"Lo mejor que nos puede pasar esta noche es que nos aburramos"

DEIA acompaña a una patrulla de la Policía Municipal de Erandio en la primera noche antiaglomeraciones

18.07.2021 | 00:15
Los agentes se acercaron de manera pedagógica para recordar la implementación de las nuevas restricciones y asegurar el cumplimiento de las medidas.

Botellones, peleas, robos, gritos y música hasta altas horas de la madrugada... estos son algunos de los asuntos con los que tiene que lidiar la policía de forma habitual en el turno de noche. Pero la madrugada del viernes al sábado era diferente. Se pusieron en marcha operativos especiales de protección ciudadana para asegurar el cumplimiento de las nuevas medidas sanitarias anunciadas por el lehendakari, Iñigo Urkullu. Para conocer el funcionamiento de estas patrullas desde dentro, DEIA acompañó a la Policía Municipal de Erandio en la primera noche en la que las reuniones entre no convivientes estaban prohibidas desde las 00.00 hasta las 6.00 en espacios públicos.

En estos intervenciones, la Ertzaintza y la Policia Municipal están trabajando de forma coordinada, evitando así las concentraciones, aglomeraciones y reuniones festivas entre no convivientes. La Policía Municipal de Erandio establece este operativo especial junto a sus homólogos de Leioa y a la Ertzaintza, ya que "de esta manera las tres policías trabajamos de forma organizada. En equipo todo sale mejor", aseguraba uno de los miembros de la patrulla. "Lo mejor que nos puede pasar esta noche es que nos aburramos", declaró uno de los agentes al inicio del turno. "Eso significa que la gente empieza a estar más concienciada de la situación en la que seguimos".

"Normalmente son los parques, pistas de patinaje, aparcamientos o el frontón de la ikastola, los lugares que atraen a los jóvenes aquí en Erandio para reunirse y hacer botellón por la noche los fines de semana", declararon.

Durante la madrugada, la patrulla reforzó la vigilancia en estos puntos asegurando el cumplimiento de las medidas. "Suelen saltar las vallas de los colegios. Buscan sitios recogidos donde no haya gente, porque donde va todo el mundo no mola", desvela.

La noche se sucedió sin incidentes y uno de los agentes insistió que han estado "muy encima de las fiestas grupales y los botellones". "Muchos de los jóvenes no entienden que el simple hecho de estar en un grupo que está haciendo botellón, aunque tú no bebas, te hace estar implicado y puede conllevar multas de hasta 1.000 euros", señalaron.

LABOR PEDAGÓGICA 

Con la implementación de las nuevas medidas sanitarias, las reuniones grupales entre no convivientes no pueden sucederse en espacios al aire libre, sin embargo, en la primera jornada de la aplicación del decreto, había cierto desconocimiento. Por ello, la patrulla de la Policía Municipal se acercaba a los jóvenes y les explicaba cómo debían proceder a partir de esa noche. "Cuando vas con actitud de ayuda, sin malas maneras y siendo agradable, no hay problema. La mayoría de la gente quiere cumplir las normas, por eso tenemos que trabajar de forma pedagógica", aseguraban. "Ojalá que la tranquilidad de esta noche sea resultado de la concienciación", sentenciaron.

A lo largo de la noche, los agentes hacían memoria y recordaban cómo con la apertura de la movilidad hicieron crecer de forma exponencial las reuniones grupales en espacios públicos. "Como no se podían juntar en las discotecas, los grupos de jóvenes estaban más dispersos y ya no molestaban solamente al vecino de encima de la discoteca. Eso hizo que las llamadas alertando de botellones se sucedieran de forma más habitual. En el silencio de la noche se oye todo y parece que cada vez la gente está más concienciada", señalaron.

Respecto a la edad de los jóvenes que se reúnen, los agentes determinan una franja de entre 14 y 22 años."Hace unas semanas tuvieron que llevar a dos jóvenes de 14 años con un coma etílico", indicaban. "Cuando los bares no estaban abiertos, la franja de edad de reuniones grupales era mucho más amplia", señalaron. A lo largo de la madrugada la patrulla municipal de Erandio supervisó las medidas sanitarias implantadas a la vez que aseguraba la convivencia y la paz entre vecinos. "Durante las noches mucho es esperar, pero mucho más es prevenir", concluyeron los agentes.

Las claves

Operativo

Trabajo coordinado. La Polícia Local y la Ertzaintza trabajan desde el pasado viernes 16 de manera coordinada para asegurar el cumplimiento de las nuevas medidas sanitarias, entre las que se encuentra la prohibición de las reuniones de no convivientes entre las 00.00 y las 6.00. La policía de Erandio desarrolla el operativo de manera coordinada junto a la Ertzaintza y la Policía Local de Leioa.

Sanciones

multas de 1.000 euros. Los agentes aseguran que los jovenes no son conscientes de que el hecho de estar en un grupo que hace botellón, aunque no beba, puede implicar una sanción que puede llegar hasta los mil euros de multa.

 

De 14 a 22 años

 

la edad en los botellones. Los agentes sentencian que la edad de los participantes en los botellones los fines de semana es de entre 14 y 22 años, rango que con los bares cerrados era más amplio.

Lugares clave

Donde no se les ve. La Policía Municipal patrulla por los lugares clave en los que se reúnen los jóvenes: parques, aparcamientos, pistas de patiaje, frotón de la ikastola. Aseguran que los botellones se suceden en lugares aislados y poco frecuentados.

noticias de deia