La energía verde abastece ya a todo el Consorcio de Aguas

El ente firma un contrato para cinco años para suministrar 592 puntos de consumo por un gasto de 45 millones

28.01.2020 | 06:20

Bilbao - El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia (CABB) afianza de forma total su apuesta por las energías limpias y la economía circular con la firma de un contrato para los próximos cinco años por los que la suministradora aportará electricidad siempre generada por energías renovables. Un acuerdo ya activo desde este mismo mes que posibilita el suministro a 592 puntos e instalaciones de la entidad, que consumen cada año 415 gigawatios por hora y que supondrá un gasto anual de 9 millones de euros durante los próximos cinco ejercicios.

Fuentes del CABB indicaron ayer que el nuevo contrato va a permitir "fijar el precio de la compra de la energía" con lo que ello implicará "una gran flexibilidad a la hora de aprovechar los mejores momentos que ofrezca el mercado de la energía".

El Consorcio de Aguas también buscará el autoabastecimiento energético precisamente para abaratar esa cuenta financiera. Un ejemplo de ello es la próxima construcción de una planta fotovoltaica en la principal estación de tratamiento de agua potable ubicada en la zona de Venta Alta, en Arrigorriaga.

La instalación irá destinada al autoconsumo de la planta y reducirá hasta un 15% su factura eléctrica. Los casi 1.500 paneles solares que el CABB espera utilizar serán colocados en el depósito de agua tratada de mayor superficie, que cuenta con orientación sur. La planta de Venta Alta tiene un consumo de 500 kilowatios/hora que se espera cubrir en horas de sol, alrededor de 1.200 horas al año.

Otra fórmula de autoabastecimiento ya activa desde el pasado año es el aprovechamiento de la fuerza del agua que se turbina en las instalaciones de Zeanuri y Bolueta y que supone la generación de 8,2 gigawatios/hora. Con esta cantidad se "permite cubrir el 63% del consumo requerido para abastecer de agua potable a la población de Bizkaia", especificaron desde el CABB.

La economía circular también se propugna con el poder calorífico que producen los lodos generados con la depuración de aguas en la planta de Galindo. Allí, dos turbinas de vapor producen seis gigawatios/hora de energía eléctrica cada año, lo cual supone que estas instalaciones se abastecen en un 14% con su propia energía. Un caso similar ocurre con la microturbina de gas de sesenta kilowatios de la depuradora de Arriandi, en Iurreta, que usa el gas producido en el proceso de estabilización de los fangos. - A. G. A.

noticias de deia