LIGA DE CAMPEONES

El Liverpool pone el rumbo a las semifinales

Keita y firmino plasmaron en el marcador la evidente superioridad del equipo inglés

09.02.2020 | 00:06
Salah, en plena carrera.

LIVERPOOL 2-0 OPORTO

LIVERPOOL: Alisson Becker; Alexander-Arnold, Lovren, Van Dijk, Milner; Henderson, Van Dijk, Keïta; Salah, Firmino (Min. 82, Sturridge) y Mané (Mi. 73, Origi).

OPORTO: Casillas; Maxi Pereira (Min. 77, Fernando), Felipe, Éder Militao, Alex Telles; Corona, Danilo, Óliver Torres (Min. 73, Bruno Costa), Otávio; Marega y Soares (Min. 62, Brahimi).

Goles: 1-0: Min. 15; Keita. 2-0: Min. 26; Firmino.

Árbitro: Antonio Matehu Lahoz. Mostró cartulina amarilla a Soares y a Felipe, del Oporto.

Incidencias: Anfield, unos 50.000 espectadores.

liverpool - El Liverpool, con un par de picotazos del guineano Naby Keyta y del brasileño Firmino, superó al Oporto y tomó ventaja en una eliminatoria de cuartos de final muy favorable para el conjunto inglés tras firmar un partido que dominó con comodidad casi de principio a fin.

El Oporto se presentó a la cita de Anfield como un cordero a punto de ser degollado por el último subcampeón de la Liga de Campeones. Claramente, el cuadro del técnico alemán Jürgen Klopp era a priori superior al conjunto luso, que quería alargar el sueño de Iker Casillas en la Liga de Campeones.

El exportero del Real Madrid, a punto de cumplir 38 años, es la persona que ha participado en más ediciones de la competición europea (20), el que más partidos ha disputado (175) y el guardameta que más encuentros ha mantenido la portería a cero. Aumentar esa última estadística era un reto mayúsculo para Casillas, que enfrente tenía a un equipo que saltó al terreno de juego con todo su potencial.

El guión invitaba a profetizar un dominio aplastante del Liverpool y se cumplió casi por completo. Salvo alguna ocasión aislada del Oporto, en la primera parte los hombres de Klopp salieron a morder y plantearon un choque explosivo que pronto comenzó a minar la moral de su rival. Y es que casi sin tiempo para sentarse, el público de Anfield celebró el primer tanto de su equipo. Con un poco de suerte, Keita abrió el marcador tras un disparo que golpeó en Oliver Torres. Su cuerpo desvió la trayectoria del balón sin que Casillas pudiera hacer nada por evitar el tanto del Liverpool.

Envalentonado con ese acierto, los Reds siguieron como un martillo pilón que funcionaba a rachas. Firmino aprovechó una jugada de tiralíneas para aumentar la renta: primero, Jordan Henderson filtró el balón para Alexander-Arnold, que después, al primer toque, dio el pase de la muerte al brasileño. El 2-0 fue un resultado justo. - Efe