España 6 - 0 Alemania

España golea a Alemania con Simón de portero

El meta del Athletic se confirma con la española sin despeinarse, Alemania se borra, Ferrán marca tres y se lesionan ramos y canales

18.11.2020 | 00:56
Ferrán Torres en el momento de batir por tercera vez a Manuel Neuer.

España  6

Alemania 0

ESPAÑA: Unai Simón; Sergi Roberto, Sergio Ramos (Min. 43, Eric García), Pau Torres, Gayá; Canales (Min. 12, Fabián), Rodri, Koke; Dani Olmo (Min. 73, Gerard Moreno), Morata (Min. 73, Oyarzábal) y Ferran Torres (Min. 73, Asensio).

ALEMANIA: Neuer; Ginter, Süle (Min. 46, Tah), Koch, Max; Goretzka (Min. 61, Neuhaus), Kroos, Gündogan; Sané (Min. 61, Waldschmidt), Werner (Min. 77, Henrichs) y Gnabry.

Goles: 1-0: Min. 17; Morata. 2-0: Min. 33; Ferrán Torres. 3-0: Min. 38; Rodri. 4-0: Min. 55; Ferrán Torres. 5-0: Min. 71; Ferrán Torres. 6-0: Min. 88; Oyarzabal.

Árbitro: Andreas Ekberg (Suecia). Amonestó a los alemanes Koch, Tah y Gnabry.

Incidencias: Sexta y última jornada del grupo 4 de la Liga de Naciones disputado en el estadio de La Cartuja, en Sevilla, sin espectadores por los protocolos sanitarios debido a la pandemia de coronavirus.

La selección española se clasificó para la final four de la Liga de Naciones con una soberana paliza a Alemania, que se borró descaradamente del partido en cuanto Morata anotó el primer gol a los 17 minutos y a la media hora Ferrán Torres marcó el segundo, iniciando su particular festival. Tratándose de Alemania, una selección legendaria, por tradición absolutamente competitiva, sorprende su abulia. Una cosa es que el torneo de marras, un invento de la UEFA para sacar dinero, no motive y otra que se deje zarandear como un pelele. Resulta que el equipo de Luis Enrique no le hacía un gol ni al arco iris y le mete seis a Alemania, una goleada histórica, y encima España se quedó corta.

6-0 y Unai Simón de portero, como en los tiempos del Athletic con el mítico José Ángel Iribar. Sorprendió que el técnico asturiano le diera la alternativa al guardameta alavés en el amistoso ante Países Bajos, dado que la prebenda parecía destinada a Kepa Arrizabalaga para levantarle la moral. Ponerle de titular ante Suiza, que ya era un encuentro oficial, ofreció una pista apreciable sobre sus intenciones, las cuales confirmó en el partido decisivo, frente a la potente selección germana. El caso es que Unai Simón apenas se inmutó. Prácticamente estuvo inédito. Jugó más con los pies, apoyando la salida del balón desde atrás con sus compañeros, que utilizando las manos. No paró ni una. Es que ni le llegaron. Si acaso un obús de Gnabry ya con el 5-0 en el marcador que se estrelló en el larguero. Unai no se dio por enterado. Se le observó un respingo en cuanto tuvo constancia del sucedido.

Ramos y la desdicha
 

Pasó sin embargo que los béticos y los madridistas seguramente bajarán el diapasón de la euforia, y les importará un rábano el torneo de marras porque sus respectivos equipos han perdido jugadores esenciales, como son Sergio Canales y Sergio Ramos. El central sevillano, centro máximo de atención, cumplía su partido número 178 con la selección española. En el partido anterior ante Suiza el infalible lanza penaltis falló dos, provocando no pocas chanzas, y noche se lesionó. Sufre una "molestia aguda" en el bíceps femoral derecho y de momento parece que se perderá el partido del próximo sábado ante el Villarreal, y quien sabe si el del miércoles ante el Inter, que puede ser decisivo para la clasificación para los octavos de fina de la Champions. Canales, otra de las novedades en el once inicial, tiene una "lesión muscular en el bíceps femoral izquierdo".

Su percance, a los 12 minutos, hizo presagiar malos augurios, pues el cántabro lo estaba haciendo muy bien. Nada de eso. Morata inició la cuenta desatendido cuando remató en el segundo palo un saque de esquina de Dani Olmo. Luego Ferrán Torres encendió la hoguera anotando el primero de sus tres goles. Rodri, su compañero en el City, le secundo en la memorable goleada, lacrada por Mikel Oyarzabal con el sexto, y con Alemania hocicando.

Jesús, qué espejismo.