Infraestructuras viarias

La Supersur se conecta con la AP-68 en Arrigorriaga

La última pieza del viaducto que sobrevuela la autopista se instaló este sábado de madrugada

24.05.2021 | 11:57
La última pieza del viaducto que sobrevuela la autopista se instaló este sábado de madrugada

La segunda fase de la Variante Sur Metropolitana (VSM) ya está conectada en su salida natural hacia la meseta con la autopista AP-68 en Arrigorriaga. Al menos en cuanto a estructura básica se refiere. En la pasada noche del viernes al sábado se colocó la última de las 14 piezas que se han soldado para crear la estructura del viaducto sobre la autopista. Un paso elevado que permitirá al tráfico proveniente de Gasteiz conectar con los túneles en construcción y proseguir por el trazado en servicio de la VSM hasta Trapagaran, también conocida popularmente como Supersur.

Esta mañana Imanol Pradales, diputado foral de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, se ha acercado hasta este punto de la obra, donde también ha explicado otros dos elementos constructivos especiales. Por un lado, el traslado necesario de la pila o columna que sustenta el puente que conecta Abusu con Venta Alta y, por otro, la futura construcción de un bidegorri que conectará ambos barrios de Bilbao y Arrigorriaga, respectivamente. "Con todo ello, para primavera de 2023, como estaba previsto, estarán listas las obras porque están yendo muy bien", ha sentenciado el diputado foral.

Pradales ha atendido las explicaciones técnicas del jefe de obra, Pedro Rivas, el cual ha explicado cómo la estructura metálica se ha creado como un puzzle de 14 piezas en que se han dividido las 7 dovelas que lo componen. Cada una de ella se ha ido instalando sobre la autopista por lo que ha hecho falta cortar de madrugada el tráfico en cada ocasión. El sábado se utilizaron dos grandes grúas de 650 y 350 toneladas, respectivamente, colocadas sobre el asfalto durante varias horas.

PASO ELEVADO DE 200 METROS

Con casi 200 metros de longitud, el paso elevado es de forma curva y con peralte lo que ha hecho más dificultoso su ensamblamiento. "La última pieza se colocó con una holgura en cada lado tan solo de un centímetro", ha explicado Rivas para describir la exactitud y complejidad de la construcción. La estructura metálica de 800 toneladas de peso construida es la base sobre la que luego se construirá el tablero con dos carriles y que será usado por el tráfico que venga de la AP-68 y quiera tomar la Supersur.

En sentido contrario no hará falta viaducto ya que la salida de los túneles de Seberetxe y su conexión con la autopista en dirección a la meseta se encuentra al mismo lado de la AP-68. "Esta es la conexión que necesita Bizkaia, particularmente el tráfico de mercancías del Puerto de Bilbao, el aeropuerto, el BEC, polígonos industriales y parques tecnológicos", ha explicado el diputado.

El tendido del viaducto referido ha obligado también a tener que construir una nueva pila o columna de apoyo del puente de Venta Alta, el que usa también el consorcio para albergar dos grandes tuberías de agua. El nuevo apoyo es además mixto, una base de hormigón hexagonal de 5,5 metros de altura y por encima una estructura metálica de otros 8,5 metros de altura. La peculiaridad de esta maniobra es que en ningún momento se tiene que mover el viaducto que pesa 1.500 toneladas como consecuencia de contener las tuberías de agua, y la transferencia de las cargas es de gran complejidad. La maniobra concluirá aproximadamente en un mes, ha indicado el jefe de obra.

Así mismo, Imanol Pradales ha anunciado, como una de las medidas compensatorias medioambientales, la construcción de un bidegorri con paseo peatonal paralelo de dos metros de ancho entre Buia y Venta Alta. Para ello se va a habilitar la carretera que sube del barrio bilbaino, la BI-3723, adecuando casi 800 metros de nueva senda ciclable. Las obras empezarán este verano con un presupuesto de 670.000 euros y un plazo de ejecución de seis meses.

noticias de deia