Mikel Santos, 'Belatz': "Lucio Urtubia fue un tocapelotas del sistema"

Lucio Urtubia, el indomable anarquista navarro, tuvo en los últimos años de su vida la ilusión de contar su vida "en dibujicos", y Mikel Santos 'Belatz' cumplió su deseo con 'El tesoro de Lucio', un cómic que se ha convertido, merecidamente, en superventas y sobre el que hablamos con el dibujante pamplonés.

27.01.2021 | 17:48
El ilustrador 'Belatz' presenta 'El tesoro de Lucio'.

El cascantino Lucio Urtubia es, y lo fue en vida, una leyenda del anarquismo. Desertó del ejército español en pleno franquismo, atracó bancos, estuvo incluso a punto de hundir uno de los gigantes de la banca mundial falsificando cheques de viaje, propuso al Ché Guevara infectar el sistema sanguíneo del capitalismo fabricando millones de dólares de pega€ Peleón hasta el último de sus días, Lucio murió el pasado 18 de julio, como si también quisiera aguar la fiesta a una efemérides tan siniestra. Fue un mito, pero también un hombre común y sencillo, un albañil que se meaba en los pantalones cuando expropiaba bancos a punta de metralleta. Lo cuenta Mikel Santos Belatz en las primeras viñetas de El tesoro de Lucio, la magnífica novela gráfica en la que nos muestra las hazañas de este luchador incansable, y también los detalles de su vida más cotidiana y familiar; un cómic que se ha convertido en un auténtico bombazo, con cinco ediciones en castellano, dos en euskera y traducciones al catalán, gallego, francés y danés.

El tesoro de Lucio ha sido un auténtico éxito que le ha dado a usted a conocer, o le ha descubierto al gran público, pero antes hay un largo recorrido. ¿Recuerda cómo y cuándo empezó a dibujar?
Sí, claro: en el colegio dibujaba en las mesas, en los cuadernos, hacía caricaturas a los compañeros y a los profesores a escondidas. Más de uno ya me pilló alguna, me la quitó y me castigó, pero luego veías que se reían y que no te las devolvían€ Ese tipo de cosas. Incluso había compañeros que me decían: Dibújame con esta chica, que me gusta, y yo les hacía una especie de cómic a cambio de 25 pesetas€ Luego, ya de mayor, tuve una oportunidad en un periódico sobre economía, en el que trabajaba un buen amigo que me propuso hacer humor gráfico. Empecé a hacer viñetas y ahora que las veo reconozco que soy un mal humorista gráfico, sin mucha gracia. Más tarde empecé también en el TMEO, a mandar cosas a editoriales, y así me fui dando a conocer y me fueron llegando encargos para ilustrar cuentos, libros, etc.

Por entonces usted era un poco Doctor Jekyll y Mr. Hyde, tenía dos caras, dos firmas distintas€
Sí, en aquel periódico salmón firmaba con mi nombre, Mikel Santos, pero cuando empecé en el TMEO no quería que se vincularan mis dos trabajos en dos publicaciones tan opuestas, así que busqué un apodo, y como me gusta mucho la historia de Navarra y estaba muy embobado con el tema de Amaiur, tomé mi nombre de guerra, nunca mejor dicho, del alcaide del castillo, Jaime Velaz de Medrano, y empecé a firmar con él en el TMEO: Belatz. Y así se quedó.

Desde luego que es usted un dibujante versátil, porque lo mismo que publicaba en el TMEO dibujaba para Tim Burton€
Sí, eso me llegó un poco de rebote, a través de una empresa de Madrid que a su vez estaba en contacto con una editorial inglesa que iba a publicar un libro de Burton, Pesadilla antes de Navidad, con unas actividades ilustradas. Según me contaron, el propio Tim Burton, al que le gusta controlar todo lo que aparece con su nombre, vio los dibujos y les dio el visto bueno. Para mí fue algo importante, que no me dio mucho dinero pero sí reconocimiento, y que cuento siempre que puedo, claro.

Es curioso, porque el cómic de Lucio fue un encargo y también le llegó de rebote€
Sí, al principio desde Txalaparta se lo propusieron a mi amigo y compañero Martintxo Alzueta, pero como estaba muy liado con otro cómic, la Historia de Euskalherria, les habló de mí, algo de lo que le estoy superagradecido. Recuerdo que quedé con los editores en este mismo sitio (el bar del barrio pamplonés de Buztintxuri en el que hacemos la entrevista) y cuando ellos me dijeron "¿Conoces a Lucio Urtubia? ¿Te gustaría escribir un cómic sobre su vida?", ya me di cuenta de que me estaban poniendo un caramelo en la boca. Primero porque lo que más me gusta es hacer cómics (aunque claro, no todos podemos vivir de eso, no todos somos Paco Roca) y segundo, porque aunque veía que aquello me supondría al menos dos años de trabajo también me daba cuenta de que era algo que podía tener cierta repercusión. Así que sí, fue un encargo, pero a la vez en Txalaparta me han dado una libertad terrible y en realidad, tanto para la editorial como para mí ha sido siempre una obra de autor.

