Obituarios 2019

Adiós a Lauda, Reyes, Fernández Ochoa, Gimondi, Poulidor, Sala y Sibilio

El mundo del deporte ha despedido a numerosas personalidades a lo largo del año que está a punto de finalizar

27.12.2019 | 10:46
Blanca Fernández Ochoa, en una imagen de archivo.

MADRID. El año 2019 concluye con la desaparición de una larga lista de deportistas que dejaron un hueco muy grande en sus especialidades: el automovilismo se quedó sin Niki Lauda, el ciclismo sin Felice Gimondi y Raymond Poulidor, el baloncesto sin Chicho Sibilio y el fútbol sin José Antonio Reyes. Uno a uno, este fue su legado:

NIKI LAUDA, EL TRICAMPEÓN QUE REGRESÓ DEL FUEGO

La Fórmula 1 se despidió de uno de sus campeones más peculiares. El austriaco Andreas Nikolaus Lauda, más conocido como Niki Lauda, falleció el 20 de mayo a los 70 años mucho tiempo después de conseguir sus proezas: fue campeón Mundial de Fórmula 1 en 1975, 1977 y 1984 con un estilo inolvidable contra todos los elementos y rivales. Sobre todo uno, el accidente que sufrió el 1 de agosto de 1976 con su Ferrari en Nurburgring que envolvió en llamas su monoplaza durante unos segundos eternos.

Lauda salió con vida de aquel infierno. Sus cicatrices en el rostro perpetuaron para siempre aquel accidente. Llegó a recibir la extremaunción , pero ese mismo año regresó a las pistas para quedar en la segunda posición. Después, ganaría dos títulos más y en su retiro se hizo empresario y director de escuderías. Nunca abandonó el circo de la Fórmula 1, del que él siempre fue un gran protagonista.

GORDON BANKS, LA PARADA DE LOS MUNDIALES

El 7 de junio de 1970, en el Estadio Jalisco de Guadalajara (México), el tiempo se paró durante un segundo en la portería de Inglaterra. Gordon Banks, uno de los mejores guardametas de la historia, hizo una estirada épica a un remate de Pelé que dio la vuelta al mundo. El jugador de Sheffield ayudó a engrandencer el fútbol desde la perspectiva del hombre que trabaja debajo de los palos.

Banks falleció el 12 de febrero a los 81 años y dejó un legado mucho más amplio más allá de su legendaria intervención a Pelé. El guardameta británico fue uno de los elegidos que ganó para Inglaterra su único Mundial, el de 1966, al que llegó después de forjarse una carrera en el Leicester en 1959 y que finalizó en 1978 en el St. Patrick irlandés. Entre medias, perdió visión en un ojo en un accidente que no le impidió alargar sus años de profesional y forjar una carrera marcada por un rematador, Pelé, y una parada, la mejor de los mundiales.

FELICE GIMONDI, EL GRAN RIVAL DE MERCKX

En una playa de Sicilia, de un infarto y mientras nadaba, el ciclista italiano Felice Gimondi desapareció para siempre a los 76 años dejando un legado imborrable en su deporte que practicó en la época que dominó casi de forma aplastante el belga Eddie Merckx y que encontró resistencia en el mítico ciclista italiano y en hombres como el español Luis Ocaña. Con 22 años, en 1965 y en su primera participación, ganó su único Tour de Francia. Después, consiguió 3 Giros (1967, 1969 y 1976) y una Vuelta, la de 1968. Nunca pudo ganar a Merckx, salvo el campeonato del mundo disputado en el circuito de Montjuïc. Gimondi fue su gran rival, "un castigo", como le definió el belga, pero vivió en un tiempo en el que "el Caníbal" se lo comía casi todo.

BLANCA FERNÁNDEZ OCHOA, LA ETERNA MEDALLISTA  

Hasta los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 celebrados en PyeongChang (Corea del Sur), Blanca Fernández Ochoa era la última persona que había conseguido una medalla para España. Pero también fue la primera mujer española en subir a un podio olímpico. En concreto, ganó un bronce en Albertville 1992 en eslálon que sucedió al oro de su hermano Paco en Sapporo 1972.

La esquiadora de Cercedilla también consiguió c uatro pruebas de la Copa del mundo de esquí y se destacó como una deportista de talla mundial hasta su retirada a los 29 años. Después, fue asesora en el CSD, dedicó su tiempo a una tienda familiar de esquí y a un negocio de electroestimulación muscular, se involucró en organizar torneos de golf y participó en varios programas de televisión. El pasado 24 de agosto desapareció cuando salió a la montaña. 11 días después, apareció su cadáver. Tenía 56 años.

