Concejala del área de Seguridad Ciudadana

Amaia Arregi niega "presión o persecución" policial a la hostelería de Santutxu

Esta zona acumula seis sanciones, el 2,1% del total de multas a la hostelería en toda la villa

30.09.2020 | 13:25
Imagen de archivo de un coche de la Policía Municipal.

La concejala delegada del área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Bilbao, Amaia Arregi, ha negado "presión" o "persecución" de la Policía Municipal a los hosteleros de Santutxu para hacer cumplir la normativa sanitaria por el covid-19, ya que esta zona acumula 6 sanciones lo que supone el 2,1% del total de multas a la hostelería en toda la villa por incumplimiento de horario de cierre o de aforo.

Arregi ha comparecido este miércoles en Comisión en el Ayuntamiento de Bilbao, a petición del grupo municipal del PP, para informar sobre los protocolos de actuación y las directrices del área para la aplicación de la normativa vigente en relación a los locales de hostelería, así como para clarificar los criterios sancionadores.

El concejal del PP Carlos García ha explicado que el objetivo de su petición es "tratar de ayudar y apoyar a un sector fundamental en nuestra ciudad y en nuestra sociedad, como es la hostelería".

García ha considerado que desde el Ayuntamiento de Bilbao es necesario "prestar atención a sus necesidades y apoyarles, en especial a quienes peor lo están pasando". El edil popular ha asegurado que su grupo municipal ha recibido quejas de "numerosos hosteleros" de la zona de Santutxu y de otros lugares de Bilbao, "preocupados por la misma situación de incertidumbre en lo económico, lo laboral y lo personal".

Además, ha asegurado que estos hosteleros "sienten que desde el Ayuntamiento se está aumentando esa incertidumbre", por "la preocupación que tienen muchos de ellos a ser sancionados y multados, con sanciones y multas en muchas ocasiones de una cuantía muy elevada, a lo que hay que añadir la situación económica dramática que están pasando muchos de ellos".

Carlos García ha pedido a la concejal de Seguridad Ciudadana que ofrezca "certezas" e, incluso, explique "de uno en uno cada uno de los motivos y criterios sancionadores" y "aclare esos criterios que, en muchas ocasiones dependen del agente de policía al que le toque, de la zona, del tipo de local o del hostelero". En ese sentido, ha criticado que "los criterios sancionadores no son en todo momento únicos y coherentes con las necesidades que estamos viviendo", y ha pedido "menos sanción y menos multa, y más pedagogía y más información, apoyo, ayuda y consejos".

Así mismo, ha pedido al Ayuntamiento centrarse "especialmente en los aspectos preocupantes sanitarios, que no son precisamente los hosteleros, sino el botellón de los jóvenes y adolescentes".

Carlos García ha solicitado a la edil de Seguridad Ciudadana que "se clarifiquen los criterios y se trate a todas las zonas y hosteleros por igual, que se aclaren esos criterios a los propios agentes de la Policía Municipal y que se envíe por escrito a todos los hosteleros un documento con los criterios generales".

Además, ha señalado que muchas de las sanciones que se han impuesto hasta ahora "han estado debidas en muchas ocasiones al desconocimiento de los hosteleros y a actuaciones de los clientes que en ningún caso son responsabilidad del hostelero, que no es un policía", por lo que ha pedido que queden en suspenso estas sanciones "como un gesto del Ayuntamiento de Bilbao de apoyo y de tolerancia", y que, una vez aclarados los criterios sancionadores, "se sancione a quien se tenga que sancionar".

Por su parte, la edil de Elkarrekin Podemos Carmen Muñoz ha señalado que la "percepción" de los hosteleros de Santutxu es que tienen "mucha presión policial" y "más que en otros barrios", a la vez ha dicho haber recogido "bastantes" quejas de "comportamientos poco amables" con la ciudadanía y la hostelería por parte de la Policía Municipal, actitudes que "sean pocas o no, no deben darse".

Muñoz, que no se ha mostrado partidaria de quitar las sanciones, ha pedido ser "un poco más pedagógico" por parte de la Policía Municipal, y se ha preguntado si las actuaciones de las que se quejan los hosteleros pueden deberse "al nivel de estrés al que pueden estar sometidos" los agentes.

El concejal de EH Bildu Asier González ha afirmado que "no se puede hacer una lectura parcial de los problemas que atraviesa la gente que trabaja en la hostelería, que son identificables a los problemas que tiene el resto de la ciudadanía: hipotecas, ERTES y paro". Según ha advertido, "el problema de la hostelería merece soluciones globales, que hay que enfocar, entre otros aspectos, hacia las rentas abusivas".

SEIS SANCIONES A LA HOSTELERIA EN SANTUTXU


En su respuesta a los grupos, la edil de Seguridad, Amaia Arregi, ha informado de que, desde junio hasta el 27 de septiembre se ha interpuesto seis sanciones a la hostelería en Santutxu, cifra que no cree que sea como para generar "múltiples quejas", y 280 en relación al no uso de mascarillas, distancia de seguridad o por fumar.

"En total 286 sanciones, lo que supone que el 83,1% de las sanciones del distrito 4 corresponden a Santutxu, y representan el 8,6% de las sanciones del total de Bilbao. En cuanto a los locales de hostelería en concreto, ha precisado, las seis sanciones de Santutxu suponen "un 2,1% de la totalidad de las interpuestas", por lo que Arregi no cree que en Santutxu estén "presionados o perseguidos".

Arregi ha asegurado que, como ha ocurrido durante todo el tiempo de la pandemia, cada vez que se ha publicado una nueva norma las policías locales han estado en contacto estrecho con la Ertzaintza para una interpretación y aplicación homogénea de los nuevos preceptos, y los criterios se trasladan "a todos y cada uno de los agentes de la plantilla de la Policía Municipal de Bilbao, a fin de que puedan realizar su trabajo de la mejor manera posible".

Desde marzo, ha precisado, ha habido criterios que "se han ajustado, modificado, mejorado y adecuado, tras las pertinentes consultas y puestas en común de problemas puntuales y concretos". "Ha sido un aprendizaje continuo para todos, pero siempre bajo el prisma y criterio de los expertos de salud, que son los que han marcado las pautas", ha afirmado, para insistir en que los criterios están "clarísimos" y son "homogéneos", aunque ha reconocido que, en una plantilla de más de 800 agentes, "puede haber alguno que haya interpretado una cosa diferente".

En ese sentido, tras asegurar que en la hostelería "son conscientes de cuáles son las normas que tienen que cumplirse", ha afirmado que, si así se lo trasladan, "no hay ningún problema" en hacerles llegar por escrito las normas y criterios, que son únicos, por zonas y por tipo de hostelería".

Amaia Arregi ha recordado las medidas adoptadas por el Ayuntamiento durante la pandemia para "ayudar" a la hostelería y ha asegurado que estamos "en una situación excepcional con un problema de salud pública muy importante". "Las autoridades sanitarias son las que van estableciendo las medidas a adoptar y la Policía Municipal tiene que hacer cumplir las normas que se establecen", ha remarcado, para censurar al edil popular su petición de que se dejen sin efecto las sanciones.

"Las sanciones se establecen cuando hay un incumplimiento, se ha hecho pedagogía y lo hacemos cada vez que hay un cambio de norma. Aquí no hay una afán recaudatorio, sino un afán por preservar la salud publica de todos, y se sancionan los incumplimientos", ha reiterado, para insistir en que "dejar sin efecto las sanciones es imposible" porque, una vez incoada la sanción, el procedimiento administrativo sigue su curso, aunque "si ha habido una mala interpretación" se pueden presentar las alegaciones pertinentes.