Un navarro cuida de la alimentación de Pogacar

Gorka Prieto, nacido en Bera y residente en Iruñea, se ocupa de la alimentación del UAE Emirates, equipo del joven ganador esloveno

23.09.2020 | 09:18
El nutricionista Gorka Prieto (derecha), en el autobús del equipo junto a Tadej Pogacar (izquierda), vestido con el 'maillot' amarillo. Foto: UAE Emirates

El día de la histórica contrarreloj en la que ganó el Tour, Tadej Pogacar comió dos horas y media antes de salir. "La idea era que fuese con el estómago totalmente vacío y con la digestión hecha", explica Gorka Prieto, el nutricionista navarro del equipo UAE Emirates. "Hacía algo de calor y había que procurar que llegase en un buen estado de hidratación al puerto final. Para ello, llevaba un poco de bebida isotónica en la bici de 'crono' y creo que le dio tres o cuatro tragos. Luego, cuando cambió de bicicleta para la subida final, tenía 200 mililitros de agua en un bidón y le dije: "Dale un trago o dos y lo tiras para que no te pese", relata, todavía emocionado, su nutricionista.

Gorka Prieto Bellver (6/7/1990) se encargó de controlar la alimentación de los corredores del UAE Emirates durante el Tour y fue una pieza fundamental en la victoria del joven esloveno. Un triunfo que Prieto, nacido en Bera de Bidasoa, todavía no termina de asimilar. "Primer año que corre el Tour y lo gana, es algo realmente increíble", confiesa.

Gorka Prieto vivió la contrarreloj decisiva del Tour desde el autobús del equipo, donde le dio las últimas indicaciones a Pogacar antes de salir. "Hacía bastante calor y humedad y era muy importante que llegara al puerto final bien hidratado". El resto, es historia. Pogacar le metió casi dos minutos a Roglic para ganar el Tour. "Los auxiliares nos empezamos a exaltar en el autobús viendo las referencias que nos daban, pero muchos ni nos lo creíamos: fue impresionante", explica.

Era el colofón al primer Tour del beratarra en el UAE Emirates, equipo al que llegó después de haber estado dos temporadas en el Euskadi-Murias. "Me puse en contacto con Matxin, director del Emirates, y me cogieron. Es un grupo con figuras de renombre como Pogacar, Gaviria o Aru y unos medios muy buenos", señala.

En los últimos años, la figura del nutricionista se ha vuelto imprescindible en los equipos. "Todo está ahora mucho más controlado y con la comida pasa lo mismo. Tener a una persona que se ocupe de la alimentación es algo que los ciclistas también agradecen. Más que nada, por la tranquilidad que le transmites al corredor de que esto es lo que tiene que comer y ya está, no tiene que preocuparse por nada. Todos son conscientes de la importancia de la dieta y no se quejan", expresa el navarro.

Prieto planifica minuciosamente la alimentación de todos los corredores del Emirates. "Al final, es mucho trabajo y bastante estrés porque tienes la responsabilidad de que la gente rinda y se mantenga en su peso. Pero, como es algo que me gusta, lo hago con mucha ilusión", asegura.

dieta individualizada

La dieta de los ciclistas se prepara de manera individualizada y teniendo en cuenta diferentes factores: el peso, el perfil de la etapa, el rol de cada corredor, los vatios que mueven durante la jornada e incluso el gusto de los ciclistas. Eso sí, los corredores tampoco tienen mucho donde elegir porque la mayoría de la dieta está compuesta por hidratos de carbono como pasta, arroz, patata o boniato. El desayuno, cuya cantidad varía en función de la etapa, se compone de diferentes tipos de cereales, fruta y un porridge, que es avena cocida con agua o algún líquido vegetal.

Antes de salir, Gorka Prieto explica en el autobús a cada uno de los ciclistas qué debería comer en cada hora de la etapa. "Es una orientación, porque luego pueden necesitar más o menos en función del ritmo y del rol que tengan en la carrera. Hay que tener una pauta inicial que luego pueden modificar ellos porque ya están educados y saben lo que tienen que hacer", explica.

