Europa se escapó en San Mamés

El Athletic sumó únicamente 31 de los 57 puntos en juego en su campo, poco más de la mitad, y cedió muchos puntos ante equipos a los que superó en la tabla.

24.07.2020 | 00:24
Los jugadores del Athletic guardan un minuto de silencio en el primer partido de la liga recién finalizada, que enfrentó al conjunto rojiblanco con el Barça.

Por tercera temporada consecutiva, al Athletic le tocará seguir lo que acontezca en las distintas competiciones europeas de la próxima campaña a través del televisor. Un irregular caminar en liga, con un bache de diez jornadas sin conocer la victoria que se saldó con un paupérrimo bagaje de cinco puntos sobre treinta posibles, así como su fallido intento por remontar posiciones en la reanudación de la competición tras la pandemia, llevaron al equipo a una pobre undécima posición por detrás de dos recién ascendidos como Granada y Osasuna. Un rendimiento peor de lo esperado que impidió a los rojiblancos ocupar alguna de las siete plazas que dan acceso a disputar uno de los dos torneos continentales –Champions League y Europa League, competiciones a las que se unirá a partir del próximo curso la Conference League–. En una liga condicionada irremediablemente por la crisis provocada por el covid-19, al Athletic se le escapó Europa en San Mamés.

Seis derrotas en diecinueve partidos, con nueve triunfos y cuatro empates, que se traducen en un botín de 31 puntos sobre los 57 que había en juego, situaron a los leones como el noveno mejor equipo en lo que a los registros actuando como local se refiere, aunque empatados con el décimo y el undécimo, Betis y Real Sociedad, respectivamente.

Tras acabar el curso pasado invicto en San Mamés desde la llegada de Gaizka Garitano (ocho victorias y cuatro empates) para reemplazar al destituido Eduardo Berizzo, el Athletic perdió tal condición en su cuarto partido en casa del curso recién acabado. El Valencia puso fin a quince partidos sin perder del técnico de Derio en La Catedral y cortó la racha de tres triunfos seguidos obtenidos en un arranque de liga ilusionante en el que Barcelona (1-0), Real Sociedad (2-0) y Alavés (2-0) hincaron rodilla a su paso por Bilbao. A esos tres triunfos se sumaron otros seis: Espanyol, Levante, Granada, Villarreal, Betis y Mallorca, aunque solo los tres últimos en la segunda vuelta; otras tantas derrotas: Valencia, Getafe, Osasuna, Real Madrid, Sevilla y Leganés, siendo estas tres últimas consecutivas; y cuatro empates: Valladolid, Eibar, Celta y Atlético de Madrid.

En esos choques ante Valladolid, Eibar y Celta, así como en las derrotas ante Leganés y, en menor medida, Osasuna y Getafe, se perdieron las opciones europeas del Athletic, que se sepultaron definitivamente tras caer frente al conjunto pepinero (0-2) en la penúltima jornada. Los seis puntos cedidos en los empates contra tres equipos que han acabado la liga por debajo del cuadro rojiblanco le hubieran bastado al equipo de Garitano para pasear su nombre por Europa, objetivo que finalmente no pudo cumplir. Apuntar también que si en el curso 2018-19 con el técnico de Derio en el banquillo el Athletic sumó el 78% de los puntos en juego en San Mamés (28 de 36 posibles), en el recién finalizado el porcentaje descendió notablemente, situándose en el 54% (31 de 57). En términos globales, en los 31 encuentros dirigidos por Garitano en La Catedral, que se han saldado con un balance de 17 victorias, 8 empates y 6 derrotas, los rojiblancos han sumado 59 de los 93 puntos en juego, un 63% de ellos.

los antecedentes

En las diez últimas temporadas, en las cuatro ocasiones en las que el Athletic no superó los 31 puntos en San Mamés fue incapaz de clasificarse para competir en Europa vía liga, aunque sí lo logró por sus méritos coperos en dos ocasiones. Así sucedió en la recordadísima campaña 2011-12, en la que con Marcelo Bielsa en el banquillo los bilbainos sumaron también 31 puntos en casa que les situaron como el décimo mejor equipo jugando en su campo –empatados con el undécimo y el duodécimo–, misma posición en la que acabaron la liga. El subcampeonato de Copa les condujo, pese a su pobre puesto en la clasificación liguera, a una Europa League de ingrato recuerdo que acabó con los leones eliminados en la fase de grupos.

En la 2014-15, entonces con Ernesto Valverde como técnico, fueron 30 los puntos sumados en San Mamés. Unos números que solo le valieron al Athletic para ser octavo en el ranking de los mejores locales del curso, igualado con el noveno y el décimo, y que le situaron en la séptima posición en liga. De nuevo, el subcampeonato de Copa –recuerden, aquella final del torneo del K.O. disputada frente al Barcelona en el Camp Nou– permitió al conjunto rojiblanco pasear su nombre por el Viejo Continente, un viaje que se detuvo de forma cruel en el Ramón Sánchez Pizjuán de Sevilla.

