Ascensión Badiola y Mikel Ayllon conquistan a Ramiro Pinilla

El concurso de relatos cortos, creado por el Aula de Cultura de Getxo, concluye su tercera edición

20.09.2020 | 01:21

Getxo – Una historia sobrecogedora, terrible, y, encima, real, se ha llevado el aplauso de quienes adoran las letras del escritor Ramiro Pinilla, los mismos que quieren mantener viva su tinta con el concurso en su honor, que acaba de dar a conocer a los ganadores de su tercera edición. Y la tremenda vida de Juana Mir, novelada por Ascensión Badiola Aristimuño (1961, Bilbao) en La decisión de Juana Mir es la vencedora en la modalidad de castellano. Mikel Ayllon y su obra Hanka hautsiak son los triunfadores en euskera, mientras que los jóvenes getxotarras Arane Malaxetxebarria y Julen Serrano conquistan el certamen de relatos infantiles Txiki Baskardo, en euskera y castellano, respectivamente.

El concurso de novela corta Ramiro Pinilla es una iniciativa impulsada por el Aula de Cultura de Getxo, en colaboración con el colectivo local Pinillesca para potenciar la creación literaria y preservar la memoria del autor getxotarra. La decisión de Juana Mir pone este año su granito de arena en este gran objetivo; es un relato que toma como eje la vida de la periodista Juana Mir. El jurado destaca "la capacidad de la autora para novelar una historia real a la vez que dota al personaje una voz verosímil y cercana para reflejar, de forma gráfica, una época muy concreta". Asimismo, la obra sobresale por su tensión narrativa, sin caer en el sentimentalismo a pesar de tratarse una historia muy dramática. Juana Mir o Juanita Mir –como ella firmaba sus textos– fue periodista y escritora de cuentos y relatos. Nació en Iruñea el 14 de febrero de 1905 y falleció fusilada en Bilbao el 5 de agosto de 1937. Escribió sin descanso contra los bombardeos que destruían casas y personas y llenaban las carreteras de desamparados en busca de refugio. Arremetió contra la crueldad de los militares fascistas sin tapujos. El 5 de mayo de 1937, y en referencia a los bombardeos de Durango y Gernika, Juana denunció: Desde el principio de la guerra están demostrando que su barniz de religión no sirve de freno a las apetencias insaciables de su codicia (...) Quieren el suelo de nuestra patria para venderlo a otras naciones a cambio de protección de sus capitales y privilegios. La periodista fue detenida el 6 de julio del 37 y entró en la cárcel de Larrinaga para ser juzgada en consejo de guerra el 20 de julio, que la acusó de ser propagandista de la subversión rojo-separatista, y de propagar ideas contrarias al Movimiento. Fue inculpada y, finalmente, fusilada en el cementerio de Derio, junto al también periodista Melchor Jaureguizar Hospitaleche, que escribía bajo el seudónimo de Gogor, y otros 13 personas más, tras salir en pos del piquete de ejecución de la Guardia Civil en la madrugada del 5 de agosto de 1937.

Esta vida, valiente e injusta, vocacional y melancólica, es a la que pone en primera plana Ascensión Badiola, cuyo puño y letra ya se posó en esta oscura etapa de la historia española con anterioridad. Ella es licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales y doctora en Historia. Su carrera literaria arranca en 2010 de la mano de la novela La ría de los afrancesados (Txertoa, 2010), a la que siguieron otras dos: La bala que mató al general (De Librum, 2011) y Martina, guerrillera (Txertoa, 2013). También es autora del libro de investigación Cárceles y campos de concentración en Bizkaia 1937-1940 (Txertoa, 2012). El año pasado publicó Individuas peligrosas. La Prisión Central de Mujeres de Amorebieta (1939-1947) (Txertoa, 2019).

En euskera Por su parte, Mikel Ayllon Corral (1980, Bilbao) ha ganado el premio por su relato protagonizado por un personaje muy bien caracterizado surgido de una situación difícil, en el seno de un ambiente familiar y vecinal en vías de desaparición y, además, esperpéntica, puesto que mantiene una estrecha relación con un circo. El jurado ha valorado el sentido narrativo del trabajo, que se plasma en elementos como la descripción de la decadencia de la industria antigua, hecha desde dentro, no con una mirada histórica, sino a través de las agrias vivencias de los personajes. Ayllon es traductor de profesión y autor de la novela Ez tiro egin anbulantziei (Elkar, 2015) y coautor del libro Gerezi gorrien garaia (Txalaparta, 2005).

Por último, la joven getxotarra Arane Malaxetxebarria, alumna de primero de ESO del IES Caro Baroja, se ha impuesto en el concurso destinado a estudiantes y en la modalidad en euskera con un relato con tintes de novela negra protagonizada por unos personajes muy bien trazados. Por su parte, Julen Serrano Arrieta ha hecho lo propio en la categoría en castellano con un texto en el que demuestra ser conocedor del universo pinillesco y que destaca por el buen manejo de los personajes para crear una aventura novedosa.