negociación del convenio

Cifran en un 60% la incidencia de la huelga en la ayuda a domicilio de Bizkaia

08.02.2020 | 03:17
Las trabajadoras de ayuda a domicilio de Bizkaia, que están de huelga en demanda de mejoras laborales, convocadas, por un lado, por CCOO y, por otro, por ELA, LAB, UGT y USO., han tirado carbón en la puerta del ayuntamiento durante la concentración

Han convocado nuevas jornadas de paro para  mañana y los próximos días 5, 6 y 7 de marzo

BILBAO.  Tras las 21 jornadas de huelga llevadas a cabo en este sector a lo largo de más de un año, estos sindicatos han convocado nuevas jornadas de paro para hoy, mañana y los días 5, 6 y 7 de marzo en respuesta al "bloqueo absoluto" por el que atraviesa la negociación del convenio.

Las fuentes de ELA han hecho una valoración positiva del desarrollo de la jornada de protesta de hoy, en cuyo marco trabajadoras que prestan el servicio se han manifestado a primera hora de la mañana en los accesos a Bilbao por San Mamés.

Según han indicado, las características del servicio, mediante el que se atiende a personas dependientes en domicilios, dificultan hacer un seguimiento de la huelga, pero por los datos recopilados por ELA la incidencia está siendo cercana al 60 %.

Los servicios mínimos establecidos, que incluyen la atención a las personas con grado de dependencia 2 y 3 y el desarrollo de determinadas funciones como la alimentación de los usuarios, están provocando que la incidencia sea "menor", según han afirmado.

La intención de los convocantes es continuar con las movilizaciones en demanda del convenio para las 1.500 trabajadoras afectadas.

De momento, la negociación con la patronal está "completamente bloqueada" después de que la parte empresarial haya planteado subidas salariales inferiores al IPC tras varios años de congelación de salarios en el sector, así como un aumento de la flexibilidad horaria "bestial" que soportan las trabajadoras del servicio, han señalado las mismas fuentes.

Los sindicatos también denuncian que se reducen las horas de prestación mientras las funciones a realizar aumentan, dándose con ello un claro empeoramiento en la calidad del servicio, y critican a los Ayuntamientos, titulares del mismo, ya que sus licitaciones "se han convertido en subastas a la baja".