"Impacta mucho ver el Arenal sin txosnas ni gente"

Las txupineras celebran cada jueves de Aste Nagusia su día

27.08.2020 | 00:33
Nerea Ahedo, Montse Valerio y Sonia Charcán, ante un Teatro Arriaga vacío de gente.

Tal día como hoy, todos los jueves de Aste Nagusia, se celebra el Día de las Txupineras. Las comparseras que ostentaron ese cargo en ediciones anteriores se reúnen para rememorar aquellos días en los que fueron las "niñas mimadas de Bilbao", un día marcado en rojo en su calendario. No ha podido ser este año. Están siendo días tristes para ellas –tanto que algunas de ellas no quieren ni acercarse a la zona de El Arenal–, que han vivido las fiestas de Bilbao muy intensamente siempre pero coinciden en apelar a la responsabilidad y, sobre todo, en un mensaje de optimismo para 2021. "Va a ser muy especial y lo celebraremos el doble. Pero tenemos que estar todos", confían Lurdes Luque, txupinera de Satorrak en 2002; Nerea Ahedo, de Adiskideak en 1993; Montse Valerio, de Kaixo en 1981, y Sonia Charcán, de Aixe Berri en 1997.

Aste Nagusia forma parte de sus vidas, de sus mejores recuerdos. "Es alegría, las mejores fiestas del mundo. La ciudad se transforma, cambia su fisonomía. Hay muchísima oferta y cada uno encuentra su sitio. Hay tantas Aste Nagusias como personas disfrutan de ella", afirma Sonia Charcán. Y no solo por los nueve días de fiesta en sí, apunta Lurdes Luque, "sino que durante todo el año estás preparando esa semana con la gente de la comparsa. Forma una parte importante de mi vida. Tengo el recuerdo de ir de pequeña con mi ama a El Arenal, con la fanfarria... Aunque esté trabajando, guardo siempre esa semana y la previa de montaje". Lo mismo hace Nerea Ahedo, "incluso antes de ser txupinera. Desde principios de año ya sabes cuándo empiezan y aunque estemos fuera volvemos el viernes anterior a prepararlo todo", algo que ha transmitido también a sus hijos.

Ellas tuvieron la suerte de ser elegidas para encarnar, durante toda esa semana, el papel de txupineras, una de las grandes protagonistas de Aste Nagusia, con permiso de Marijaia. "Fueron unos días brutales. Eres la niña mimada de Bilbao", recuerda Nerea Ahedo. "Fue genial, alucinante. Bilbao se volcó en mí, te sientes muy querida", coincide Lurdes. Montse Valerio lanzó el txupin cuando todavía el cargo no tenía una agenda tan apretada y a las fiestas se les daba la bienvenida en Begoña y en el balcón de la Caja Laboral. "Teníamos que ir al txupin a las 7.00, pero poco más. Así que solía terminar la noche con el txupin y luego a descansar a casa".

Por eso, cada año esperan con muchísima ilusión el Día de Txupineras, siempre el jueves de Aste Nagusia, para volver a enfundarse la chaqueta roja, reunirse con las compañeras de otras ediciones y encender de nuevo el txupin que recuerda a todos, por si hubiera algún despistado, que Bilbao está de fiesta. Para Nerea Ahedo es, "junto con el día del txupin, que es el pistoletazo de salida y cuando empieza todo, el más especial". Se reúnen por la mañana para arropar a la txupinera de esa edición en el primer lanzamiento del día en la plaza del Arriaga; visitan el mercado de La Ribera, donde lanzan una primera salva de txupines, y desde allí llegan en kalejira hasta El Arenal, junto a la trikitixa y el pandero de Xabi y Joseba, donde vuelven a disparar al cielo la pólvora. El día es largo. "Nos encanta ir por el Casco Viejo. Hay gente que ya sabe que vamos a ir por allí y nos espera", relata Sonia Charcán. Comen siempre en la txosna de la comparsa de la txupinera saliente –"aprovechamos para relajarnos un rato y quitarnos las chaquetas, que algunas todavía llevan de fieltro y dan un calor..."– y, a partir de ahí, lo que el cuerpo aguante... "Es un día espectacular", coinciden las cuatro.

"Son días muy tristes"

La suspensión de las fiestas les ha dejado el corazón en un puño. "Ahora estoy un poco mejor, pero han sido días muy duros; encima en el teléfono te saltan muchísimas fotos del año pasado", reconoce Lurdes Luque. "El jueves pasado bajé a El Arenal, que no había pisado desde marzo, y aluciné. Se me puso la piel de gallina y me entró una tristeza terrible al ver que no estaban las txosnas, ni el ruido de los mecanotubos. Me impactó muchísimo", reconoce. El sábado, el que tenía que haber sido el día del txupin, "me desperté llorando". Y, aunque salió fuera a pasar el día con la familia, lo hizo con su pañuelo y su vaso de fiestas. "A las 7.00 de la tarde hicimos una videollamada con la gente de la comparsa", cuenta. "Me es imposible quedar con gente que me está llamando, me da muchísima tristeza. Echo de menos hasta los fuegos que veíamos desde casa", relata desde Olabeaga.

Para Nerea Ahedo también está siendo un año "rarísimo, como para todos. Para empezar, ni siquiera estoy en Bilbao, lo cual es algo muy extraño. Pero he ido algún día para dar una vuelta y tomar algo en plan tranquilo, cumpliendo con todas las normas y sin aglomeraciones. Somos un colectivo que tenemos que dar ejemplo y la decisión de no celebrar el Día de las Txupineras este año ha sido muy responsable". Sonia Charcán, por su parte, reconoce que tenían "asumido desde hace tiempo" que Bilbao no podría celebrar sus fiestas este año. "Me da muchísima tristeza pero sé que es lo que hay que hacer. Bilbao es única para la fiesta y ahora tiene que ser única para cuidarnos unos a otros. Nos estamos jugando la Aste Nagusia de 2021", considera. Montse Valerio subió a Artxanda el pasado sábado y no pudo evitar comparar lo diferente que se vería El Arenal de haber sido cualquier otro año. "Es lo que nos ha tocado este año; vendrán año mejores y en 2021 habrá que hacer doblete".

Al detalle

Anécdotas. Cuenta Sonia Charcán que en 2005, el txupin que le tocó lanzar desde el mercado de La Ribera estaba defectuoso y no llegó a elevarse. "Me quedé con el lanzador de roble en la mano porque había gente alrededor y no podía tirarlo. Me explotó en la mano. Desde entonces, me da un poco de respeto", reconoce.

Primeras Aste Nagusias. La Aste Nagusia de Montse Valerio, txupinera en 1981, fue muy diferente a las fiestas de hoy en día. "Había bajada desde Begoña, se lanzaba el txupin allí y luego en el balcón de la Caja Laboral... Va evolucionando pero la esencia de Aste Nagusia se sigue manteniendo".

"El día del txupin me desperté llorando; luego hicimos una videollamada con la comparsa"

Lurdes Luque

Txupinera en 2002

"Somos un colectivo que tenemos que dar ejemplo y la decisión ha sido muy responsable"

Nerea Ahedo

Txupinera en 1993

"Tenemos que cuidar los unos de los otros; nos jugamos la Aste Nagusia de 2021"

Sonia Charcán

Txupinera en 1997

"Es lo que nos ha tocado; vendrán años mejores y el próximo verano habrá que hacer doblete"

Montse VAlerio

Txupinera en 1981