ASCENSO A SEGUNDA B

Las Llanas dictará sentencia

El River solo puede arrancar una igualada sin goles en Luanco, obligándose a ganar en Sestao para ascender

09.02.2020 | 07:02
Unos 400 aficionados del River acompañaron a su equipo en Luanco.Foto: Ricardo Solís/LNE

Marino Luanco0

Sestao River0

MARINO LUANCO: Rabanillo, Borja, Guaya, Emilio, Pantiga, David (Min. 61, César Suárez), Álex, Iván (Min. 79, Álvaro García), Fassani (Min. 58, Juan López), Morán y César.

SESTAO RIVER: Barandiaran, Gago, Jonma, Huete, Zumalakarregi, De Eguino, Pacheco (Min. 69, Txema Pan), Huidobro, Oskar Martín (Min. 88, Cabanas), Aitor Villar y Monteiro (Min. 91, Murua).

Árbitro: Rodríguez Campos (Comité Gallego). Mostró cartulinas amarillas a David por el Marino y a Zumalakarregi y Huete por el Sestao.

Incidencias: Unos 3.000 espectadores en Miramar, con la presencia de 400 aficionados vizcainos.

Bilbao - El Sestao decidirá en Las Llanas el retorno a la Segunda B. El conjunto verdinegro, arropado por cerca de 400 seguidores, arrancó un empate sin goles en Miramar ante el Marino de Luanco y, aunque no logró traerse ventaja para el encuentro final, sí que consiguió su objetivo de decantar la eliminatoria en su estadio el próximo fin de semana.

En un encuentro muy igualado en el que las ocasiones escasearon, el River cumplió el guion empatando el primer choque de la eliminatoria, al igual que sucediera en Toledo o en Sa Pobla. Sin embargo, esta vez hay un pequeño matiz y es que ayer, a diferencia de los anteriores duelos, no hubo goles y ello obliga a los de Ibon Etxebarrieta a ganar el próximo sábado en Las Llanas. Cualquier empate con goles daría el ascenso a los asturianos.

La primera mitad fue muy igualada, casi plana, con predominio del centrocampismo. Ambos conjuntos querían el balón lejos de su área y las ocasiones no se fueron prodigando hasta que no pasaron los minutos. Monteiro firmó el primero intento para el River con un disparo desde la frontal que atrapó bien Rabanillo. Iván, con otro disparo desde la frontal, replicó la ocasión y Barandiaran estuvo seguro para atajar el esférico. El propio Iván volvió a intentarlo con una galopada y un centro que acabó en las manos del meta verdinegro. Ya rebasada la media hora, los asturianos tuvieron una buena ocasión en un saque de esquina de Guaya, pero Morán cabeceó alto en buena posición. Justo antes del descanso, el River volvió a dejarse ver en una internada de Monteiro, cuyo balón al primer palo lo sacó la defensa a córner justo antes del remate de Oskar Martín.

En la segunda mitad ambos conjuntos parecieron animarse y pudieron verse más ocasiones, aunque poco a poco tanto el Marino como el River dieron sensación de dar por bueno el empate, como si los dos equipos quisieran dejar los deberes para el próximo fin de semana. El Sestao pareció despertar, en cualquier caso, y suyas fueron las primeras ocasiones tras la reanudación. Huete cabeceó fuera un córner desde la derecha y luego Pacheco estuvo a punto de lograr el primero, pero su cabezazo a centro de Aitor Villar salió por encima del larguero. El equipo entrenado por Oli, por su parte, volvió a la carga con un voleón de Iván, tras el rechace de un córner, que se fue envenenando hasta casi sorprender a Barandiaran, y con una buena jugada de César García, que tras driblar a dos defensores verdinegros disparó sin apenas fuerza ante el meta vizcaíno. El propio César volvería a intentarlo con un remate de cabeza que salió rozando el poste derecho de Barandiaran, en la que fue la mejor ocasión para los locales, tras un centro de Iván desde la derecha. Los asturianos todavía rondarían el gol en una falta directa en la que Morán puso de nuevo a prueba al portero verdinegro. Por parte del River, Huidobro probó suerte con una volea que se marchó fuera después de un peligroso centro de Jaime rechazado por la defensa y con un cabezazo de Txema Pan. El delantero casi logró el 0-1 a poco del final, pero su remate salió rozando el poste.