MAKING CITIES 2030

Dar voz a la población escolar sobre sus ciudades y pueblos

La II edición de Making Cities 2030 dará a conocer a los ganadores el próximo 25 de marzo en el marco del Making Cities Festival

13.12.2021 | 12:31
Equipo de estudiantes de Lauaxeta Ikastola de Amorebieta, que obtuvo el Premio a la Creatividad y Originalidad en una Propuesta Presentada con el proyecto BilbaoTxostena.

La celebración de un gran evento, Making Cities Festival, el 25 de marzo en el campus de Bilbao de la Universidad de Deusto pondrá fin a la II edición de Making Cities 2030, un proyecto dirigido a alumnos de 3° y 4° de la ESO, así como de 1º y 2º de Bachiller. para que identifiquen retos y propongan soluciones de sus barrios y municipios de acuerdo a la Agenda 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Nueva Agenda Urbana.

El Festival congregará a todas las personas que durante meses han estado implicadas en esta iniciativa, tales como alumnado y profesorado de los distintos centros educativos, dando visibilidad, compartiendo y reconociendo públicamente el valor de los proyectos desarrollados.

La cita, que supone el colofón de la convocatoria Making Cities 2030, organizada por Deusto Cities Lab Katedra con la colaboración de BBVA, brinda al colectivo joven la posibilidad de implicarse en el presente y futuro de sus barrios y ciudades, combinando disfrute y aprendizaje, teoría y praxis.

Con ello, busca dar voz a la población escolar, escuchar sus preocupaciones y sus sueños, al tiempo que les permite desarrollar su capacidad de análisis, espíritu crítico, trabajo en equipo, expresión verbal y escrita y valores, tales como respeto a derechos humanos, sostenibilidad, solidaridad, justicia social, entre otros.

En palabras de Roberto San Salvador, director de Deusto Cities Lab, "es muy importante que los jóvenes vean la importancia que tiene el ir planteando un modelo sostenible de ciudad, que vayan planteándose grandes problemas como el cambio climático, la generación de empleo digno, la cohesión social, las migraciones o el diálogo intercultural, a través de la vida en sus barrios y municipios".

Identificar retos ?


Sobre la convocatoria, es importante recordar que, llegado el momento, los equipos participantes deberán identificar en su proyecto uno o varios retos concretos que su barrio o ciudad necesita afrontar para avanzar hacia un desarrollo urbano sostenible integral y planteará, teniendo en cuenta los ODS, la Agenda Urbana y la Nueva Agenda Urbana, posibles alternativas y soluciones. Todo ello, con un amplio margen para la creatividad y la innovación, a la hora de seleccionar retos, enfoques y formatos elegidos para el desarrollo de los contenidos.

En este sentido, llevar a cabo la presentación, los equipos pueden apoyarse en datos y estadísticas, evidencias gráficas, material audiovisual, etc.

En cuanto a los soportes en los que se pueden presentar los proyectos, la organización establece la posibilidad de elegir entre diferentes formatos.

El primero es la maqueta física, elaborada a partir de material reciclado (con una extensión máxima de un metro cuadrado): le sigue el soporte digital, por medio de programas informáticos de diseño, software libre, etc.; y por último, el soporte audiovisual (AVI, MP4, MOV, etc.) con una duración máxima de 5 minutos y un peso máximo de 1GB en el cual se exponga el reto abordado y la solución propuesta.

Pero además de promover el encuentro y la celebración, el Festival preservará un tiempo para que todos los trabajos sean presentados y defendidos ante un jurado que estará integrado por profesionales de reconocido prestigio, personas expertas en ciudades y desarrollo urbano sostenible que se encargarán de valorar y premiar las mejores propuestas de esta segunda edición de Making Cities 2021.

Concretamente, la edición pasada, el jurado estuvo compuesto por Arantza Leturiondo, viceconsejera de Planificación Territorial del Gobierno vasco; Iñaki Garcinuño, presidente de Cebek; Begoña Guzmán, responsable del Departamento de Cultura para la Transformación Social de UNESCO Etxea; Aitor Acilu, profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra; Rosa Santibañez, vicerrectora de Investigación y Transferencia de la Universidad de Deusto, y Roberto San Salvador del Valle, director de Deusto Cities Lab y secretario del jurado.
Al igual que ellos, el jurado de este año, y con independencia del formato de presentación escogido por los equipos, deberá evaluar los proyectos presentados y defendidos a lo largo de esta segunda edición en base a los siguientes criterios: incidencia e impacto de la propuesta planteada, idoneidad de la propuesta, calidad de los contenidos presentados, nivel de la presentación realizada, originalidad y creatividad del proyecto.

