El callejón de las botxerías

Un desastre para partirse en dos de risa

17.09.2020 | 01:13
Mina Alpuente, Tere Fernández y Carmen Guerrero no se perdieron la obra de teatro

MIREMOS más allá del estrecho criterio del cronista, habida cuenta que la obra estrenada ayer en el Teatro Arriaga de la que hoy les traigo noticia, La función que sale mal, es elogiada en el ancho mundo. No por nada, el periódico The Times tituló su aparición como "Una obra maestra del desastre"; apoyándose en la aparición de un cuadro de actores y actrices, extrañamente propensos a los accidentes, luchan contra las adversidades a lo largo de toda la representación. El rayo de La función que sale mal ha partido en dos de risa a más de 8 millones de espectadores en todo el mundo desde su estreno en el West End en Londres (2012), acumulando los mayores premios en su categoría. Desde entonces, su éxito se extiende a más de 30 países, habiéndose representado en los cinco continentes, y ha cosechado once premios internacionales, entre ellos algunos tan prestigiosos como un Olivier a la comedia revelación, un Tony a la escenografía y un Moliere a la comedia revelación.

La creación de Henry Lewis, Jonathan Sayer y Henry Shield ha sido adaptada para nuestras entendederas por Zenón Rekalde y ayer logró que la concurrencia que pobló el patio de butacas del Teatro Arriaga disfrutase con esta suerte de mezcla entre las ocurrencias de Monty Python y las deliberaciones de Sherlock Holmes. Imagínenselo y darán con el porqué de las carcajadas que se oían casi desde la calle. Fue un despendole.

Antes de que se desmelanase la obra hablemos del acceso al teatro, primero a cuentagotas y a medida que se acercaba la hora en una ordenada fila. "Parece la cola del pan", dijo Enrique Bengoetxea. Tenía el aspecto de haberla sufrido tiempo atrás. Mientras, en la plaza del Teatro Arriaga, antesala a ese cajón de sueños, se saludaban el concejal de Cultura de Bilbao, Gonzalo Olabarria, el dramaturgo David Barbero, el cinéfilo Félix Linares, Iñaki Astigarraga, flor de canela para los lectores más radiofónicos, y Mari Carmen Lirio, entre otros. Unos metros más allá se sumaban a la nómina de asistentes Iñigo Lejarza, Igor Arrien, Javier Reino; la periodista de DEIA Ane Araluzea, acompañada por su hermana, Itxaso Araluzea; Cristina Martínez, María Pérez, Estefanía Olaizola; Begoña Villamor y Marian Gómez que posaron bajo el cartel promocional de la obra celebrando el regreso del teatro a nuestras vidas; Aitor Azkunaga, Begoña García, Izaskun Mendizabal, Inés Anasagasti y así toda una corte de amantes de la comedia de altura.

En 2017 tocó el cielo de los promotores al convertirse en la comedia más taquillera de Broadway, permaneciendo en cartel dos temporadas. Dada la trascendencia del éxito teatral de esta obra, la BBC ha anunciado recientemente la creación de una serie televisiva bajo el título The Goes Wrong Show. Algo de verdad esconde la obra, si se juzga que la inmensa mayoría han, hemos, vivido momentos así: días en los que sale mal todo lo que puede salir mal. De la obra que refleja esta realidad caricaturizada disfrutaron, además de los citados, Naomi Zorrilla, Joserra Lechado, Oier Yarza, Ainara Martín, Esther Pérez, Oskar Bernaola, Mina Alpuente, Tere Fernández, Carmen Guerrero, Jone Albizu, Patricia Albizu, Elvira Pujol, Carmen Artetxe, María José Alonso, Ainhoa Bellido, Miren García, Sandra Zulueta, José Luis Balleseros, Gorka Elorriaga, Ana Elosegi y todo un torrente de nombres propios que gozaron con las divertidas malas artes de Héctor Carballo, Manuel de Andrés, Carla Postigo, Alejandro Vera, Noelia Marlo, Agustín Otón, David Ávila, Fael García, Paula G. Lara, Ángel Saavedra y Avelino Piedad, once nombres sin piedad que impidieron que en el patio de butacas se guardase silencio durante largo tiempo. Fue, si me permiten decirlo, toda una descortesía para los amantes dela vida seria. Y un disfrute para los seguidores del buen vivir en cuanto se pueda.

El Teatro Arriaga estrenó ayer la obra 'La función que sale mal', ganadora del Premio Olivier 2015 a la mejor comedia

Han disfrutado con la pieza más de 8 millones de espectadores en todo el mundo desde su estreno en el West End londinense en 2012