La UCI confirma que el Tour se aplaza al 29 de agosto y que Giro y Vuelta irán tras los Mundiales

ha extendido al 1 de agosto el periodo de suspensión para los eventos del WorldTour

15.04.2020 | 13:13
Bernal, ganador del último Tour.

Gestada por un patógeno, por un virus microscópico que es capaz de derribar a cualquier gigante, la pandemia del coronavirus ha volteado todos los preceptos de la civilización. Nada es lo que era. Tampoco el Tour de Francia, acorralado por el covid-19. La carrera francesa huye al refugio de septiembre para ganar tiempo y vida. La Grande Boucle no se disputará en julio. La salida en Niza el 27 de junio y el desfile en los Campos Elíseos de París el 19 de julio no tienen sentido. Au revoir a la canícula. La UCI (Unión Ciclista Internacional) y ASO, la empresa que organiza la carrera francesa, anunciaron ayer que el Tour de Francia se correrá entre el 29 de agosto y el 20 septiembre. Retrasarse para avanzar. Encogerse para tomar impulso.

"La celebración de este evento en las mejores condiciones posibles se considera esencial dado su lugar central en la economía del ciclismo y su exposición, en particular para los equipos que se benefician en esta ocasión de una visibilidad incomparable", rezó el comunicado del ente gestor del ciclismo. A su vez, ASO expuso que "ha renovado todos los acuerdos establecidos con los distintos organismos implicados: sedes de etapa y poderes públicos". Aunque con nuevas fechas, el recorrido del Tour permanecerá inalterable.

El nuevo emplazamiento de la Grande Boucle provocará un terremoto en el calendario. El Giro y la Vuelta se instalarán en otoño. La carrera italiana deberá plegarse a octubre, justo después de la disputa de los Mundiales de ciclismo, que mantienen sus fechas, si bien el programa podría variar porque la última etapa del Tour colisiona con la prueba de crono élite de la cita de Aigle y Martigny, prevista para el 20 de septiembre. Los Mundiales concluirán una semana más tarde, el día 27.

Una vez finiquitada la pelea por el arcoíris, comenzará el Giro de Italia, si bien no hay fechas concretas de su ubicación. La prueba italiana tomará octubre, al mes que manejaba desde que se aplazó su arranque tradicional. Entonces, el Giro se situó en la cola de las tres grandes, pero tras la reunión de la UCI y de los principales agentes del ciclismo, la Corsa rosa ha adelantado a la Vuelta a España, la más débil, en calendario.

La carrera española quedará encajonada entre octubre y noviembre, aunque se desconocen las fechas. "Nos hemos tenido que mover todos, no tiene sentido en seguir en las mismas fechas del Tour. Después del Tour irá el Giro y luego la Vuelta, ya entrados en época de otoño", expuso Javier Guillén, director general de la Vuelta. Desde la organización de la Vuelta se manejaría la idea de comenzar la carrera alrededor del 20 de octubre y finalizarla el 7 de noviembre.

Además, no sería descartable que la competición fuese reducida y no alcanzase los 21 días. Las tres etapas previstas en los Países Bajos y un día de descanso serían eliminados, por lo que la Vuelta sumaría 18 días de competición. En caso de que las etapas previstas en los Países Bajos se esfumaran, la Vuelta, si no cambia el recorrido, comenzaría con la etapa entre Irun y Eibar, con final en el santuario de Arrate. En Euskal Herria, enlazaría después con la jornada entre Iruñea y Lekunberri. La Vuelta también tiene asignada una etapa entre Gasteiz y Gaubea para más adelante.

aplazamiento de la clásica Más allá de las tres grandes, la UCI confirmó que los cinco Monumentos, Milán-San Remo, Tour de Flandes, París-Roubaix, Lieja-Bastoña-Lieja y El Lombardia, se disputarán este curso, si bien no se fijaron fechas para su celebración en un calendario comprimidísimo. En la nueva revisión de la actividad ciclista, se dio a conocer que toda toda la competición queda cancelada hasta el 1 de julio y el WorldTour hasta el 1 de agosto.

Así las cosas, la Clásica de San Sebastián, que debía disputarse el 25 de julio, una semana después de la conclusión del Tour, deberá aplazar la cita. Julián Eraso, director de la Clásica San Sebastián, pretende situar la prueba vasca antes de la disputa del Tour, en la ventana de agosto, según explicó a DEIA. "Lo ideal sería correrla, siempre que se pueda por razones sanitarias, en agosto, cuando se disputarán algunas de las carreras del WorldTour y antes de la celebración del Tour y de los campeonatos de España", aseguró Eraso.