La ikastola San Nikolas de Getxo da clases de vida rural en un baserri

Alumnado de Primaria acude al caserío 'Yauri' a sembrar, arar y dar de comer a los animales

18.02.2021 | 00:47
El alumnado ve de cerca a los animales del baserri, como las vacas o los conejos.

De las aulas al baserri. De los libros, a la huerta. Esa es la idea que han puesto en práctica en la ikastola getxotarra San Nikolas. Y por eso, su alumnado realiza visitas a Yauri, un caserío situado en el barrio de Larrañazubi, también del municipio, para arar y preparar la tierra, sembrar diferentes semillas, dar de comer a los animales, ver cómo crecen...

Se trata de unas clases magistrales en directo. Las fases de la planta que vienen explicadas en los libros de Naturaleza pasan a ser observadas en la realidad. La forma de criar a unas vacas la detallan unos profesores muy especiales: los propios ganaderos. "Este proyecto pedagógico práctico e innovador tiene como objetivo construir un itinerario pedagógico integral basado en la naturaleza y la vida rural", sostienen desde el centro escolar. "El camino hacia un aprendizaje significativo debe ser diverso y estar formado por múltiples experiencias, por lo que sentir las emociones y percibir la realidad a través de los sentidos cobra especial importancia", añaden desde la ikastola de Getxo. Son los estudiantes de la etapa de Educación Primaria los que están acudiendo al baserri Yauri, donde llevan a cabo actividades relacionadas con la tierra. "Ello también consigue fomentar y desarrollar el trabajo colaborativo entre el alumnado", destacan. Asimismo, esta experiencia también sirve para fomentar una alimentación saludable entre los niños, ya que en el caserío se plantan principalmente frutas y verduras. Este alumnado, por tanto, además de plantar semillas y comprender todo el proceso, recibe información directa sobre estos alimentos, para conocer sus ventajas y beneficios. Así, consiguen reflexionar sobre la alimentación ecológica y la sostenibilidad, ya que aprenden a identificar cuáles son los productos de cada temporada y cómo debe ser su tratamiento. Un ejemplo de ello es el proyecto Artaroa, con el que los escolares hacen un seguimiento del proceso de obtención de harina de maíz para la elaboración de talos, tras recoger en octubre la cosecha sembrada en junio. Por otro lado, también pueden seguir en directo el nacimiento y desarrollo de la vida de los animales de granja.

El alumnado ve de cerca a los animales del baserri, como las vacas o los conejos. Foto: San Nikolas Ikastola

Josu Elortegi, el director pedagógico de San Nikolas Ikastola, afirma que "los alumnos viven estas nuevas experiencias con emoción y al mismo tiempo conseguimos reforzar su compromiso con la naturaleza". Además, también se fomenta la recopilación y análisis del euskera autóctono. "Mientras en clase trabajan el euskera batua, en Yauri tienen la oportunidad de aprender el vizcaino y el de Getxo particularmente, ya que aquí todavía tenemos el privilegio de mantenerlo", concluye el director pedagógico.