El pleno txiki reclama "defender los derechos" de los menores de Bizkaia

Las Juntas Generales guardan ya la declaración, hecha ayer jueves por 64 jóvenes en Gernika

19.11.2021 | 00:30
El alumnado que tomó parte en el pleno celebrado ayer posa junto al Árbol de Gernika.

Suele ser el espacio en el que los adultos discuten sobre los proyectos que atañen a Bizkaia. Pero ayer jueves, y apenas dos días antes de que mañana se celebre el Día Universal de los Derechos de la Infancia, la Casa de Juntas de Gernika se llenó de minijunteros. Un total de 64 menores llegados desde ocho centros escolares del Territorio, unieron sus voces para reclamar la defensa de sus derechos. En un txiki pleno llevado a cabo al efecto para escuchar sus voces, instaron a "romper con estereotipos y etiquetas" para "no tener miedo a ser juzgados por nuestros gustos, nuestra manera de ser, por nuestra vestimenta o nuestros hábitos", Bajo la atenta mirada de la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, Ana Otadui, los jóvenes de entre 12 y 14 años pidieron tejer "entre todos y todas la sociedad igualitaria" que desean. "Hacemos un llamamiento a la no discriminación, reivindicando una sociedad libre de prejuicios donde cada identidad esté respetada".

Ocho alumnos de otros tantos centros educativos de Bizkaia –Antzinako Andra Mari, Instituto Barrutialde, Instituto Balmaseda, Askartza Claret, San Antonio Ikastetxea, San Pelayo Ikastetxea, Nuestra Señora del Carmen y San Felix Ikastola– reivindicaron sus capacidades para hacer valer su "derecho a la identidad", un principio que está recogido en la Convención sobre los Derechos de la Infancia que este año celebra su 32º aniversario. Acompañados por el presidente de Unicef-País Vasco, Isidro Elezgarai, el alumnado lo tuvo bien claro. Sentados donde habitualmente lo hacen los junteros, insistieron en demandarles a los representantes institucionales "que no se queden de lado" y trabajen por garantizar sus derechos. Lo hicieron, además, en representación de la infancia y los adolescentes de toda Bizkaia en un pleno que contó con las indispensables medidas de protección sanitaria.

El acto arrancó con un agurra y terminó con la firma de la Declaración infantil, que Otadui guardará en la sede de las Juntas Generales para intentar que los deseos de las y los "adolescentes completos" se cumplan. Entre medias, incluso hubo tiempo para sacarse una fotografía de familia al cobijo del Árbol de Gernika. Asimismo, la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia –que estuvo acompañada durante el acto por el presidente de Unicef en el País Vasco, Isidro Elezgarai; miembros de la Mesa y por representantes de todos los grupos junteros, además del diputado foral de Acción Social, Sergio Murillo– recogió el guante lanzado por los menores e incidió en la necesidad de construir una sociedad que respete la identidad de cada persona "por diferente que sea".

Otadui hizo suyos, y del resto de la Cámara vizcaina los contenidos de la Declaración, "que nos comprometemos a tratar de poner en marcha". La experiencia sirvió para que los niños y niñas de Bizkaia adquieran "valores y actitudes relacionados con la no discriminación" y reivindiquen "una sociedad libre de prejuicios donde cada identidad sea respetada", resaltó. Por su parte, Elezgarai animó a "continuar trabajando en promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas, en las que el derecho a la identidad de cada niño, cada niña y cada adolescente esté registrado, reconocido y respetado, sin estereotipos ni discriminaciones; sin dejar a nadie atrás".

noticias de deia