Fabricar otro Aduriz

La precipitada retirada del donostiarra acorta los plazos de la dirección deportiva, sin casi opciones de fichar fuera. Williams, Villalibre, Kodro, Guruzeta y Urain son las esperanzas

22.05.2020 | 00:13
Aritz Aduriz

bilbao – La dirección deportiva del Athletic asume que el anuncio de la retirada de Aritz Aduriz le obliga a retocar su hoja de ruta. Rafa Alkorta reveló en una de sus últimas comparecencias ante un medio de comunicación que el club se encontraba a la espera de la decisión que tomara el donostiarra, quien a priori se debía encontrar en un proceso de reflexión sobre su continuidad más allá del 30 de junio. Incluso, los más optimistas intuían que la nueva leyenda de la entidad aguantaría hasta la disputa de la histórica final de Copa en La Cartuja frente a la Real Sociedad, para la cual no hay marcada fecha alguna a día de hoy. Ni lo uno, ni lo otro. La lesión de cadera ha precipitado la despedida de Aduriz, que, pese a gozar de un protagonismo escaso esta temporada debido a sus molestias físicas, aportaba su plusvalía a la hora de contagiar su gen competitivo al resto del vestuario, que se queda huérfano de todo un referente en los últimos tiempos. El donostiarra volvió ayer a las instalaciones de Lezama para contemplar el entrenamiento de sus compañeros, probablemente con cierto aroma de añoranza, pero también debe servir de acicate para los futbolistas llamados a tapar el vacío que ha dejado un ariete difícil de clonar. De ahí la misión que tienen encomendada la dirección deportiva y el propio entrenador, que se entiende que volverá a repetir Gaizka Garitano, de producir un nuevo Aduriz de cara al futuro, que no se prevé sencillo para una entidad de la esencia del Athletic, que se nutre del producto autóctono.

Alkorta prioriza mirar en casa propia. Es consciente de las limitaciones en el mercado, que le ofrece muy poco para elegir y lo que se pueda encontrar es muy caro si se tira de futbolistas consagrados. Eibar, Alavés y Osasuna no cuentan con delanteros euskaldunes y los que ejercen en la Real Sociedad están fuera de la órbita a causa de sus cláusulas infladas para el Athletic. Emerge la opción de Fernando Llorente, que queda libre en el Nápoles a final de curso, pero el de Rincón de Soto, a sus 35 años de edad, presenta el don de la discordia social, lo que podría frenar un posible acercamiento a un delantero que decidió irse del Athletic por mutuo propio precisamente doce meses después del último regreso de Aduriz a Bilbao. En Lezama también siguen la pista de Sabin Merino, que se ha reinventado en el Deportivo, al que llegó en el último mercado de invierno y en el que ha proyectado una interesante pegada, con cuatro goles en ocho partidos. El de Urduliz, a sus 28 años, ha madurado desde su salida del club rojiblanco, aunque su retorno no parece factible este verano. Con todo, su caso no está descartado.

El nuevo Aduriz probablemente se cocinará en Lezama. Evidentemente, el perfil no responderá al patrón del donostiarra y debe gestarse a la medida de sus características. Lo evidente es que a corto plazo Garitano debe tirar de lo que tiene en la caseta. Iñaki Williams (Bilbao, 15 de junio de 1994) es un declarado admirador de Aduriz y son incontables las ocasiones en las que ha manifestado que el recién retirado es el espejo donde se mira. Williams, sin embargo, ofrece un perfil de futbolista diferente, si bien insiste en que se siente un nueve con sus propios matices y es consciente de que debe mejorar su porcentaje en la pegada, con una media de 0,25 goles por partido. El bilbaino es la opción preferencial, con la alternativa de Raúl García, otro viejo rockero que ofrece un músculo competitivo similar al de Aduriz.

El Athletic, sin embargo, necesita un ariete clásico. Asier Villalibre (Gernika, 30 de septiembre de 1997) y Kenan Kodro (Donostia, 19 de agosto de 1993), son los candidatos a ocupar esa posición en el momento en que se reanude la liga y ejercer así como recambios a Williams. Los dos han tenido escaso protagonismo con Garitano, pero quizá el vizcaino, que decidió quedarse este curso en su deseo de aprender de Aduriz, tiene un poquito más de chance a tenor de sus prestaciones en los encuentros precedentes al parón generado por la pandemia del covid-19. Villalibre, de físico poderoso, ha anotado tres goles como león en sus 21 partidos. Kodro, uno de los dos fichajes realizados en la eta de Rafa Alkorta, no ha cumplido las expectativas depositadas por la dirección deportiva, que sigue confiando en un futbolista que no acaba de romper. Ha marcado también tres tantos en 19 encuentros.

En la recámara se encuentra Gorka Guruzeta (Donostia, 12 de septiembre de 1996), que ha regresado al Bilbao Athletic después de romperse hace un año el cruzado anterior de la rodilla derecha. Guruzeta, con nueve partidos y un gol como recorrido en el primer equipo, es sobre todo un segundo delantero, pero este curso ha llegado a jugar de nueve en el equipo de Joseba Etxeberria por las lesiones de larga duración de Andoni Tascón y Ewan Urain, este último un delantero de 1,92 metros de altura en el que se tienen depositadas esperanzas de futuro.

aitor elizegi

"un hueco de honor" en la Gabarra

Promesa para Aduriz. El presidente del Athletic, Aitor Elizegi, le ha avanzado a Aritz Aduriz, a través de las redes sociales, que tendrá "un hueco de honor en la proa de la Gabarra" si finalmente el equipo bilbaíno gana a la Real Sociedad la final de la Copa de este año, aplazada para que se pueda jugar con público. "Te esperamos @AritzAduriz11, aunque tu cadera se apoye en muletas tu corazón es el de un león. Habrá un hueco de honor en la proa de la Gabarra para que nos acompañes con los brazos abiertos al viento", le dice el presidente al ya exjugador rojiblanco, figura clave en la última década de la entidad bilbaina.