RAYMOND POULIDOR, EL ETERNO SEGUNDO

Tres veces segundo en el Tour de Francia (1964, 1965 y 1974) y cinco tercero (1962, 1966, 1969, 1972 y 1976), segundo en la Vuelta a España (1965) y segundo en el Mundial en Ruta (1974), el francés Raymond Poulidor se colgó el sambenito de "eterno segundo" del ciclismo después de rozar con la yema de sus dedos el éxito en multitud de ocasiones. La historia hizo justicia con él en 1964, cuando consiguió su único gran triunfo, la Vuelta a España, que adornó un palmarés envidiable de un hombre que falleció a los 83 años en Saint-Léonard-de-Noblat (Francia). El ciclismo, despidió a otro de sus mitos de una época dorada en la que coincidieron nombres como Gimondi, Merckx u Ocaña.

EMILIANO SALA Y EL ACCIDENTE QUE TRUNCÓ UNA CARRERA

En los primeros pasos del año, exactamente el 21 de enero de 2019, la avioneta en la que viajaba el argentino Emiliano Sala cayó en el Canal de la Mancha y truncó la carrera de un delantero que no llegó a debutar en el Cardiff, el club por el que inició el último viaje de su vida. Jugador del Nantes, después de formalizar su fichaje por el club galés dijo adiós para siempre cuando volvía a Francia para despedirse de sus compañeros.

Sala cimentó la mayor parte de su carrera en el fútbol francés, al que llegó con 16 años. El US Orléan (Tercera División), el Niort (Segunda División), el Girondins, el Caen y, finalmente el Nantes, vieron crecer a un delantero fuerte y técnico que no llegó a jugar en Inglaterra. "Impaciente por descubrir la Liga y el equipo", escribió en su cuenta personal de Twitter. No pudo. Un accidente acabó con su ilusión.

CHICHO SIBILIO, LEYENDA DEL BARCELONA Y REY DE LOS TRIPLES

El baloncesto dijo adiós a uno de los mejores de Europa en su posición en los años setenta y ochenta. El alero hispanodominicano Chicho Sibilio, ganador en España de cinco ligas y ocho Copas del Rey en las filas del Barcelona, falleció a los 60 años en su país natal, la República Dominicana.

El nombre de Sibilio está asociado a una palabra y a una cifra: triple y 6,25. Era un especialista y se convirtió en el primer jugador en alcanzar la cifra de 650 triples en la liga española. La mayor parte de su carrera la forjó en el Barcelona, donde jugó entre 1976 y 1989. También fue indispensable en la selección española entre 1980 y 1987, con la que conquistó una medalla de plata en el Eurobasket de 1983. Se retiró en el Taugrés en 1993.

JOSÉ ANTONIO REYES, UNA ZURDA PRIVILEGIADA

Un accidente de tráfico acabó con la vida de José Antonio Reyes, que falleció a los 35 años cuando viajaba desde Almendralejo hacia Utrera aprovechando unos días de descanso, después de no entrar en la convocatoria de su equipo, el Extremadura. Allí, Reyes apuraba una carrera marcada por su mágica pierna izquierda que disfrutaron equipos como el Sevilla, el Real Madrid, el Arsenal, el Benfica, el Atlético de Madrid o la selección española.

Irregular en sus últimos años, explotó muy joven en el Sevilla. Debutó en Primera División con 16 años y enseguida hizo las maletas con destino al Arsenal. Ganó la Premier League, jugó una final de la Liga de Campeones contra el Barcelona y en 2006 acudió a la llamada del Real Madrid, para el que marcó dos goles decisivos frente al Mallorca que valieron una Liga. En 2007, el Atlético se hizo con sus servicios y lo cedió al Benfica después una mala temporada. Regresó al conjunto rojiblanco para levantarse y conseguir dos Europa League. Logró otras tres en las filas del Sevilla, club al que regresó en 2011. Se marchó en 2016 al Espanyol y hasta 2019 lució su maravillosa zurda en el Córdoba, el Xinjiang chino y, finalmente, el Extremadura.

TAMBIÉN FALLECIERON

En el mundo del fútbol, el ex jugador del Betis Rogelio Sosa; el expresidente de la UEFA Lennart Johansson; y el central argentino José Luis "Tata" Brown, ganador del Mundial de México 1986.

En el del baloncesto, falleció el jugador de los Boston Celtics John Havlicek.