Las otras dos ocasiones en las que el Athletic no sumó más puntos en su campo que en la campaña recién finalizada fue en la 2012-13, un curso marcado por los muchos y muy variados asuntos extradeportivos y un rendimiento del equipo para nada comparable al de la temporada anterior; y la 2017-18. En la primera de ellas, Bielsa fue incapaz de llevar al equipo al nivel que este ofreció solo unos meses antes y, aunque no pasó excesivos apuros para salvar la categoría, los bilbainos únicamente sumaron 27 puntos en La Catedral, donde perdieron hasta ocho partidos, un registro que no se ha repetido en ninguna de las otras nueve temporadas que se analizan. En el curso 2017-18, con José Ángel Ziganda como técnico, el Athletic obtuvo su peor puntuación ejerciendo como local. Aunque no perdió más que cinco partidos, sumó únicamente 26 puntos que le dejaron como el cuarto peor equipo jugando en su estadio en una campaña que finalizó en una preocupante décimo sexta posición.

En este apartado llama la atención que el año pasado, en un curso para el olvido, en el que el Athletic coqueteó con el descenso en el primer terció de la liga, llegando incluso a ocupar el farolillo rojo de la clasificación durante alguna semana, sus 35 puntos actuando como local y sus dos únicas derrotas –ambas con Berizzo– no le sirvieron para acabar la liga en puestos europeos. Fue el séptimo mejor equipo en su campo, pero acabó en octava posición.

Joaquín Caparrós, en su última temporada en Bilbao, la 2010-11, hizo de San Mamés su fortín. En el viejo campo logró 37 puntos a pesar de las seis derrotas, e hizo del Athletic el cuarto mejor equipo de la liga jugando en su campo para acabar la liga en sexta posición. Valverde, en la 2013-14, llevó al conjunto rojiblanco hasta la Champions gracias, en parte, a los 43 puntos –la mejor marca de la década– logrados en Bilbao. También con el Txingurri en el banquillo, en la 2015-16 los leones sumaron 37 puntos en La Catedral, y 43 en la 2016-17. En ambas, el equipo se clasificó para la Europa League, aunque en la segunda fue gracias a que el Barcelona le ganó la final de Copa al Alavés, que fue noveno en liga, mientras que los bilbainos ocuparon la séptima plaza.

En este sentido cabe apuntar que la clasificación final del Athletic en liga en las diez últimas temporadas ha ido estrechamente ligada a sus actuaciones en casa. Apenas existen variaciones entre su puesto final en el ranking de mejores equipos locales con el que ha ocupado en la clasificación liguera. Solo en las temporadas 2010-11 (cuarto mejor local y sexto en liga), 2016-17 (quinto y séptimo en la tabla final) y en la recién concluida (noveno mejor local, aunque empatado con el décimo y el undécimo, y undécimo en liga) hubo variaciones de más de un puesto, siendo en el resto idénticas o de un puesto mejor o peor.

pobre bagaje goleador

En el análisis del curso recién finalizado también merece la pena detenerse en el aspecto goleador del Athletic en sus encuentros como local, ya que únicamente anotó 21 goles en 19 citas. El segundo peor registro de la década tras los 19 de la 2017-18, en la que los leones firmaron una media de un tanto por partido. En este apartado destaca sobremanera la campaña 2013-14, en la que de la mano de Valverde, elevaron el listón hasta los 42 tantos, lo que supuso una media de 2,2 goles anotados por encuentro, el doble de los firmados en el curso que acabó el pasado domingo.

Amistoso de pretemporada

El 29 de agosto, contra el leioa

El partido se jugará en Sarriena. El Athletic jugará en Sarriena frente al Leioa el próximo 29 de agosto, tal y como adelantó ayer Onda Vasca. El equipo que dirige Gaizka Garitano regresará a los entrenamientos en Lezama el 13 de ese mismo mes, aunque los futbolistas se someterán a los pertinentes reconocimientos médicos entre los días 10 y 12, y dos semanas después se verán las caras con el equipo que milita en la Segunda División B. Es el primero bolo veraniego del que se tiene constancia en una pretemporada que resultará atípica, entre otras cosas porque se desarrollará de manera íntegra en Lezama.

Números en san mamés

Temporada 2019-20. El Athletic logró 31 puntos de los 57 que se repartieron en su campo. Anotó 21 goles y perdió seis encuentros.

2018-19. Los 35 puntos de San Mamés y los 26 tantos no le valieron para entrar en Europa. Perdió únicamente dos partidos.

2017-18. Con Ziganda en el banquillo firmó los peores registros de la década: 26 puntos en casa y 19 goles. Perdió cinco veces.

2016-17. El adiós de Valverde se saldó con 43 puntos, igualando el mejor registro de los diez últimos años, y 36 goles. Dos derrotas.

2015-16. Las cuatro derrotas le privaron al Athletic de sumar algún punto más que 37. Logró ese mismo número de goles.

2014-15. En la peor campaña de Txingurri en Bilbao, sumaron solo 30 puntos en 'La Catedral' y marcaron 28 tantos.

2013-14. Con 43 puntos y 42 goles, la mejor marca de la década, en el nuevo San Mamés, el Athletic regresó a la Champions.

2012-13. En el adiós de Bielsa y de la vieja 'Catedral', el Athletic sumó 27 puntos y marcó 22 goles. Perdió 8 veces, su peor registro.

2011-12. Lograron los mismos puntos, 31, que en el curso recién finalizado, aunque anotaron hasta ocho goles más: 29.

2010-11. Caparrós se despidió de Bilbao con clasificación europea tras sumar 37 puntos y gracias a los 32 goles anotados.

Pasatiempos Deia