División de honor

Los ‘aitites’ de la Preferente se juegan el ascenso

A sus 38 años, Ivan Hernando, del otxarkoaga, y ander villalba, del indautxu, intentarán colgar las botas subiendo a división de Honor

09.02.2020 | 00:25
Ivan Hernando, toda una institución del Otxarkoaga.Foto: O. Pérez

LA Preferente vizcaina está que arde. A seis jornadas del final, la lucha por el ascenso a División de Honor se muestra trepidante dada la cantidad de equipos con posibilidades. El domingo, a las 19.00 horas, el campo de Ibarsusi albergará un decisivo duelo entre el Otxarkoaga y el Indautxu. Los locales, cuartos en la tabla clasificatoria, son ahora mismo el primer equipo fuera de las posiciones de ascenso. Los rojillos, por su parte, segundos, empatados a puntos con el Abanto, tercer clasificado, se sitúan dos puntos por encima de ellos.

No obstante y dejando de lado los datos, el partido contará con otro ingrediente de lo más atractivo, ya que enfrentará a los dos jugadores más veteranos de la categoría en su última temporada. Iván Hernando y Ander Villalba, popularmente conocidos como Kitxu y Hassan, disfrutan a sus 38 años de edad de su adiós al fútbol regional. Ambos cuentan con extensas trayectorias en el mundo del balompié vizcaino y esperan poder poner la guinda al pastel con un ascenso a División de Honor. Pero todo pasa por el encuentro del domingo. "Los partidos contra el Indautxu siempre son duros. Es un equipo con muy buenos jugadores y que tácticamente están muy bien ordenados. Es una cita en la que ambos nos jugamos mucho y nadie va a salir a medio gas, pero esperemos que la balanza se decante a nuestro favor", admite Iván Hernando. Por su parte, Ander Villalba aboga por mantener al equipo concentrado y no cometer ningún tipo de error: "Va a ser un partido muy igualado en el que cualquier detalle puede ser decisivo. Ellos tienen un equipazo y están donde están por méritos propios, por eso tenemos que estar muy ordenados y defendiendo con firmeza el balón parado".

Pase lo que pase sobre el césped artificial de Ibarsusi, el resultado no empañará las excelentes carreras de ambos jugadores. En el caso de Kitxu, colgará las botas en el lugar donde dio sus primeros toques al balón. El habilidoso atacante pasó por todas las categorías inferiores del Otxarkoaga, que este año celebra sus bodas de oro, hasta llegar a jugar dos años en el primer equipo. Después, optó por cambiar el calor de Ibarsusi por el frío de Artxanda, ya que fichó por el Moraza. También defendió durante nada menos que ocho temporadas los colores del Bakio, donde confiesa que disfrutó mucho e hizo varias amistades que aún conserva. Pero tras varios años en el exilio tocaba volver a casa para dejar sus últimas pinceladas de calidad. "El año que ascendimos con el Moraza a División de Honor fue muy bonito, pero nada que ver con la temporada en la que devolvimos a Preferente al Otxarkoaga. Pero solo pienso en lo que queda de temporada y en terminar celebrando el ascenso en un año tan especial. Voy a cumplir 39 años y ya va siendo hora de colgar las botas, aunque físicamente me siga encontrando bien. Y quiero acabar de la mejor manera", destaca le extremo.

muchos recuerdos Hassan ha vestido más colores en Bizkaia: "Por circunstancias de estudios y de trabajo me he tenido que mover mucho. He jugado en el Lekeitio, Aurrera de Ondarroa, Bermeo, Ugeraga, Basurto, Derio e Indautxu". Tras tantos años al pie del cañón, el mediocentro, que además viene de marcar gol contra el Aranguren, tiene en su mente varios momentos en los que disfrutó mucho sobre el césped, como por ejemplo el ascenso con el Basurto a División de Honor y otros años en los que se quedó a las puertas de subir de categoría en las filas del Derio, Ugeraga y Aurrera de Ondarroa: "Son muchas temporadas. Me ha tocado vivir de todo, pero los ascensos siempre son recuerdos muy bonitos. Por lo general, me quedo con la gente que he podido conocer gracias al fútbol". Pero los años y el nacimiento de su primera hija, ha provocado que el jugador del Indautxu tome la decisión de colgar las botas. "Ya tengo muchos años, aunque creía que físicamente iba a sufrir más; estoy bastante bien. El fútbol quita mucho tiempo y con el nacimiento de la niña prefiero pasar más tiempo con la familia. Aún así, llevamos casi todo el año en ascenso y es una oportunidad bonita para poner la guinda a mi carrera subiendo", asegura Ander Villalba.

En resumidas cuentas. Dos extensas trayectorias que se enfrentarán cara a cara por cerrar sus carreras con un ascenso a la máxima categoría regional.