segunda división b

El gol no pasa por Urbieta

El Gernika sigue en descenso tras sumar frente al Logroñés su tercer 0-0 seguido como local

08.02.2020 | 23:03
Gernika y Logroñés no pasaron del empate a cero.

Gernika0

Logroñés0

GERNIKA: Carrio, Kevin, Carracedo, Berasaluze, Aimar, Lander (Min. 86, Zabala), Entziondo (Min. 79, Gandiaga), Gorka Larruzea, Pradera (Min. 71, Santamaría), Abaroa y Parra.

LOGROÑÉS: Miguel, Juan Iglesias, Iñaki, Caneda, Bobadilla, Andy, Olaetxea (Min. 78, Pedrito), Carles Salvador, Marcos André, Vitoria (Min. 61, Víctor López) y Rayco (Min. 90, Santos).

Árbitro: Recio Moreno (Navarra). Amonestó al local Lander; y al visitante Marcos André.

Incidencias: Unos 700 aficionados en Urbieta.

gernika - Urbieta vio ayer su tercer 0-0 consecutivo. El último gol marcado sobre el césped gernikarra fue el que firmó Abaroa el 9 de febrero en el añadido del partido contra el Bilbao Athletic, en el último triunfo saboreado por los de Urtzi Arrondo. Desde entonces ha cosechado seis empates y una derrota, bagaje que le mantiene en descenso, aunque solo un punto por debajo del play-out y a dos de la zona tranquila. Ayer, frente al Logroñés, como de costumbre, los forales volvieron a mostrarse ligeramente superiores al rival, pero poco incisivos.

Urtzi Arrondo introdujo tres novedades en su alineación respecto a la de la semana pasada en Oviedo, donde Carracedo y Gorka Larruzea no pudieron ser de la partida por sanción. Ambos, además de Entziondo, retornaron a un once en el que destacó la presencia de Kevin en el carril zurdo debido a las bajas. Salieron intensos y con la intención de vivir cerca del arco de Miguel, el portero del equipo menos goleado de todos los que integran Primera, Segunda y Segunda B. El primer aviso fue de Abaroa con un tiro lejano y alto. Los vizcainos rozaron el gol en el minuto 10. Primero, Parra cazó un remate en el segundo palo y el cuero impactó en un zaguero para marcharse a córner. Lo botó Gorka Larruzea y el cabezazo de Lander lamió el travesaño.

El Logroñés supo aguantar el impetuoso inicio de los forales y se asomó en ataque mediado el primer acto. Probó Rayco con un disparo desde fuera del área que salió centrado, fácil para Carrio. El guardameta tampoco tuvo problemas para atrapar un cabezazo flojo del abadiñarra Olaetxea, que retornaba a la que fue su casa la campaña pasada. Después fue Marcos André el que trató de adelantar a los visitantes con un misil desde el pico del área al que le faltó puntería. El juego prosiguió con dominio alterno y con avisos demasiado tímidos como para que el marcador se estrenase antes del descanso.

El Gernika empezó con energía la segunda mitad, en cuyo arranque gozó de una interesante llegada en la que Abaroa se resbaló al armar el golpeo. Los forales apretaban y vivían cerca de la portería de Miguel, aunque sin ponerle a prueba. Los riojanos conseguían generar peligro al contragolpe. En uno de ellos, Kevin apareció providencial para evitar que Rayco fusilara. En otro, Juan Iglesias culminó la arrancada de Marcos André con un tiro alto. También lo intentó de falta el cuadro riojano con un lanzamiento de Carles Salvador que rozó el poste. En el otro lado, los continuos centros gernikarras se estrellaron una y otra vez contra la muralla del Logroñés. Tensos, bombeados, rasos, desde la izquierda, desde la derecha, frontales. Todos los desvió algún zaguero visitante.