Dice que intuía que El tesoro de Lucio podía tener repercusión, pero, ¿tanta?
Bueno, en realidad lo que yo pensaba era que si tiraban mil ejemplares y se vendían ya era como para tirar cohetes, pero cuando ya ves que hay cinco ediciones en castellano, dos en euskera, que hay traducciones al gallego, al catalán, francés€ ¡al danés! Todo eso, ¿cómo iba a imaginarlo?

La idea de hacer una biografía en cómic de Lucio Urtubia parte de él mismo, según creo.
Sí, fue en una Azoka de Durango, donde debió de ver algún cómic, creo que sobre Durruti, y entonces fue cuando les dijo a los de Txalaparta, que ya habían publicado algunos libros sobre Urtubia, aquello de: ¿Y eso no se podría hacer también conmigo, contar mi vida en dibujicos?

El proceso de elaboración del cómic ha sido largo, el primer año lo dedicó usted prácticamente a documentarse, a hablar con Lucio, y supongo que eso también estableció entre ustedes un vínculo, cierta intimidad€
Fue muy bonito poder hacer un libro que es una novela gráfica, de acuerdo, pero que es también una biografía y contar con la persona sobre la que dibujas a tu disposición. Claro que también tenía el miedo de escribir una hagiografía, y en realidad he ensalzado bastante a Lucio, pero no me importa, todo lo que he contado me lo contaba él desde el corazón y la pasión€ Ese año de documentación pude conocerlo bien, entrar en su vida y hacerme amigo de él, la nuestra no ha sido una relación meramente profesional, con entrevistas frías, no, nuestras quedadas eran largas, con comida y gintonic, también hablábamos mucho por teléfono, él a veces me llamaba y me decía, pon esto, quita lo otro; por ejemplo, al mes de la primera vez que nos vimos, en Cascante, me llamó y me dijo "¿Qué, ya los has acabado?".

Quizás Lucio no tenía muy claro cómo se elaboraba un cómic, pero sí qué quería que apareciera en él...
Sí, ese primer día que nos conocimos ya me llevó una libreta en la que tenía escrito como quería todo: Uno: aparezco yo de niño sentado en la plaza. Dos€ ¿Pero esto qué es, Lucio?, le dije yo. Pues el cómix, me contestó€ Luego, en realidad ya vi que todo aparecía muy desordenado, y el proceso de documentación al final fue más costoso de lo que había supuesto, porque sus recuerdos eran muy caóticos, se saltaba años, mezclaba cosas... La verdad es que él escribía un montón, cada vez que nos veíamos me traía algo, decía que si no escribía se le olvidaban las cosas.


Con las ediciones en castellano y euskera del libro ilustrado sobre el anarquista navarro.

Llegó incluso a dictarle cómo tenía usted que escribir el prólogo.
Sí, ja, ja, me trajo escrito algo así como: Qué lujo, qué placer, poder dibujar la vida de Lucio Urtubia. Y luego, al final, ponía: Belatz. Yo creo que en realidad no lo hacía por vanidad, sino porque sentía que tenía que ayudarme y no sabía muy bien cómo.

¿Qué sabía usted sobre Lucio antes de empezar a trabajar en el cómic?
Yo tenía un conocimiento sobre él a nivel usuario, recuerdo haber leído algunas noticias en la prensa, vi la entrevista en Salvados€ Sabía lo típico, que era un anarquista de Cascante. Ni siquiera conocía muy bien el anarquismo, sobre el que creo que hay muchos prejuicios y falta de información. Así que empecé a documentarme, a ver documentales, a leer biografías€ Entonces fue cuando descubrí esa dimensión tan importante de la figura de Lucio, alguien que había hecho temblar los cimientos del capitalismo. Y comencé a verlo casi como un héroe. Repasando su vida alucinaba, veía que era increíble no solo lo del famoso golpe al Citibank, sino su infancia, todo, me daba cuenta de que había sido, por naturaleza, un auténtico tocapelotas del sistema€ Eso que se dice De joven pirómano, de mayor bombero, no iba con él, él se convirtió en doblemente pirómano. Yo lo he visto en algún homenaje de memoria histórica, en el que hubo un coche que intentó atropellar a algunos asistentes, saltar con el bastón y enfrentarse al conductor con sus ochentaypico años.

A Lucio, acostumbrado a contar sus hazañas y a que otros se interesaran por ellas, ¿le sorprendía que usted le hicieras algunas preguntas que igual antes no le había hecho nadie, cosas más cotidianas, detalles que usted necesitaba para dibujar su cómic?
Sí, al principio me decía, con ese acento suyo: ¡Qué chorradas me preguntas!, pero luego ya cayó en la cuenta de que yo necesitaba saber esas cosas, y le gustaba, porque estaba muy acostumbrado a las otras preguntas, ¿Cuánto robaste al Citibank?, ¿cómo fue tu encuentro con el Ché Guevara?, etc, a las que respondía casi de carrerilla, pero que yo le preguntara qué coches tenía, qué comía, si se afeitaba, qué radio escuchaba, si dormía en calzoncillos€ era algo que le descolocaba.