Será en el acto de clausura del Festival cuando se dé a conocer los equipos ganadores, quienes serán galardonados con un viaje de fin de semana a Madrid. 


Buenas ideas de la cultura del desarrollo urbano sostenible

 
 Aún a la espera de conocer los datos definitivos sobre el número de centros educativos que participan en la segunda edición de Making Cities 2030, los organizadores auguran un importante respaldo de centros escolares. El año anterior, la convocatoria contó con medio millar de estudiantes de 3º y 4º de ESO de Euskadi, Cantabria y La Rioja y un total de 40 proyectos presentados de 16 centros escolares.
 
Entre los 9 finalistas, el Premio a la Mejor Propuesta de Desarrollo Urbano Sostenible Integral de una Ciudad (o Barrio) recayó en La Inmaculada Ikastetxea de Barakaldo con su proyecto El Barakaldo de 2030, un trabajo que analizó  cómo debiera ser la ciudad fabril en  2030 y cuáles debieran ser los retos  a encarar.

Para ello, los alumnos de La Inmaculada analizaron la contaminación del agua y el aire, la movilidad, la pobreza y la economía circular como forma de acabar con el actual modelo productivo en busca de uno más sostenible.
 

Por su parte, el galardón a la Mejor Propuesta de Respuesta a un Reto Específico de una Ciudad (o Barrio) fue a parar a La Salle Ikastetxea de Bilbao por su proyecto Litinerario.

Con el objetivo de que los jóvenes conozcan mejor a importantes escritores bilbaínos como Miguel de Unamuno, Gabriel Aresti o Blas de Otero, los alumnos de La Salle elaboraron diversas propuestas como rutas literarias por bibliotecas y librerías, así como la instalación de señales en edificios y poemas en pasos de cebra. 
 

En este caso, el jurado destacó el concepto de lectura y cultura recogido en el proyecto, "potenciando la importancia de conocer el pasado y el presente".
 
Por último, el premio a la Creatividad y Originalidad en una Propuesta Presentada recayó en Lauaxeta Ikastola de Amorebieta por su proyecto BilbaoTxostena. 

Durante su presentación, las alumnas recordaron que el cambio climático es algo que de verdad está pasando y que si se recicla se puede ayudar a reducirlo.
 

La calidad de los trabajos fue uno de los aspectos a resaltar por los organizadores, y así lo expuso el director Territorial Norte de BBVA, y presidente del jurado, Carlos Gorria, quien mostró su satisfacción por la creatividad y el grado de concienciación de los trabajos en torno al reto de la sostenibilidad. 

Un total de 9 proyectos llegaron a término en la primera edición

Con la mirada puesta en que los jóvenes vean la importancia que tiene disponer de un modelo sostenible de ciudad, y que su implicación tenga relevancia en adoptar nuevas pautas, Makings Cities 2030 comenzó su andadura el pasado año. El interés por participar en la convocatoria no se hizo esperar por parte de los centros educativos, iniciando el recorrido 40 proyectos en los que llegaron a trabajar medio millar estudiantes.
 
Sin embargo, y con la llegada de la pandemia, fueron muchos los centros que no llegaron a término. No obstante, 9 fueron los equipos finalistas, los cuales estuvieron representados por un total 70 estudiantes.
 
El problema del uso y consumo urbano de plásticos y su presencia en nuestros mares y costas, tema crítico del desarrollo sostenible fue el expuesto por Plastikomania, de Santurtzi, mientras que los representantes de Barakaldo de 2030 se encargaron en buscar solución para el municipio de fabril. Por su parte, Señales de Vida, fue presentado por adolescentes de Bilbao implicados en el desarrollo urbano sostenible; Litinerario por la Ciudad, tomó las letras como base en del desarrollo sostenible cultural; para Nature Protectors, el reto estaba en naturalizar las soluciones a la degradación medioambiental en las ciudades, y Ola Verde experimentó con los consumidores como agentes de desarrollo medioambiental.
 
Otros, como Trueque y trato se centró en un espacio diseñado para la mediación y el intercambio en un barrio; Bilbao Txostena, expuso la ciudad parte del planeta, y Galdakano Txostena, situó el municipio como parte del desarrollo sostenible de la tierra.
 
La característica común entre todos los proyectos finalistas fue que versaron sobre el desarrollo sostenible, pero no solo en el ámbito medioambiental, sino también al económico, social y cultural.

 

noticias de deia