con motivo del 50 aniversario del hallazgo

Los calcos de las pinturas de Ekain se expondrán por primera vez en Deba

08.02.2020 | 00:58
El gran panel de caballos de Ekainberri, réplica de la cueva de Ekain.

Es una de las mejores colecciones de arte rupestre de Europa

DONOSTIA.  En total son unas 40 copias de las principales figuras que el 8 de junio de 1969 encontraron en la cueva de Ekain, situada en Deba, los azpeitiarras Andoni Albizuri y Rafael Rezabal, y que podrán ser vistas por el público en el Palacio Agirre de esa localidad guipuzcoana.

Se trata de los primeros gráficos que se hicieron de los dibujos porque esa era el modo de poder divulgarlos y abrirlos a otros científicos para que los pudieran valorar, ha explicado hoy Juantxo Agirre, de la Sociedad de Ciencias Aranzadi.

Las copias, realizadas en todos los colores y en tamaño real, se reprodujeron en la revista "Munibe", la primera publicación científica que analizó la joya guipuzcoana del Magdaleniense, pero durante décadas estuvieron guardadas en los archivos de Aranzadi hasta que hace cinco años fueron restaurados.

Los investigadores creen que su autoría fue colectiva, aunque los protagonistas de esas primeras indagaciones sobre Ekain fueron José Miguel Barandiaran y Jesús Altuna, los arqueólogos a los que acudieron los jóvenes azpeitiarras tras el descubrimiento.

El acto central de la conmemoración tendrá lugar el 7 de junio en el Teatro Victoria Eugenia de Donostia y contará con la proyección de documentales, pequeñas charlas y la participación de las personas que han trabajado para Ekain y Ekainberri, la réplica instalada a 600 metros de la cueva original que desde que se abrió al público, en 2008, ha recibido más de 320.000 visitas.

El volumen contextualiza el valle de Sastarrain, el entorno de los artistas paleolíticos que pintaron las paredes de la cueva hace 14.000 o 10.000 años, e incluirá investigaciones de las "nuevas generaciones" encarnadas en Dani Ruiz, que estudia la industria lítica de Ekain conservada en Gordailua de Irun, y Blanca Ochoa, que encontró nuevas representaciones en la cueva Arbil V de Deba hace unos meses.

Desde un comienzo, Barandiaran y Altuna fueron conscientes de que Ekain pertenecía a la "liga de las estrellas del arte rupestre" y "ahora toca reivindicar y trasmitir su valor a las nuevas generaciones", ha concluido.

El programa de actividades incluye la posibilidad de abrir, a mediados de marzo, la cueva de Danbolinzulo, en Zestoa, para grupos reducidos de diez o doce personas que podrán acceder por orden de inscripción, ha explicado el gerente de Ekainberri, Juanjo Aranburu.

El 8 de junio está previsto un acto en la réplica de la cueva en el que se colocará una placa de la Unesco, que declaró la cueva Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Ekain, que alberga 70 pinturas de animales, fundamentalmente caballos, aunque también aparecen cabras y osos, constituye uno de los recursos turísticos más importantes del territorio, ha remarcado Itxaso, quien ha recordado que en el mundo no existen más de cuatro réplicas de cuevas con pinturas rupestres.

En este sentido el representante del Gobierno Vasco Juantxo Agirre ha recordado que el tiempo ha demostrado que mantener Ekain cerrada al público desde un inicio fue la decisión "correcta" porque de lo contrario las representaciones se hubieran estropeado. 

En ese sentido, el alcalde de Zestoa, Josetxo Mendizabal, ha rememorado que esa determinación valió titulares en la prensa como "La cultura entre rejas", en alusión a la verja que impidió el acceso, pero los años han concluido que "fue un acierto".