Igualdad en el mercado laboral: ¿Dónde pone que una mujer no puede ser electricista?

Bajo el título 'Nahi duzuna izango zara' el Museo Marítimo ha acogido este lunes unas jornadas en las que varias mujeres que estudian ciclos industriales de FP han contado su experiencia y han concienciado a los y las jóvenes de los prejuicios de género en titulaciones STEAM

25.04.2022 | 14:00
La directora foral de Empleo y el presidente de HETEL, acompañados de cuatro mujeres que han elegido FP industriales

Los trabajos no tienen género, pero pese a todo siguen existiendo desigualdades en el mundo laboral. Es por eso, para romper con esos mitos ridículos y sin sentido, por lo que la Asociación de Centros de FP Abantean de Euskadi HETEL, con el apoyo de la Diputación Foral de Bizkaia, se ha plantado el reto de cambiar la tendencia actual en los próximos ocho años. Así, según ha explicado este lunes en el Museo Marítimo de Bilbao el presidente de HETEL, Julen Elgeta, el objetivo en 2030 es que el 50% de la FP esté compuesto por mujeres desde el 36% actual y que además, de ellas un 50% lo hagan en ciclos STEAM, cuando actualmente roza el 10%.

Por su parte, la directora General de Empleo de la Diputación Foral de Bizkaia, Susana González ha hecho hincapié en la necesidad de dar pasos cada día hacia una igualdad real, hacia un modelo de orientación social igualatorio.

El Museo Marítimo ha acogido una jornada para estudiantes en el que han asistido varias mujeres que han estudiado un ciclo industrial de Formación Profesional. María Daniela González está estudiando un segundo grado de Instalaciones eléctricas en Jesuítas de Indautxu. Daniela ha explicado que fue en su país, Colombia, donde le picó el interés por esta profesión. Una vez en Euskadi, se informó y decidió prepararse para ser una electricista. "Dónde pone que una mujer no puede ser electricista?", ha lanzado la pregunta al tiempo que ha insistido en la necesidad de romper mitos y dejar de lado miedos. "Es complicado meterte en un mundo laboral que esta copado por hombres, pero no está escrito en ningún sitio que una mujer no pueda dedicarse a muchas profesiones masculinizadas. Al principio fue raro, pero cada vez me gusta más. Estoy feliz", ha explicado.

También se ha mostrado sastisfecha con la decisión la peruana Gisela González quien a pesar de haber estudiado Derecho en su país se ha decantado ahora por un grado superior de manteniento electrónico. "Cuando entras a clase la primera vez los compañeros, todos hombres que te rodean se sorprenden y te preguntan: "¿Por qué has decido estudiar esto? Les contesté con otra pregunta: ¿Y por qué no?".


NAHI DUZUNA IZANGO ZARA


Bajo el slogan "Nahi duzuna izango zara/Serás lo que quieras ser" la jornada, que cuenta con el apoyo de la Diputación Foral de Bizkaia, tiene como reto concienciar a los y las estudiantes de los prejuicios de género que se originan a edad temprana (antes de los siete años) y que a medida que avanza la edad se afianzan fruto de la escuela, familia, sociedad€. y que frenan que las niñas y adolescentes se interesen por titulaciones STEAM.

No es la primera campaña de concienciación que realiza HETEL para impulsar esta necesidad en la FP vasca, con iniciativas de visibilización de referentes femeninos. Ahora ha dado un paso más y ha visto que a edades tempranas comienzan a darse estereotipos, que se afianzan luego a medida que crecen las personas y avanza la edad.
En el experimento "Draw a scientist" o Dibuja una persona científica que D.W. Chambers realizó con 4.817 niños y niñas en 1983 únicamente 28 dibujos fueron chicas (todos ellos de niñas).

HETEL ha pedido a alumnado de ocho años que dibujara una persona científica, y si el dato aparentemente es bueno, ya que el 44% ha dibujado una científica, sin embargo, sólo las chicas la han dibujado, y ningún chico ha dibujado una mujer científica, por lo que tal y como concluye HETEL hay que trabajar en el aula desde las edades más pequeñas con el objetivo de conseguir una sociedad más paritaria en talento.

Aizpea Lasa Villa está trabajando en una empresa de desarrollo de creaciones web y estudió en el centro de FP en Zabalburu. Ella es licenciada en Bellas Artes y aunque reconoce que ese mundo le gusta mucho decidió dirigir su vida profesional por otro camino con mayor salida profesional. "Estoy haciendo un curso de especialización de computación en la nube. Todas las empresas están migrando a ese ámbito y hay un importante nicho", apunta. Sin embargo, reconoce que se mueve en un mundo de hombres. "Donde trabajo están haciendo un importante esfuerzo para que sean cada vez más mujeres pero de momento, aunque solo me he cruzado con dos  mujeres que se encargan del área de recursos humanos", apunta. Aizpea anima a otras mujeres a elegir carreras que les guste, independientemente hayan sido de hombres. "Nunca he entendido que una profesión tenga género. Es sumamente rídículo. Tenemos que avanzar y creo que hay muchas profesiones en las que también las mujeres podemos aportar grandes cosas", explica., al tiempo que confiesa estar feliz con la decisión que tomó. "No me arrepiento de la decisión. Es apasionante, me gusta".

Izaskun Zarraga, por su parte, está en primer curso de programación mecánica y desde siempre le había gustado el dibujo técnico. Por eso, según cuenta Zarraga, lo primero que hizo fue diseño mecánico y al comprobar que tenía relación con programación se animó a hacerlo. "Estoy haciendo prácticas y solo hay dos mujeres y no están en mi departamento. El mundo de la automoción es muy de hombres, pero no entiendo por qué no hay más mujeres trabajando en este sector. Dedicarte a esta labor nada tiene que ver con que uno sea hombre o mujer", asegura. Aunque ambas están seguras de la decisión que han tomado reconocen que la carga emocional es fuerte a la hora de dar el paso. "Parece que siempre tienes que estar demostrando que eres un poco mejor para que nadie te cuestione", explican estas dos mujeres, ejemplo para que otras tantas busquen ese camino tan apasionante como otro cualquiera rompiendo tabús en el ámbito laboral.  

noticias de deia