Esos detalles dan al cómic una dimensión más humana del héroe y son uno de los grandes aciertos de la obra. Por ejemplo, saber que antes de los atracos se meaba en los pantalones, o cómo era la conciliación familiar de un revolucionario€
Me di cuenta de que no era fácil ser Lucio Urtubia, pero tampoco uno de sus familiares o de su entorno. Te preguntas cómo podía conciliar su vida familiar alguien que se pasa el día trabajando en la obra y el resto del tiempo lo dedica a estar en imprentas clandestinas, haciendo atracos, traficando con obras de arte, etc. Y te das cuenta de que su familia –y eso es algo que él siempre remarcó–, siempre estuvo a su lado y que lo que él ha hecho lo ha hecho con la ayuda de ellos€ Todos, de algún modo, asimilaban cómo era Lucio y que a ellos les había tocado estar a su lado.

Tras convertirse casi en su biógrafo oficial y en su amigo, también le tocó vivir la muerte de Lucio Urtubia. ¿Cómo lo llevó?
Fue duro. Le cogí un cariño especial, casi de familiar, me reuní con él muchas veces, en Cascante, en París, lo vi en el hospital, ahora hace un año, y ya lo encontré pocho, le di un abrazo y en cierto modo ya sabía que no volvería a verlo, que un día me llamarían para darme la noticia, y así fue. Y aunque era algo que esperaba, es como esta gente que piensas que nunca va a morir. Lucio era un mito. Y sí, solté mis lagrimillas y tuve esa pena de estar en la distancia. Me quedó la tranquilidad de haberle visto esa última vez, en el hospital, tal y como él era, a pesar de estar ya mal, cantando Le temps des cerisses, y recitando a Lorca de aquel modo tan pasmoso.

¿Llegó Lucio a conocer el éxito del cómic?
Sí, porque fue todo bastante rápido, apenas se publicó salió enseguida la segunda edición. Me da pena, eso sí, que no viera la edición en francés, porque él tenía muchos amigos y compañeros en París y quería fardar un poco de su vida en dibujicos.

Y usted, ¿como ha vivido la gran acogida de El tesoro de Lucio? ¿Siente presión de cara a nuevos trabajos?
Lo llevo bastante bien, pero me alegro sobre todo por Lucio, y por el tema que hemos tratado en la novela gráfica. Creo que me habría alegrado menos si hubiera sido una historia personal, mía, inventada por mí. Estoy contento porque a él le hacía ilusión transmitir sus mensaje de ese modo, que es además mucho más accesible para los jóvenes, algo a lo que él daba mucha importancia€ En cuanto a la presión, sí, siento que cuando saque algo nuevo lo mirarán con lupa, y eso me da cierto miedo, pero a la vez creo que ese miedo me ayuda, me permite dar pasos con cautela. Y lo llevo bien, por otra parte, porque todo esto me motiva para nuevas historias. Este cómic me ha hecho ver que pudo funcionar bien como novelista gráfico.

¿Cuál cree, para acabar la charla, que sería ese mensaje que Lucio quería transmitir? ¿Cuál sería el tesoro de Lucio?
El mensaje sería: Haz. Hay que hacer cosas, algo que él llevó a la práctica y que echaba de menos en bastantes anarquistas de boquilla. Lucio estaba obsesionado con eso, en parte porque en su caso veía que obtenía resultados. Claro que también arriesgaba mucho y que tuvo mucha suerte, lo decía él mismo, y yo le doy la razón, porque tuvo momentos muy complicados, cuando le pillaron traficando con víveres en la mili, o cuando le amenazó el GAL. Pero él hacía cosas y veía que servían. Se daba cuenta, por ejemplo, de que el dinero al final solo era papel y que, por lo tanto, se podía fabricar, y lo que no entendía era por qué los demás no hacían, o no hacemos, lo mismo que él, por qué no eran o no somos menos borregos y más luciourtubias€ Ese sería, en definitiva, su mensaje, el tesoro, el mensaje que Lucio nos deja: Haz


Personal
Nombre: Mikel Santos, Belatz.
Lugar y fecha de nacimiento: Pamplona, 1974.
Trayectoria: Comenzó publicando viñetas gráfica en el diario económico Nueva gestión empresarial de Navarra e historietas en el TMEO. Ha ilustrado numerosos libros y cuentos infantiles de autores como Xabier Mendiguren, Paddy Rekalde, Unai Elorriaga o el director de cine Tim Burton, participando en el libro Pesadilla antes de Navidad. Además, es autor o coautor de numerosos libros de texto, portadas de discos, campañas institucionales y publicitarias, y de las obras 90 minutos en el Reyno (Fundación Osasuna) y Una aventura en tres tiempos (Gobierno de Navarra). Formó parte del equipo creativo de Kukuxumuxu y todavía sigue trabajando junto a Mikel Urmeneta. El tesoro de Lucio (Gerezi garaia en su edición en euskara), su obra más importante hasta el momento, ha sido traducida a varios idiomas y reeditada varias veces.
noticias de deia