puso el cuero al corazón del área para la llegada de Etxabe, que no conectó bien el remate, pero por detrás apareció Ribeiro para mandarlo a la red. Iruskieta, canterano foral al igual que sus compañeros Euken y Goikoetxea, evitó el gol de Pacheco. Respondió el Urduliz con un remate de Guille que rozó el palo. Antes de cumplirse la media hora, uno de los veteranos, Entziondo, selló el 2-0 de cabeza. Los visitantes estuvieron a punto de recortar en la última jugada del primer acto, pero el testarazo de Markel se topó con los reflejos felinos de Altamira.

La segunda mitad estaba resultando un trámite, sin ocasiones claras en ninguna de las porterías, hasta que Matey la despertó con un precioso taconazo que supuso el 2-1 en el minuto 77 y dio alas al Urduliz. Acto seguido, Altamira tuvo que lucirse para evitar que Marcos empatara. Zorrilla también buscó la igualada con un cabezazo que lamió la madera. En el 86, el portero gernikarra protagonizó otra parada salvaje para negarle el tanto a Matheus. El agobio le duró diez minutos al Gernika. Y es que Okolo armó un contragolpe y Pacheco dictó sentencia en el 87.

noticias de deia