La savia nueva pide paso en Lezama

El doble pivote Vencedor-Zarraga y Morcillo, de estreno goleador, se reivindican en la victoria ante el bloque titular del Alavés

02.09.2020 | 13:41

Ningún escenario mejor que Lezama para la reivindicación de cachorros con la determinación, la pujanza y las condiciones técnicas que volvieron a exhibir en la matinal de ayer, por encima del resto, Unai Vencedor (Bilbao, 15-XI-2000), Oier Zarraga (Getxo, 4-I-1999) y Jon Morcillo (Zornotza, 15-IX-1998), tres jóvenes talentos dispuestos a comerse el mundo y demostrar a Gaizka Garitano que, de querer, puede contar de pleno con ellos en el curso entrante. Para qué esperar. El fútbol es presente y los tres citados, por más que se tratara de un amistoso, dejaron constancia del aplomo y la clase que atesoran en la victoria por 2-1 ante el bloque titular del Alavés, que mordió el polvo en un test de preparación que los rojiblancos encarrilaron en la primera mitad con goles de Iker Muniain, de penalti, y de un incisivo Morcillo.

El extremo zurdo zornotzarra, que se estrenó como goleador con el primer equipo, dio continuidad a su gran actuación contra la Unión Deportiva Logroñés en la primera cita de pretemporada para volver a llamar con fuerza a la puerta de Garitano. Pudo tomar nota de su notable impacto frente a un equipo de Primera División el técnico derioztarra, que alineó un once con Iker Muniain como único titular sobre papel y con los cachorros Jon Sillero, Oier Luengo, Unai Vencedor y Oier Zarraga acompañando a Morcillo como meritorios con menor recorrido en acción. Sufrió en tareas defensivas durante los primeros 45 minutos el Athletic, que encontró en Jokin Ezkieta una figura salvadora al evitar que Lucas Pérez y Joselu cantaran bingo antes del descanso, pero en el manejo del balón hubo noticias más que positivas. El juego, con un sobrio Vencedor y un lúcido Zarraga aliados en el doble pivote, fluyó como hacía tiempo no se veía para desesperación de los teóricos titulares del Alavés, que se vieron sometidos buena parte del primer acto.

Más de uno quizás tuvo que frotarse los ojos para creer lo que estaba viendo a través del aparato elegido para seguir on line el partido. El Athletic mandaba en el juego, superaba líneas rivales a través de la posesión y no de los manidos envíos en largo y lo hacía, además, con una elogiable velocidad en las transiciones ofensivas que permitía encontrar espacios por dentro y por fuera. El despliegue, más que el repliegue, funcionaba y fruto de ello llegaron los dos goles. El primero en el minuto 28 tras un envenenado centro al área de Morcillo que derivó en un córner y en el posterior penalti por agarrón de Tomás Pina sobre Luengo, quien había madrugado para desbaratar un acercamiento con sumo peligro de Joselu a los dos minutos de partido. Materializó la pena máxima Muniain engañando a Sivera y apenas siete minutos después fue el omnipresente Morcillo, tras valerse de un regalo de Ximo Navarro, quien superó al guardameta alicantino en el uno contra uno para firmar el 2-0. Aturdido el Alavés ante un mandón Athletic, el primer tiempo dio paso a un segundo acto en el que solo repitieron en el bando rojiblanco Ezkieta, quien disputó los noventa minutos ante la ausencia de Unai Simón y la no convocatoria de Iago Herrerín, y Kenan Kodro, a quien apenas se le contabilizó una clara ocasión de gol marrada de cabeza a centro de Asier Villalibre nada más arrancar el choque.

VUELTA A LO CONOCIDO

Con habituales en las alineaciones oficiales como Ander Capa, Yeray Álvarez, Dani García y Raúl García, los de Garitano ganaron en consistencia defensiva más allá de la puntual acción del gol del brasileño Deyverson en el minuto 50, pero perdieron el dominio del encuentro. Le costó horrores a Dani García dar salida al esférico en su asociación con Beñat Prados, quien solo dispuso de treinta minutos al ser reemplazado por Zarraga, quien retornó al verde avanzada la segunda mitad al igual que Vencedor y Villalibre.

Fueron unos segundos 45 minutos de vuelta a lo conocido, al orden establecido, si bien asomaron sobre el césped otros cachorros como Aitor Paredes, superado por Deyverson en el 2-1, y Nico Serrano, quien también jugó solo media hora. Sin el tocado Ewan Urain, también tuvo una nueva oportunidad Iñigo Vicente, del que no hubo noticias frente a un Alavés que fue introduciendo suplentes en un partido en el que la savia nueva, con Vencedor, Zarraga y Morcillo al frente, pidió paso en Lezama.







ATHLETIC: Ezkieta; De Marcos, Sillero, Luengo, Balenziaga; Unai Vencedor, Zarraga; Muniain, Kodro, Morcillo; y Villalibre. En la segunda parte jugaron Ezkieta; Capa, Yeray, Paredes, Lekue; Dani García, Beñat Prados (Min. 76, Unai Vencedor); Nico Serrano (Min. 76, Zarraga), Raúl García, Iñigo Vicente; y Kodro (Min. 71, Villalibre).

ALAVÉS: Sivera (Min. 46, Pacheco); Edgar Méndez (Min. 60, Agirregabiria), Ximo Navarro (Min. 46, Rubén Duarte,), Ely (Min. 71, Diéguez,), Laguardia (Min. 60, Sergi García), Luis Rioja (Min. 60, Javi López); Pina (Min. 71, Tachi), Pere Pons (Min. 71, Pepe), Battaglia (Min. 60, Abdallah); Lucas Pérez (Min. 60, Borja Sainz) y Joselu (Min. 46, Deyverson)

Goles: 1-0: Min. 28; Muniain, de penalti. 2-0: Min. 35; Morcillo. 2-1,: Min. 50; Deyverson

Árbitro: Sánchez Asla (Comité Vasco). Mostró tarjeta amarilla a Tachi (Min. 84).

Incidencias: Partido amistoso celebrado a puerta cerrada en las instalaciones de Lezama.