Koldo Mendia, presidente de la federación vizcaina de baloncesto

"El gran problema que tenemos es que muchas instalaciones no están abiertas aún"

29.08.2020 | 00:15
"El gran problema que tenemos es que muchas instalaciones no están abiertas aún"

La pandemia frenó en seco una gran temporada para el baloncesto de Bizkaia. Ahora todos sus equipos, los de élite y los de base, aguardan un regreso lo más seguro posible

Bilbao – Koldo Mendia es uno de esos presidentes de federación preocupados y ocupados por las consecuencias de la pandemia en la actividad de su deporte y reclama ayuda para que los clubes pueden volver a ponerse en marcha tras seis meses que han sido muy duros para todos.

Bilbao acogerá dentro de quince días la Supercopa femenina, lo cual es una buena noticia. Pero desde el punto de vista de la Federación Vizcaina, ¿cómo está la situación después de seis meses sin actividad?

–Desde el 8 de marzo no hemos tenido competición y ahora tenemos problemas de pretemporada con clubes históricos que no tienen acceso a las canchas de entrenamiento porque sus propietarios son centros privados y educativos que quieren priorizar el inicio del curso escolar y luego preparar las actividades extraescolares. Lo digo aquí y lo repito a quien haga falta que tenemos un protocolo elaborado junto a la Federación Vasca, la dirección de deportes del Gobierno Vasco y Osakidetza para un retorno del baloncesto seguro. Estoy seguro de que los centros escolares tendrán también su protocolo Covid, por eso pido que hablen ya que pienso que no conocen ese protocolo que hemos aprobado. Pido que se abran las instalaciones porque es el gran problema que tenemos. De hecho, ya hemos tenido que aplazar el comienzo de las competiciones al 3 y 4 de octubre porque no va a haber tiempo para esas cinco semanas de preparación que se recomiendan para coger una forma física adecuada después de seis meses sin entrenamiento.

En estos meses, se está hablando mucho del deporte de élite, pero poco de esa franja de practicantes que es muy grande y que está bajo el amparo de las federaciones.

–Sí, vamos a tener la Supercopa, un evento de élite femenino, pero esas mujeres, y lo mismo vale para el baloncesto masculino, no son nada sin todo lo que tienen por debajo: infantiles, cadetes, junior, senior€ Todo eso es la base que da luego lugar a esos clubes con estructuras importantes. Hay que hacer un llamamiento para que puedan volver a la actividad y recordar que esto es el futuro del baloncesto en Bizkaia, en Euskadi y en España.

En Bizkaia el baloncesto está en un auge de licencias y, además, los dos únicos clubes del territorio que van a jugar en Europa son el Bilbao Basket y el Lointek Gernika. ¿Teme que esto pueda afectar y darse un paso atrás en cuanto a práctica y seguimiento del baloncesto?

–Tenemos, efectivamente, a esos dos clubes, luego al Zornotza, el Ibaizabal y el Barakaldo, pero también hay un montón de clubes y competiciones y tememos que otro nuevo parón pueda hacer que todo ese tejido se desmantele. Tenemos mucha gente que se dedica de manera voluntaria y altruista a entrenar, a dirigir un club, cediendo mucho de su tiempo libre. Si se acaba lo del baloncesto, igual ven que hay otra vida fuera de él y el problema sería que no volviera toda esta gente en la que se sustenta la estructura del baloncesto vizcaino. De momento, esta pandemia no ha afectado porque tenemos más equipos inscritos lo que quiere decir que sigue habiendo fuerza y ánimo en el baloncesto vizcaino, pero insisto en pedir por favor a las instituciones y los centros educativos que vuelvan a abrir sus instalaciones para volver a una cierta normalidad. Que los partidos tienen que ser a puerta cerrada, pues lo serán. Que no haya vestuarios disponibles, pues así será.

El protocolo sanitario aprobado por los federaciones de baloncesto introduce cambios en muchos de los hábitos que se han llevado hasta ahora y que implican a jugadores, entrenadores y también a los padres, que son parte de este engranaje del deporte.

–Lo que de este protocolo afecta es los padres es que deben tomar la temperatura a sus hijos o hijas antes de los entrenamientos y los partidos. También decimos que debe haber un responsable sanitario en cada club, sin que eso suponga una carga especial, sino que sea un simple enlace para atajar los positivos y trasladar a Osakidetza los posibles contactos con el listado de personas que han estado en el partido y en el entrenamiento. Luego, están las medidas esenciales que todos conocemos. Son cuestiones sencillas, hay que ser gente concienciada y actuar en consecuencia para evitar la transmisión del contagio.

¿Y tienen las federaciones pequeñas una idea de cómo y cuándo se va a poder empezar la actividad, aún con estas medidas?

–Yo soy optimista y creo que vamos a poder empezar. Ojalá sea a primeros de octubre, pero tenemos plan A y plan B, diversos escenarios para que las competiciones federadas se puedan desarrollar. En el deporte escolar estamos a la espera de las pautas que nos marquen desde el departamento, pero también vamos a ir preparando los calendarios. Todo esto, hasta que algún organismo superior nos mande parar. En caso de que haya algún positivo en algún equipo, ese equipo deberá ponerse en cuarentena, pero la competición no se parará y ese equipo podrá recuperar más adelante los partidos que no haya disputado. Creo que de esta manera podremos funcionar.

"Necesitamos que nuestros equipos de base puedan volver a la actividad porque son el futuro de baloncesto de Bizkaia y Euskadi"

"En nuestro protocolo se recogen cuestiones esenciales, pero hay que actuar con conciencia para evitar contagios"