Sophie Istillart, primera rojiblanca de Iparralde

El Athletic ficha por dos temporadas a la capitana del Girondins, nacida en Baiona y que ya jugó con las categorías inferiores de euskadi

26.08.2020 | 00:14
Sophie Istillart, junto a Aitor Elizegi y Joseba Agirre, ayer en Ibaigane. Foto: Athletic Club

bilbao – El Athletic femenino, tras las sensibles marchas de Maite Oroz y Damaris Egurrola, ha dado un paso al frente en su proceso de reestructuración con la sonada incorporación de Sophie Istillart (Baiona, 23-04-1996), quien se convierte en la primera jugadora de Iparralde en la historia del club. La centrocampista, que ha llegado a ejercer como capitana del Girondins de Burdeos y lucirá el dorsal 15 en Bilbao, pasa a formar parte de la primera plantilla rojiblanca tras sumar 77 partidos con el conjunto bordelés, con el que quedó tercera en la última edición de la liga francesa firmando así la mejor clasificación de su historia, además de alcanzar las semifinales de Copa. Cayeron eliminadas las galas en el torneo del K.O. a manos del imponente Paris Saint-Germain (1-2) hace apenas tres semanas en un choque en el que vio portería, de cabeza, la exleona Irene Paredes.

El camino inverso al trazado por la central de Legazpi en 2016, cuando abandonó el Athletic para poner rumbo al poderoso campeonato francés, dibuja cuatro años después Istillart, cuyo fichaje por el club bilbaino entra directamente en la historia de la entidad rojiblanca. La de Iparralde, que se despidió de su ya exequipo el lunes cálidamente en un partido amistoso, comenzó a jugar a fútbol en Hendaia para formarse después en el Mariño de Irun. De ahí pasó al Blanquefort y a tomar parte en la fundación del Girondins femenino en 2015. Futbolista diestra de 24 años, se emplea en el centro del campo y puede presumir de haber jugado en categorías inferiores con las selecciones de Euskadi y Francia.

Al contrario de lo que sucedió el pasado verano con la llegada al filial bilbaino de Bibiana Schulze-Solano, jugadora alemana de madre vizcaina y con fuertes vínculos con Euskadi que se vio envuelta en una ardua polémica por el grado de validez de su fichaje, la incorporación de Istillart está plenamente avalada por la filosofía del Athletic, que suma a sus filas a una jugadora de presente y futuro que se pone desde hoy mismo a las órdenes de Ángel Villacampa. Lo hace, después de superar en la matinal de ayer el pertinente reconocimiento médico y firmar en compañía de Aitor Elizegi en Ibaigane el contrato que le unirá al Athletic hasta el 30 de junio de 2022, con ganas de hacer carrera como leona.

"Estoy un poco nerviosa, porque es una nueva etapa, pero a la vez muy contenta al ser un día excepcional y muy especial para mí", remarcaba tras su presentación oficial la centrocampista de Baiona en declaraciones recogidas y difundidas por el Athletic, donde aterriza una futbolista con un importante recorrido en el fútbol de élite. "Tengo la experiencia de jugar a un alto nivel al venir de Francia, donde hace cinco años que juego en la primera división de un campeonato en el que hay buen nivel y no conozco a mis nuevas compañeras, pero tengo ganas de entrenarme con ellas en Lezama", agregaba al respecto la propia Istillart, quien concluyó su primera intervención como rojiblanca dejando constancia en euskera de su felicidad por llegar a Bilbao.

Un FICHAJE MUY DESEADO Joseba Agirre, director deportivo del Athletic femenino, se congratuló de haber podido consumar la incorporación de una mujer en la que el club tiene depositadas grandes esperanzas. "Sophie es una jugadora para el centro del campo con mucho brío, coraje, entrega, fuerte y que nos va a venir estupendamente después de las bajas que hemos tenido este año", aseguraba también Agirre, consciente de la importancia que entrañaba dotar al primer plantel de refuerzos de enjundia como el de Istillart, a quien el Athletic tenía en su radar desde hace tiempo.

Lo confirmó el propio Joseba Agirre en Ibaigane al subrayar en referencia a la centrocampista de Baiona que "además del fútbol que lleva dentro es importante su experiencia, porque lleva cinco años en la élite en Francia y es una jugadora que llevábamos siguiendo hace tiempo". "Este año por fin se han dado las condiciones para poder ver a Sophie aquí en Bilbao", sentenció un ilusionado Agirre.