Ezkerraldea

La Escuela de Aprendices de Barakaldo, el curso que viene

Se prevé que las obras en la antigua alhóndiga finalicen para la primavera

09.02.2020 | 18:05
Del Campo, Touza, Corcuera y miembros de la Fundación de Trabajadores de la Siderurgia

Se prevé que las obras en la antigua alhóndiga finalicen para la primavera

BARAKALDO. Este proyecto servirá para dar vida y actividad a un histórico edificio que estaba en una situación bastante peor de la que, en un principio, se preveía. Precisamente, ha sido por el mal estado a nivel estructural de estas instalaciones por las que este proyecto se ha retrasado, puesto que ha habido que realizar diversos trabajos para afianzar el esqueleto de este edificio y que, de este modo, pueda acoger sin ningún riesgo esta escuela de aprendices que nace para formar a profesionales que, a su salida de este centro, estén totalmente preparados y adaptados a las necesidades que marque el mercado laboral.

"Sin este proyecto, pocos años de vida podía haber tenido el edificio visto cómo estaba su estructura", señaló José Luis Corcuera, presidente de honor de la Fundación de Trabajadores de la Siderurgia Integral. Y es que fue cuando empezaron a demoler algunos de los elementos interiores que había en la antigua alhóndiga cuando el equipo técnico se empezó a percatar de las deficiencias existentes en la estructura. "Fue muy triste descubrir las deficiencias, el grado de enfermedad que presentaba la estructura del edificio", indicó Julio Touza, arquitecto del proyecto. Entonces, se paralizaron los trabajos y se encargó un estudio técnico que indicase cuál sería la forma más efectiva, tanto en términos económicos como técnicos, de afianzar la estructura del edificio. Finalmente, la fórmula hallada fue la de realizar más de 6.000 punzamientos con refuerzos de acero en un trabajo de cirugía estructural que requirió seis meses de trabajo "casi artesanal".

Ahora quedan otros siete meses de trabajos para dar forma y equipar las futuras instalaciones de la Escuela de Aprendices con todo aquello que sea necesario para ofrecer una formación que pretende ser de referencia en Bizkaia y Euskadi. "El proyecto inicial apenas ha variado, solo ha cambiado el uso que se iba a dar a una de las aulas", precisó Touza. Lo que sí ha variado sustancialmente ha sido el presupuesto del proyecto, ya que ha pasado de los tres millones de euros previstos en junio de 2017 a casi cuatro millones que supondrá finalmente.