Deuda con la Seguridad Social

Solicitan una asamblea extraordinaria para tratar la deuda del Barakaldo

El grupo promotor de la SAD no se echa atrás pese a la multa de 1,1 millones y reclama al club “claridad sobre los expedientes sancionadores de la Seguridad Social”

09.02.2020 | 07:20
Jesús Mari Isusi, portavoz del grupo promotor de la Sociedad Anónima Deportiva, junto a Lasesarre.Foto: José Mari Martínez

El grupo promotor de la SAD no se echa atrás pese a la multa de 1,1 millones

Bilbao - La exigencia al Barakaldo de un 1,1 millones de euros por parte de la Seguridad Social, adelantada por este periódico en la edición de ayer, ha vuelto a convulsionar a la masa social de la entidad de Ezkerraldea, que quizá atraviesa el momento más delicado en sus 102 años de vida. La histórica propuesta de sanción desde la Tesorería estatal -600.000 euros por el fraude detectado desde 2014 y 500.000 euros más de multa por las irregularidades cometidas-, ha generado un estado de alarma que va en aumento y que ha obligado al grupo de empresarios de la segunda ciudad más poblada de Bizkaia que ha promovido el proceso de conversión a sociedad anónima -aprobado por la mayoría de los socios dos meses atrás- a mostrar "nuestra más profunda preocupación por las noticias que vamos conociendo a través de la prensa", según afirmó ayer a DEIA Jesús Mari Isusi, portavoz de este colectivo, quien también subrayó la petición a la Junta Gestora del club que preside Orlando Saiz de convocar "incluso el mismo lunes una Asamblea Extraordinaria en la que se dé cuenta del verdadero alcance de los expedientes remitidos por la Seguridad Social, ya que no se puede alargar más en el tiempo esta incertidumbre que inquieta muchísimo al socio del Barakaldo".

"Los Estatutos del Barakaldo recogen que se puede convocar una Asamblea Extraordinaria en cualquier momento si se da una urgencia avalada para la misma y esta es una de esas situaciones, por la gravedad de los hechos, por el impacto de la cuantía que reclama la Seguridad Social y porque tenemos a finales de junio un equipo sin entrenador y con una plantilla cogida con hilos", expresa Isusi, que cree que esperar la convocatoria de la Asamblea Ordinaria, que se celebraría a lo largo de la segunda quincena de julio, supondría "una demora innecesaria y dañina para el club". "A día de hoy no ha habido conversaciones con la Gestora de Orlando Saiz, pero estamos preocupados por el montante de la sanción y porque el tiempo juega en contra. Desde que se conoció hace dos semanas la primera noticia de la multa hemos querido esperar a tener más información, porque no queríamos injerir, pero es evidente que nos preguntan por la calle, nos llaman los socios y recogemos ese estado de ansiedad que hay entre la masa social", añade Isusi.

El portavoz de este grupo de empresarios adelanta que estos no se han echado atrás en su intención de capitalizar la futura sociedad anónima del Barakaldo, para la cual disponen de un millón de euros comprometidos, pero indica que las "normas del partido han cambiado", porque, en su opinión, "necesitamos tener toda la información de la verdadera situación financiera del club". "Queremos transmitir un mensaje de tranquilidad y de optimismo, y recalcamos nuestro compromiso por seguir con la conversión en SAD, siempre que haya una claridad de la deuda con la Seguridad Social, qué plan de viabilidad se va a llevar cabo, quién lo va a emprender, qué agentes se van a implicar, qué plazos se contemplan para la reconversión, en qué punto se encuentra la auditoría del club... Nosotros nos habíamos comprometido a invertir un millón o un millón y medio para dotar al Barakaldo de músculo financiero, no se trata de tirar un millón a la basura para asumir la deuda con la Seguridad Social", describe Isusi, quien matiza que, desde que se ha destapado esta crisis, "hay gente que se ha quedado en el camino, pero otra que ha entrado con muchas ganas de reflotar la situación".

tranquilidad Isusi no quiere contemplar la posibilidad de que el Barakaldo llegue a una "quiebra técnica" y se remite a las conclusiones a las que pueden llegar los juristas, como ha ocurrido en el caso del Amorebieta, que un año atrás fue multado por la Seguridad Social con 206.000 euros, un montante que puso en riesgo la solvencia del club, que solucionó la crisis con un preconcurso de acreedores y un plan de choque que "va bien encauzado". El portavoz de este grupo de empresarios de la localidad fabril desactiva el temor a una posible desaparición del Barakaldo, porque para que se le condene con un descenso administrativo "debe ocurrir que los jugadores no hayan cobrado a 1 de julio y eso no va a suceder, pero nosotros, como grupo de empresarios y socios, debemos salvaguardar la inversión que hagamos, por lo que se tiene que dar una celeridad en la clarificación de la situación del club y saber todas las condiciones de este proceso".

noticias de deia