En una etapa larga y dura, los ciclistas pueden ingerir hasta 7.500 o 7.800 calorías en forma de geles, barritas o alimentos sólidos. "Se les preparan rice sticks, que es arroz cocido con algo de azúcar y nosotros le metemos algo más de hidrato de carbono con bebida de arroz o de avena, rice cakes y algunos bollitos con jamón y queso. Luego, también están los geles, las barritas y la bebida isotónica. Son ellos los que eligen el alimento que más les gusta. Al final, lo que importa es la cantidad total de hidratos de carbono que consumen cada hora de carrera", explica.

Al acabar la etapa, a los corredores se les da un recuperador que suele ser maltodextrina y fluctosa y, luego, algo de proteína. "Suele ayudar también la fruta, como los frutos rojos y demás, que tienen mucho antioxidante y favorece el proceso de recuperación del deportista". Después de volver al hotel, la cena depende del gasto que hayan hecho y de la etapa del día siguiente. "La cena se la doy ya emplatada, con las cantidades justas que tienen que comer. Se suele incluir algún vegetal y algo de proteína, ya sea pescado o carne", explica.

El nutricionista del UAE Emirates acabó muy satisfecho con su trabajo en este Tour, en el que sus corredores no han tenido ningún problema de salud. "A nivel digestivo, hay que procurar que sean alimentos fáciles de digerir porque, al consumir tanta comida, es muy fácil que haya problemas gastrointestinales. Casi siempre se come arroz, pasta, patata y carbohidratos del mismo tipo. Sé que es algo monótono y aburrido, pero la verdad es que no se ha quejado ninguno y ha salido todo genial", remarca.

mantener el mismo peso

Además, los ciclistas de su equipo han mantenido el mismo peso durante los 21 días de carrera. "Dependiendo de cómo lo gestiones, un ciclista puede perder o ganar peso después de todo el Tour. Mi trabajo es que mantenga el mismo peso. Yo les peso todos los días y los ciclistas del Emirates se han mantenido de manera lineal. Un día puedes estar un poco arriba o abajo, pero se procura seguir una línea en la que no varíe más de 800 gramos o un kilo. Si pierdes mucho peso, baja el rendimiento y, si lo ganas, también: hay que procurar que se mantenga", explica.

Este año, ha sido especialmente complicado para el navarro conseguir que todos los ciclistas lleguen en la forma ideal al Tour debido a la pandemia de la covid-19. "Se ha planificado un poco a ciegas, sin saber muy bien qué íbamos a correr. Nuestro objetivo era el Tour y los corredores han sido muy profesionales y han trabajado bien durante el confinamiento. Yo hablo con cada ciclista y llegamos a un consenso para ver en qué peso y con qué porcentaje de grasa corporal rinde mejor y sería aconsejable que llegara al Tour", explica.

Al final, todo el trabajo del nutricionista navarro junto a los ciclistas tuvo su recompensa en este Tour. El UAE Emirates logró 4 victorias de etapa 3 de Pogacar y una de Kristoff y el triunfo en la general del joven esloveno, que el lunes cumplió 22 años. "El día de su cumpleaños, le dejé comer lo que quisiera, que se lo había ganado. Después de la remontada en la 'crono', ya estábamos todos más relajados y la alimentación se descontroló. Y, en París, ya no me atreví a decir nada y disfrutamos de una más que merecida celebración", concluye.

el protagonista

Lugar y fecha de nacimiento. 6/7/1990, Bera de Bidasoa. Reside en Pamplona desde hace cuatro años.

Trayectoria. Ha trabajado como nutricionista en el centro Vitatsport asesorando a triatletas, nadadores, futbolistas y ciclistas. Estuvo en el Euskadi-Murias (2017 y 2018) y este año ha llegado al UAE Emirates.

la frase

prieto "un trago o dos y lo tiras: que no te pese"

Gorka Prieto le explicó a Tadej Pogacar lo que tenía que hacer en la contrarreloj decisiva del Tour. Al cambiar de bicicleta, el esloveno llevaba un bidón de agua con 200 mililitros. "Dale un trago o dos y lo tiras para que no te pese en la subida", le recordó el nutricionista antes de empezar.

LA CIFRA

7.800

Un ciclista puede comer entre 7.500 y 7.800 calorías en una etapa dura del Tour. Una persona suele ingerir unas 2.000 en todo el día.