En Etxebarri

300 cumpleaños y muchas sonrisas

06.05.2020 | 00:15
Son 25 personas voluntarias.

Un grupo de voluntarios ha felicitado en Etxebarri a cientos de personas durante el confinamiento en sus casas

Han sido muchas las personas que han vivido un cumpleaños diferente en medio de una situación atípica y dura. Los sentimientos durante el confinamiento han estado a flor de piel y ha habido personas que, dentro de esta situación, han hecho que al menos el día de su cumpleaños hayan tenido una alegría, un momento de distracción. En Etxebarri, desde primeros de abril, personas vinculadas a las Comisiones de Fiestas y la coordinación del Área Sociocultural del Ayuntamiento se pusieron manos a la obra para felicitar a vecinas y vecinos del municipio.

Este domingo darán por terminada esta iniciativa, en la que han felicitado a unas 300 personas hasta el momento. Pero las peticiones han sido alrededor de 400. En estas llamadas se pedía que se felicitara a seres queridos, amistades, familiares€ y "han pedido tanto para txikis como para mayores, y también hasta unas bodas de plata en pleno confinamiento", explican. En este sentido, aunque "no ha sido agradable para nadie hacer una celebración así en casa, sin poder salir, con el calor del vecindario, amistades, y el cumple-equipo, todo ha sido posible y las sonrisas seguían luciendo entre el conjunto de etxebarritarras en sus balcones". Todo esto ha sido posible gracias a un grupo de voluntarios de unas 25 personas, que salían diariamente para felicitar los cumpleaños a sus vecinas y vecinos.

Y es que "salíamos todos los días de la semana desde las 19.00 hasta las nueve o nueve y media", cuentan. Algunos días han llegado a tener hasta "19 cumpleaños". Muchos han sido los momentos inolvidables que se han vivido gracias a la labor desinteresada de estas personas, y han recibido llamadas "hasta de Donosti", aunque la iniciativa fuera municipal.

En estos 300 cumpleaños ha habido un poco de todo, desde "los más txikis hasta personas mayores que estaban solas en casa". Si hubiera que buscar algunas palabras para describir lo que ha acontecido esta iniciativa, podrían ser agradecimiento, emoción, sonrisas y alguna lágrima de alegría. Y es que "la gente se ha emocionado y se ha mostrado muy agradecida de que fuéramos hasta su casa para felicitarle el cumpleaños". Muchas han sido las felicitaciones que quedarán grabadas tanto en la memoria de sus protagonistas, como en la de las y los participantes de estas felicitaciones.

"Los txikis y los mayores se han emocionado mucho, y sobre todo alguna persona mayor que vive sola". Estos momentos han sido inolvidables y "nos hemos emocionado con ellos, ha sido muy bonito", comentan. También los más pequeños del pueblo, que han disfrutado de unos cumpleaños muy diferentes de lo que acostumbraban. Otra de las felicitaciones que más les ha marcado fue "el de una enfermera que ha trabajado con enfermos de coronavirus en el hospital de Galdakao y con la que nos emocionamos mucho".

Después del domingo, quedarán los recuerdos y la convicción de que con poco se puede hacer mucho. "Sabíamos que todo esto tenía fecha de caducidad, tenemos que decir que las normas de confinamiento empiezan a ser más permisivas, y poco a poco la gente se anima a salir más a la calle". Por eso, "el cumple-equipo ha decidido que es buen momento de hacerse a un lado, aparcar la furgoneta feliz y guardar los altavoces, disfraces y pelucas que tantas sonrisas y lágrimas han arrancado estos días".

noticias de deia